Hoy, en Mundo Offshore le contaremos para qué sirve un trust y si puede éste sustituir a una empresa comercial. Esta cuestión se plantea con relativa frecuencia. A primera vista, pudiera parecer que el trust no es para nada necesario, pero esto no es así en absoluto.

En este artículo, analizaremos la cuestión a fondo. Comencemos con definir los conceptos de “empresa comercial” y “trust.”

Empresa comercial. La esencia de su actividad es desempeñar un trabajo en un segmento de comercio determinado a fin de aumentar las ganancias mediante fondos propios o prestados y distribuir dividendos entre los accionistas o destinarlos al desarrollo de la empresa en sí. Una empresa comercial puede atraer capital prestado con intereses.

Trust. La esencia de sus actividades es la conservación y aumento de los activos transferidos a la administración fiduciaria, y la transmisión de activos en el tiempo estipulado por el acuerdo de fideicomiso y en aquella proporción y a aquellas personas a las que el fundador del fideicomiso ha señalado. El trust puede contar con un número infinito de fideicomisos administrados.

Al transferir activos al trust, éste se vuelve propietario de los mismos en favor de los beneficiarios.

Desde el punto de vista legislativo, el trust es el propietario de los activos. Al mismo tiempo, el trust está limitado en su condición de propietario en favor de los verdaderos beneficiarios. Ello implica que todos los ingresos obtenidos de la gestión de los activos o lo ganado por la venta de activos es propiedad de los beneficiarios en las proporciones especificadas por el propio acuerdo de fideicomiso.

Por otro lado, los activos de un trust y los ingresos que genera no se distribuyen entre todos. El trust no es en absoluto una fundación. Cada trust tiene delimitados sus activos e ingresos, y están registrados en el anexo del acuerdo de fideicomiso.

Una empresa comercial, persona física o empresa que actúa como accionista obtiene ingresos anualmente por decisión de los accionistas u otro órgano administrador. Los demás ingresos de la empresa pueden ser obtenidos por personas u organizaciones que presten o vendan determinados servicios y bienes.


Deposite su confianza en un fideicomiso en Nevis


En un trust, los ingresos generados por los activos los recibe la persona señalada por el fundador del fideicomiso. Además, el plazo de pago puede ser diferido y sus cantidades limitadas. Pueden existir decenas o cientos de trusts de este tipo bajo la administración de una empresa fiduciaria.

Cada trust tiene su propio balance financiero, su propio movimiento de capital y su propia historia; todo ello forma parte del esquema interno de cada trust.

Una empresa comercial puede ser declarada en bancarrota. En tal caso, dicha empresa responde de las obligaciones tributarias o crediticias con todos sus activos. En algunas jurisdicciones, como la Federación Rusa, la responsabilidad subsidiaria también puede afectar a los bienes personales de los accionistas o ejecutivos de la empresa.

Un trust, incluso en el caso de entrar en bancarrota o liquidación, responde solo con su propio patrimonio.

Los activos que pertenecen al trust en los procedimientos de liquidación no se ven involucrados y se perciben como separados de acuerdo a la leyes de actividad de los trusts. Dichos activos pertenecen únicamente al trust y a sus beneficiarios.

Naturalmente, para procurar una completa seguridad al trust, es mejor registrarlo en consonancia con las reglas del país donde se ubique la administración del mismo.

Ante un procedimiento de bancarrota o liquidación, la empresa o el regulador determina y divide los activos del fideicomiso.

Los trusts se obtienen por decisión de un tribunal temporal, hasta que el fundador o los protectores elijan uno nuevo. El título de propietario de los activos (donde se registra el viejo trust) puede mantenerse intacto hasta que el nuevo trust realice cambios. En tal caso, los bancos en los que se almacenan las cuentas del fideicomiso offshore, los registradores de bienes raíces o las empresas notifican los cambios llevados a cabo.

El trust debe pasar por un procedimiento especial de liquidación y quiebra. No es posible liquidar un trust con licencia de acuerdo a las reglas de una empresa comercial o mediante sistema simplificado.


¿Por qué establecer un fideicomiso en Chipre?


La liquidación, la bancarrota o cualquier otra acción es ejecutada por el trust a través de sus propios fondos. La existencia de activos en el balance no implica la incautación o inmovilización de los mismos. Siempre se pueden cometer errores, pero desbloquear este tipo de acciones es bastante fácil mediante la presentación del acuerdo de fideicomiso con sus respectivos anexos.

Un trust no es una simple persona jurídica, sino que lleva a cabo negocios en favor de sus beneficiarios sobre la base de una licencia de fideicomiso. Es posible que el trust no posea activos en absoluto. Administrando activos por cientos de millones de dólares, una empresa fiduciaria offshore puede tener activos propios por valor de diez mil euros (mesas, sillas, ordenadores, máquina de café, etc.), y solo esta parte se vería afectada por una inmovilización.

¿Puede una empresa comercial prestar servicios de administración fiduciaria? Sí, siempre y cuando esté permitido por la ley. Como regla general, es necesario obtener una licencia para las actividades de trust, especificar su capital social (desde varios cientos hasta millones de dólares), y asegurar sus actividades. Los directores y gerentes están obligados a contar con una calificación adecuada y justificada a través de títulos, recomendaciones y experiencia laboral. Además, se debe permanecer bajo el continuo control de los reguladores.

¿Qué pasaría si una empresa comercial rechazara los servicios de fideicomiso, es decir, mantuviera el trust y administrara su propiedad sin licencia?

  1. Una vez que se descubra el hecho —y se suele hacer muy rápidamente—, la empresa comercial recibirá una gran multa por sus actividades. Los fundadores y directores se verían afectados por sanciones e inhabilitaciones. Si este hecho tuviera lugar en la UE, se podrían ejecutar anulaciones de visados Schengen o de permisos de residencia. Además, se podrían tomar medidas penales contra las personas implicadas. A continuación, el trust sería obligado a obtener todas las licencias y cumplir con los requisitos. Durante este periodo, se congelarían todas las cuentas del fideicomiso.
  2. El trust podría ser considerado ficticio, con todas las consecuencias que eso conllevaría.
  3. Dado que los activos no se considerarían ingresos del trust, sino actividades comerciales, todos los ingresos se gravarían a la máxima tasa impositiva, contando además con las multas.
  4. Si la empresa se halla bajo el marco legislativo europeo, puede ser obligada a crear un fondo de activos mediante la designación de un director local para su administración.
Grindelwald - Suiza

Desde el punto de vista legislativo, el trust es el propietario de los activos. Al mismo tiempo, el trust está limitado en su condición de propietario en favor de los verdaderos beneficiarios

Consulta gratuita

Diferencias entre un fideicomiso y una fundación


Un trust que recibe ingresos de activos ubicados en cualquier país no paga impuestos sobre los mismos, ya que son propiedad del trust y estos no están sujetos a obligación tributaria alguna.

La ley de trusts dice que los impuestos son abonados por los beneficiarios del fideicomiso offshore tras recibir los ingresos del mismo. Para ello, el contable y el auditor distribuyen los ingresos mediante el propio trust y los declaran a las autoridades fiscales correspondientes. Los organismos tributarios son conocedores de la situación del trust y de su licencia, por lo que saben que sus ingresos (dividendos, regalías, leasing, alquileres, ingresos por valores, intereses sobre préstamos, ingresos por otras actividades) no son gravables. Sin embargo, las autoridades deben poseer información sobre el propio trust: su nombre, fundador, beneficiarios y fideicomisario (persona que lo administra).

En cambio, una empresa comercial que recibe ingresos por sus activos paga el impuesto sobre los mismos en aquel lugar donde se encuentre registrada ¿Es posible usar una compañía offshore? Es posible si se abre una cuenta bancaria y los bancos no bloquean su actividad tras cada transacción. Teniendo en cuenta los acontecimientos recientes, esto se va tornando cada vez más problemático.

Por supuesto, existen esquemas impositivos que permiten minimizar estos impuestos, pero ¿merece la pena?

Como norma general, una empresa comercial está algo limitada por el marco de sus actividades estatutarias y por cuestiones de disponibilidad de fondos para la inversión.

La compañía fiduciaria no tiene ningún tipo de límite. El trust confía simplemente una parte de los activos a un tercero que actua como administrador y que trata de obtener el máximo rendimiento en favor de los beneficiarios. Si el trust se localiza en Chipre, puede atenerse al acuerdo para evitar la doble tributación cuando obtiene sus ingresos.

Si las leyes cambiaran en el país donde se encuentra el trust o aparecieran nuevas tasas impositivas, la compañía fiduciaria, el fundador o el protector del fideicomiso podrían decidir mover el trust a otra jurisdicción.

Por ejemplo, un trust que en un principio se hallaba en Malta y luego se trasladó a Chipre o a las islas Cook. Se trata de un procedimiento técnico simple: en el acuerdo del trust debe quedar registrado que a partir de una fecha determinada, el regulador del trust será la legislación sobre fideicomisos del país al que se traslada. Siendo sinceros, es posible que se deba realizar un cambio de trust en caso de que el nuevo estado requiera que éste tenga un gestor local, requisito que existe en casi todos los países.

Una empresa comercial no puede mudarse de manera tan simple, incluso a veces no tiene permitido mudarse en absoluto. Una empresa debe llevar a cabo su liquidación y, a continuación, tiene que abrirse en un nuevo lugar.

Supongamos que usted crea una empresa comercial y que usted mismo administra sus activos. El hecho es que todos somos mortales, y a menudo tendemos a serlo de un modo inesperado. ¿Quién hereda todos los activos en tal caso? Aquellos que saben de su existencia o alguien que estuviera a cargo de la gestión de la empresa o familiares que obtienen participaciones iguales, incluso en el caso de que el fallecido hubiera querido legar algo a una persona en particular o hubiese querido que otro heredara una mayor parte que el resto. Son precisamente estas cuestiones las que resuelven el trust y las empresas fiduciarias. El trust sabe a quién, cuándo y qué debe transmitir.

Otro punto que cabe recalcar en torno a los trusts y las empresas fiduciarias es la posibilidad de pagar los ingresos anuales del fideicomiso a diferentes beneficiarios si así lo desea el fundador del trust. Por ejemplo, este año el beneficiario «A»; el siguiente, el beneficiario “B”, y así sucesivamente. Como puede entender, una empresa comercial no puede llevar esto a cabo sin cambiar la composición de los accionistas, y un cambio frecuente de accionistas genera alarma en las entidades bancarias.

Otra ventaja de usar una empresa fiduciaria tiene relación con el papel crucial que juega en la actualidad el cumplimiento normativo de los bancos. Si una empresa comercial no puede explicar el origen del capital inicial o algunos de sus movimientos parecen sospechosos, sus operaciones se bloquearán, y no es seguro que esta situación pueda resolverse. Una empresa fiduciaria tiene su propio control interno y su propia interacción con los bancos, por lo que algunas operaciones de inversión no disponibles para una empresa comercial pueden ser ejecutadas con relativa facilidad mediante el trust.

Nuestros expertos de Mundo Offshore le proporcionarán más información y le asistirán en la formación de un trust. Contáctenos y solicite una consulta gratuita. Estaremos encantados de poder atenderle.

Envíenos su consulta