Una nueva controversia arrojada a la luz sobre las jurisdicciones offshore de todo el mundo, y es que hace poco la organización no gubernamental Transparencia Internacional en su filial del Reino Unido, reportó que Londres es un nuevo refugio seguro para el lavado del dinero, mediante un informe llamado “Propiedades del Reino Unido facilitan a corruptos globales un hogar“.

londres-lavado-de-dinero

 ¿Cómo es posible que uno de los lugares en el mundo con estrictas regulaciones y órganos fiscales especializados pueda ser un lugar propicio para actividades financieras ilícitas? Bueno, la explicación es fácil y el enfoque muy obvio.

Antes de continuar con este tema sumamente interesante, es fundamental considerar cual es el origen de este reporte. Transparencia Internacional es una organización no gubernamental cuyo objetivo es el de promover medidas especificas contra “crímenes corporativos y corrupción política internacional, con sede en Berlín y que fue fundado en 1993 por el ex director general del Banco Mundial.

La anterior es información suficiente para darnos una idea del enfoque con que estas publicaciones están diseñadas, ya que sin ninguna intención de desestimar los datos oficiales que esta y muchas organizaciones de esta naturaleza difunden, es relevante considerar que el Banco Mundial se encuentra íntimamente ligado a organismos internacionales como la OCDE, G-20, IEA, IRS, etc. Así pues, es prudente recordar que uno de los principales objetivos de estas entes internacionales, es el de truncar la permanencia de las jurisdicciones offshore como una vía legitima, regulada  y completamente transparente para hacer negocios e invertir a nivel internacional.

Según el organismo, la nueva brillante táctica de los criminales para conseguir blanquear dinero en el Reino Unido, es a través de la adquisición de propiedades,  las cifras arrojadas en este reciente reporte,  mencionan que se trata de alrededor de 36,000 propiedades en Londres,  que la misma organización “cree” sin capacidad de asegurarlo, que se trata de empresas offshore y que muchas de las propiedades adquiridas por estas empresas se utilizan para ocultar dinero corrupto.

En su informe, Transparencia Internacional UK menciona que 1 de cada 10 propiedades en la provincia de Westminster pertenecen a compañías offshore, utilizando este hecho para asegurar que numerosos criminales internacionales utilizan la propiedad británica como un destino seguro para esconder dinero sucio; en su escandaloso informe TI  asegura que  se trata de 36,000 inmuebles en Londres que pertenecen a paraísos fiscales.

De las empresas extranjeras involucradas con la adquisición de estas propiedades, más de un tercio están incorporadas a las Islas Vírgenes Británicas, que como recordamos está a punto de perder su categoría de paraíso fiscal.

Por ultimo, la organización ha pedidó al gobierno de Londres actuar con rapidez y garantizar que el Reino Unido no se convierta en el destino de elección para la corrupción global.

A este respecto Jon Benton de Scotland Yard dijo que el mercado inmobiliario de Londres es atractivo por muchas razones sobre el de otros países, ya que la adquisición de una propiedad en este lugar, «garantiza una gran seguridad de inversión”. Una referencia que utiliza para sustentar la suposición de que en la mayoría de los casos estas propiedades han sido adquiridas con dinero ilícito, es que son casas de un valor enorme en comparación con viviendas adquiridas “legítimamente”, en promedio, con un valor de 1,5 millones de €, más de cinco veces que el valor típico de una vivienda en el Reino Unido.

Consideraciones sobre los datos de Transparencia Internacional

Como le mencionaba antes en este artículo, Transparencia Internacional es una organización íntimamente ligada a los principales órganos fiscales en el mundo, es por ello que es sumamente interesante desentrañar algunos hechos sobre esta noticia para darnos cuenta de que no existe un fundamento real que avale las suposiciones que esta publicación toma por contundentes evidencias de lavado de dinero:

La información proporcionada desde un principio es preocupantemente parcial, y aun que se trata de 36,000 inmuebles adquiridos por empresas extranjeras, Transparencia Internacional no puede asegurar que se trate de jurisdicciones offshore, eso no es todo, también cree que estas empresas adquieren dichas propiedades con intención de ocultar dinero corrupto, lo cual carece de sustento totalmente.

Bajo el supuesto de que según el informe de Transparencia Internacional, 1 de cada 10 propiedades pertenecieran a compañías offshore fuera real, ¿Es esto sinónimo de un acto criminal? ¿Donde estribaría el delito de ser cierta esta suposición? La organización comete un error grave al asociar “Offshore” con “ilegalidad” puesto que desde hace más de 3 años, con la puesta en marcha de la iniciativa FATCA por parte de IRS, las regulaciones que la banca Offshore adoptó, hacen este un destino improbable para los delincuentes financieros.

Menciona también que una tercer parte de estas empresas pertenecen a las Islas Vírgenes Británicas, una jurisdicción que como comentamos  hace algunos días en este artículo, se encuentra en proceso de perder las condiciones fiscales de las que ha gozado hasta hace poco. Entonces,  de ser cierta esta hipótesis, tendríamos que ser testigos en los próximos días de una disminución dramática en las inversiones inmobiliarias y una eventual crisis en este sector en Londres, ¿Cree usted que eso suceda?

Por último, según Jon Benton de Scotland Yard, una evidencia solida de que Londres esta siendo víctima de inversiones inmobiliarias con dinero sucio, es que la mayoría de estas propiedades superan en 5 veces el valor de una vivienda convencional. Ante esto la pregunta es: ¿Existe algún delito implícito en que una persona con patrimonio neto elevado adquiera una mansión que supere 1.5 millones de Euros? ¿Es algo verdaderamente extraño en la Unión Europea?

En resumidas cuentas, podemos ver que los datos que sustentan la investigación de Transparencia Internacional se encuentran débilmente fundamentados, basados en suposiciones y asociaciones arbitrarias y tendenciosas. Al final de cuentas, simplemente puede tratarse de personas con suficiente dinero que disponen legítimamente de cuentas en jurisdicciones offshore y que eventualmente deciden adquirir una propiedad en Londres. ¿Existe algún delito en ello?