Recientemente, estando sentados en una sala junto a miles de empresarios y dueños de negocios a escala global, un punto recurrente de discusión fue la capacidad que tenemos como empresarios para adaptarnos a la intervención digital. En una era en la que todo parece estar lo suficientemente preparado para los cambios radicales, las empresas existentes están preocupadas justamente por el interminable afán de saber «¿cuál es el próximo paso?» Y, lo más importante, «¿cómo darlo?».

Robótica, inteligencia artificial, el próximo avance de cualquier herramienta, entre otros intereses. Sin embargo, uno de los aspectos fundamentales del que rara vez debaten los empresarios, es sobre la estructura que debe existir detrás de la construcción de sus negocios para que dichos avances tecnológicos se materialicen. Los pilares fundamentales sobre los que reposa su empresa, las reglas de juego y el marco legal en el que se toman las decisiones más complejas, es decir: la gobernanza corporativa. ¡Ésta es la estructura!

La gobernanza corporativa actualmente

Independientemente del tamaño, el tipo de industria y/o el modelo de su negocio, la gobernanza corporativa siempre determinará su capacidad para mantenerse a la vanguardia. Se trata del sistema que comprende reglas, políticas y procesos para dirigir y controlar su organización. Una de las funciones más importantes de esta estructura es la alineación de las expectativas de las partes interesadas, tales como accionistas, propietarios, financistas y entes reguladores, por mencionar algunos. Esencialmente, el gobierno corporativo proporciona el marco para cumplir las proyecciones de la empresa y cubre prácticamente todos los ámbitos de la gestión organizacional.

El papeleo manual y la burocracia típicas del gobierno corporativo, equivalen a un proceso de toma de decisiones claves que tiene exactamente las mismas características infames. Los procedimientos largos y tediosos ​son aquellos en los que justamente usted o su personal contratado invertirán su energía mental. Intuitivamente, usted podría pensar que deben existir formas innovadoras de optimizar ese mismo esquema, pero realmente no hay mucho más allá. Es aquí donde entran las soluciones alternativas.

La tecnología blockchain en la gobernanza corporativa

Durante la última década se estableció un sistema de estudios con el objetivo de comprender mejor el desempeño del alto mando organizacional. Las investigaciones revelan que las principales razones detrás de las fallas de la directiva son las «barreras invisibles», como el hecho de la poca frecuencia de las reuniones, la falta de comunicación, la divergencia y el conflicto de intereses. Muchos de estos aspectos están directamente vinculados a los malentendidos y a la falta de confianza. La mayoría de estos inconvenientes se puede resolver directamente con la tecnología blockchain y, específicamente, a través del modelo de Compañía Inteligente.

Más adelante se abordarán detalles sobre este tipo de empresas, pero la comprensión de las razones por las cuales blockchain tiene un potencial tremendo en el ámbito del gobierno corporativo radica en su capacidad para controlar transacciones basadas en la transparencia del sistema.

La capacidad para ejecutar transferencias automatizadas a través de contratos inteligentes podría ser el componente clave para resolver muchos problemas históricos relacionados con la desalineación de la junta directiva. Las características intrínsecas de la blockchain conducen a una reducción de los costos de operación, facilitan una mayor liquidez, el mantenimiento de un registro más exacto y evitan que la transparencia de la propiedad sea desvirtuada. Como se argumenta en Harvard Law, estas características «tienen el potencial de cambiar a tal nivel la gobernanza corporativa como cualquier otro hecho ocurrido desde la implementación de las leyes de valores de 1933 y 1934 en los Estados Unidos».

Tecnología blockchain regulada

No sorprende el hecho de que los encargados de tomar las decisiones en relación con las bolsas de valores en las jurisdicciones estén explorando el uso de blockchains para aplicarlas a sus propios modelos. En este sentido, aunque se ha criticado a esta tecnología por no ser práctica en el mundo real, se ha demostrado que no es así en el caso de la gobernanza  corporativa.

Escuchando a Pascal Finette de Singularity University hablar el fin de semana pasado sobre tecnologías emergentes, su punto de vista es acorde con el nuestro: una tecnología puede satisfacer todas las condiciones del mercado como la solución perfecta para resolver cualquier cosa, pero siempre y cuando no exista un marco regulatorio a su alrededor, su impacto práctico no será real.

Y este ha sido el caso con blockchain. Con la ausencia de regulaciones, es amplia la brecha existente entre dicha tecnología y las aplicaciones del mundo real. Por lo tanto, las empresas que buscan dar un uso práctico a su tecnología emergente deben estar conscientes de ello. Lo anterior conduce a hablar sobre nuestro modelo de Compañía Inteligente, una entidad legal basada en blockchain.

Grindelwald - Suiza

La mayoría de estos inconvenientes se puede resolver directamente con la tecnología blockchain y, específicamente, a través del modelo de Compañía Inteligente.

Las compañías inteligentes ofrecen las condiciones necesarias

En esencia, el modelo de compañía inteligente representa una forma completamente nueva de negocio (LTD., IBC), que compite con todos los modelos tradicionales al estar completamente automatizada por blockchain.

Ciertamente marca una gran diferencia. Si usted puede tener la capacidad de dirigir su negocio en una estructura que cumple con toda la normativa legal y que a la vez le permite realizar  todas sus transacciones en tiempo real y estas pueden ser verificadas directamente en la plataforma blockchain, sin duda cambia completamente la dinámica del negocio.

Lo que esto implica para los propietarios de negocios es que las estructuras gerenciales de propiedad se tornan más transparentes. La votación corporativa es más fácil, más veraz y esas estrategias confidenciales, como el «voto blanco», son más difíciles de ejecutar. La capacidad de tener acciones corporativas en forma de tokens ERC-20 modificados para cumplir con las leyes de seguridad ofrece el medio para transferir y otorgar verdadero valor a la propiedad y a los pasivos de los activos en el mundo real. Solo para tener una comprensión aproximada de la magnitud de este potencial inexplotado, se ha estimado que el valor total de los activos ilíquidos, incluidos los bienes raíces y el oro, equivale a por lo menos 11 billones de dólares. Esto representa aproximadamente el PIB nominal de China, actualmente la segunda economía más grande del mundo.

Para los accionistas, el modelo de compañía inteligente ofrece la posibilidad de realizar operaciones casi gratuitas, así como una transparencia sin precedentes en los registros de propiedad, al mismo tiempo que muestra en tiempo real las transferencias de acciones entre propietarios. Aun más allá, si las compañías inteligentes decidieran mantener sus registros financieros en la plataforma blockchain, su transparencia les permitiría a los inversionistas identificar las posiciones de propiedad relacionadas a la deuda y el capital e incluso, quizás hacer frente a la corrupción por parte de los entes reguladores y de intercambio.

Pero, ¿qué ocurre con aquellas empresas pequeñas para las que no aplican las dinámicas anteriores?

Independientemente del tamaño, el tipo o el ciclo de vida de la empresa, uno de los aspectos más poderosos de este modelo es que permite a las partes interesadas acceder en cualquier momento a la información actualizada y exacta. Un ejemplo que vale la pena destacar es el de la desactualizada Junta General Anual de Accionistas (AGM). Si bien esta figura todavía desempeña un rol teórico importante en el mundo organizacional, en la práctica esta reunión es considerada frecuentemente como una estructura obligatoria y rigurosa, que se ha mantenido intacta en el transcurso del tiempo.

Las empresas inteligentes impulsadas por Ethereum tienen la capacidad de eliminar el ritual de las AGMs, debido a la generación de confianza y transparencia a través de su tecnología. Por ejemplo, en nuestro panel de control 2.0 las compañías inteligentes pueden presentar sus propuestas directamente y los accionistas ejercer sus derechos de voto. A medida que los resultados están disponibles inmediatamente después del corte de la votación, la voluntad de la mayoría se determina automáticamente ya que está codificada en el órgano rector de los contratos inteligentes. Después de esto, el resultado de la votación tiene efecto legal inmediato tan pronto como se ejecuten los bloques en la cadena.

Comprender el hecho de que esta simple solución es capaz de organizar y optimizar un conjunto de procesos complejos, lleva todo esto a un nuevo nivel. Puesto que todas las tareas se pueden gestionar virtualmente con solo hacer clic en un botón desde una computadora portátil, las compañías inteligentes están creando las condiciones para minimizar el impacto generado por la obsolescencia de la gobernanza corporativa y simplificando drásticamente el proceso de toma de decisiones.

Compañías inteligentes y jurisdicciones

Hay una variedad de agencias gubernamentales y organismos internacionales que han mostrado interés en regular las actividades relacionadas con la tecnología blockchain pero, hasta el momento, todavía no existe un consenso global al respecto. Muchos países están en negociaciones y comenzando a poner a prueba normativas más moderadas para las compañías basadas en blockchain. En este contexto, nuestra propia trayectoria para habilitar y desplegar jurisdicciones con éxito ha sido muy innovadora.

Desde un punto de vista técnico, ya tenemos diseñada la arquitectura tecnológica para la automatización basada en la tecnología blockchain y, por lo tanto, el modelo es totalmente escalable. Aunque es importante mencionar que cada nueva jurisdicción podría ameritar cambios menores en la tecnología a implementar y, por lo tanto, el modelo de compañía inteligente puede diferir ligeramente según la adaptación legal que deba hacerse de acuerdo a las regulaciones de cada país.

Lanzamiento de una nueva jurisdicción

Cabe destacar que el primer modelo de compañía inteligente se implementó en las Seychelles. El mes pasado anunciamos nuestro nuevo agregado a la cartera que es San Vicente y las Granadinas. Y ahora, nos complace anunciar nuestra tercera jurisdicción: la República de Panamá.

De forma análoga a las jurisdicciones anteriores, las empresas inteligentes constituidas en Panamá se rigen por la Ley No. 32 de Sociedades Anónimas de dicho país. Una de las diferencias más notables de esta jurisdicción en comparación con Seychelles y San Vicente y las Granadinas es que, en lugar de necesitar mínimo un accionista y un director, las incorporaciones en Panamá requieren por lo menos 3 directores (presidente, secretario, y tesorero).

Para las compañías inteligentes, esto implica la conformación de tres cuentas de propiedad en Ethereum, en lugar de una. Para los usuarios, esto solo significa unas pocas líneas más que completar en la etapa de incorporación. Agregar a Panamá al portafolio del modelo de compañías inteligentes abre las puertas de la segunda jurisdicción más popular del mundo, disponible para fundadores y propietarios de negocios.

A largo plazo

Pensando un poco más en el futuro, blockchain quedará tecnológicamente rezagada a un segundo plano a medida que la experiencia del usuario conduzca a su adopción en el mercado masivo. Hoy en día para los partidarios de blockchain, con la web descentralizada o «web 3.0», no es difícil hacer lo propio en una economía donde las entidades digitales son controladas directamente por su propietario a través de blockchain en lo que se conoce como la formalidad no respaldada por el estado.

En un futuro no tan lejano, todas las actividades de negocios tienen el potencial de ejecutarse a través de códigos. Con la contabilidad, los dividendos, las opciones sobre las acciones y las bonificaciones automatizadas, la gobernanza empresarial se convertirá en un ecosistema digital en el que la transparencia, la inalterabilidad, la exactitud y la seguridad serán definidas como la moneda básica.

La generación de nuevos procesos se simplificará a través de aplicaciones de interfaces de programación (API) compartidas por todos los sectores, además de que las transacciones enviadas en monedas digitales se convertirán automáticamente en monedas fiduciarias. Al llegar a un consenso descentralizado, los modelos de propiedad convencionales serán reformados radicalmente, al igual que la gobernanza corporativa de hoy.

Y aquí es donde Mundo Offshore se proyecta a largo plazo: como el pionero que impulse a la próxima generación de emprendedores para crear e innovar sin complicaciones, en un sistema que aprovecha todos los aspectos de la tecnología blockchain. Una solución creada por emprendedores para emprendedores. Para que usted, como empresario, pueda concentrarse en lo que realmente le interesa.

Envíenos su consulta