¿Alguna vez ha intentado reunir cierta cantidad de dinero con sus amigos? Sea para la conformación de un negocio o para una actividad grupal, resulta un poco complicado pues existe cierta renuencia a la administración cuando hay capital y amistad involucrada. 

Incluso cuando se trata de negocios con desconocidos puede ocurrir algo similar: nadie desea estar encargado del dinero de los demás y se desconfía de quien acepta hacerlo.

Por ello surgen estructuras como los fondos de inversión, estos son instrumentos de ahorro en los que se recopila el capital de varias personas, generalmente inversionistas, con la meta de lograr una rentabilidad mayor de la que se podría conseguir de forma individual. Todo ello bajo la supervisión de gestores profesionales.

Es decir, gracias a esta herramienta –también conocida como institución de inversión colectiva (IIC)– se incrementa el poder de negociación de manera colectiva y con seguridad.

¡Siga leyendo! Le explicaremos con detalle cómo funcionan.

¿Cuáles son las partes de un fondo de inversión?

En general, existen cuatro componentes básicos de un fondo de este tipo:

  • Partícipes: son las personas que invierten su dinero y, por lo tanto, reciben una participación dentro del fondo, la cual será proporcional al monto ingresado. La capacidad de flexibilidad de este instrumento permite que una persona pueda ser parte justo en el momento de su creación o después, incluso se puede retirar cuando lo desee de manera total o parcial.
  • Participaciones: son las secciones equitativas en las que se distribuye el patrimonio. No se trata de un número fijo puesto que depende de la compra y venta de las participaciones, denominadas suscripción y reembolso, respectivamente. Por lo tanto, tendrán distintos precios y podrán ser negociables basándose en el valor liquidativo (valor que puede tener el fondo en un día específico).
  • Sociedad gestora: asociación encargada de administrar y gestionar el fondo, además de determinar la política que se seguirá (el destino de las inversiones). Tendrá la potestad de cobrar comisiones por suscripción y rembolso, entre otras. Una sociedad gestora puede manejar varios fondos, pero un fondo debe tener una sociedad gestora única.
  • Sociedad depositaria: asociación encargada de custodiar el patrimonio, incluyendo ejercer cierto control sobre la sociedad gestora para beneficiar a los inversionistas. Esta función puede ser cumplida por un banco, sociedad de valores o caja de ahorros.

Una vez que entendemos cuáles son las partes de los fondos de inversión, es muy fácil comprender su funcionamiento.

Tenemos dos secciones clave: primero, los partícipes ponen su dinero en la institución y reciben una participación acorde a sus inversiones. Segundo, la sociedad gestora lo recibe y lo integra al patrimonio para depositarlo donde se considera conveniente (esta es la política del fondo).

Aunque puede utilizarse únicamente con la finalidad de ahorrar, es común que se resguarde el capital de los participantes al diversificarlo en la compra de acciones o bonos; de esta manera, se puede proteger el capital conjunto.

Grindelwald - Suiza

Por ello surgen estructuras como los fondos de inversión, estos son instrumentos de ahorro en los que se recopila el capital de varias personas, generalmente inversionistas, con la meta de lograr una rentabilidad mayor de la que se podría conseguir de forma individual.

Tres ventajas de los fondos de inversión

Uno de los grandes beneficios de optar por este tipo de inversión es que no se exige un monto alto para participar en un fondo, además, hay mucha variación. Se pueden encontrar opciones por cientos de dólares, aunque en general se requieren unos cuantos miles de ellos.

Independientemente de la cantidad de dinero que decida aportar, puede contar con la seguridad de que los fondos de inversión están muy bien regulados. Recuerde que existen dos figuras encargadas: tanto la gestora como la depositaria, ambas siempre en la búsqueda de lo mejor para los beneficiarios. Además, es fácil formar parte de uno y retirarse cuando lo considere necesario.

La mayor ventaja es que las personas encargadas de gestionar estos fondos lo hacen de manera profesional, son expertos en las áreas de finanzas e inversiones y realmente pueden asegurarse de conseguir lo mejor para los partícipes.

Este es un gran punto a favor, sobre todo si en su caso no tiene muchos conocimientos acerca de este tema.

¿En cuál país es mejor tener un fondo de inversión? En Mundo Offshore podemos asesorarlo para que encuentre la jurisdicción ideal según sus necesidades y requisitos. Dentro de las opciones disponibles, destacamos a Rusia, Chipre y Seychelles; cada una con excelentes opciones en cuanto a tasas impositivas.

Descubra más durante nuestra primera hora de consulta, es totalmente gratis. ¡Contáctenos! En Mundo Offshore le ayudamos a proteger su legado.