En esta era de realidad virtual, cuando todo se puede hacer de manera electrónica y remota, cada vez más empresas dejan de ser competitivas con el tiempo. Los usuarios siempre elegirán la opción más conveniente y sencilla.

Con la llegada de los servicios online de muchos bancos y entidades similares, el número de usuarios de dinero electrónico ha aumentado. Los pagos electrónicos se han convertido en parte fundamental de nuestra vida diaria. Todos conocemos el éxito y la popularidad de servicios como Webmoney, N26, Revolut, Paysera, Leupay, etc. El elemento más importante para acceder a esta industria es la Licencia de Emisor Electrónico, que otorga al titular el derecho de convertirse en un participante de pleno derecho en el mercado.

Además de emitir su propia moneda electrónica, el emisor de dinero electrónico puede ofrecer servicios de pago con dinero electrónico, abrir cuentas a clientes y producir tarjetas de pago.

Una licencia puede proporcionar un nuevo soplo de vida a las compañías ya existentes. Por ejemplo, una compañía de corredores de divisas que ya cuenta con su licencia de actividad puede obtener la EMI, abrir cuentas a sus usuarios y proporcionarles tarjetas de fidelización que mejoran significativamente la conversión de pagos y aumentan la popularidad de la marca. Otro ejemplo de las posibilidades que confiere la licencia es el de una tienda minorista que emite sus tarjetas de pago Visa con un reembolso para los usuarios que paguen con ellas en su tienda.

Grindelwald - Suiza

Con la llegada de los servicios online de muchos bancos y entidades similares, el número de usuarios de dinero electrónico ha aumentado. Los pagos electrónicos se han convertido en parte fundamental de nuestra vida diaria.

Cabe destacar que es posible resolver problemas de orden más global mediante esta licencia; por ejemplo, la apertura de cuentas a personas jurídicas. Además, una ventaja crucial es, sin duda, poder disponer de servicios de identificación remota utilizando las más avanzadas tecnologías basadas en inteligencia artificial.

Las licencias europeas están reguladas por PSD2, lo que hace que el proceso de obtención sea extremadamente similar en diferentes países. Sin embargo, cada jurisdicción tiene sus propios matices.

Una licencia EMI no solo se otorga para emitir moneda electrónica; en algunos países también permite llevar a cabo operaciones con criptomonedas. Por ejemplo, tras obtener una licencia EMI en el Reino Unido, se puede solicitar el permiso para realizar operaciones con criptomonedas.

El período de obtención de una licencia varía desde los 4 hasta los 6 meses dependiendo de varios factores. Como demuestra la práctica, es muy posible poner en marcha un negocio durante el primer año si se planifica la entrada en el mercado de manera cuidadosa.

Si usted desea mantenerse a la vanguardia, entonces lo más recomendable es obtener una licencia de dinero electrónico. Los expertos de Mundo Offshore tienen amplia experiencia en el asunto y podrán asesorarle durante todas las instancias del proceso. No espere más y solicite una consulta gratuita ahora mismo, estaremos encantados de poder ayudarle.

Envíenos su consulta