Usted puede establecer un Fideicomiso Caritativo Principal («CLT») en vida («inter vivos») o después de su muerte («testamentario»). En ambos tipos de CLT las donaciones caritativas pertenecen al fideicomiso por una cierta cantidad de años y luego, al término de este período, los activos son transferidos a miembros designados de su familia o a otras personas.

Un CLT con términos que establecen pagos de anualidades (un porcentaje fijo del valor justo de mercado correspondiente a la propiedad transferida al fideicomiso al momento de la transacción) se conoce como un Fideicomiso Caritativo Principal de Anualidades («CLAT»). En cambio, un CLT con términos que estipulan una cantidad variable (un porcentaje determinado del valor justo de mercado correspondiente a la propiedad del fideicomiso, pero cuyo valor se vuelve a determinar anualmente durante el plazo principal) se conoce como Fideicomiso Caritativo Variable («CLUT»).


Fideicomiso, preguntas frecuentes


Fideicomiso Caritativo Principal establecido de por vida

En el momento en que el otorgante transfiere la propiedad al CLT, se considera que ha concedido una donación caritativa equivalente al valor actual del flujo de la anualidad o a los pagos variables que se abonarán a la beneficencia. El valor actual de ese flujo se determina aplicando una tasa de descuento (igual al 120% de la tasa federal de mediano plazo de AFR, vigente para el mes durante el cual el otorgante realiza la transferencia) a los pagos agregados que se realizarán a la organización benéfica. Cuanto más baja sea la tasa de AFR, menor será la tasa de descuento y mayor será el valor actual del flujo de ingresos que se pagará a la beneficencia. Además, en el momento en que el otorgante transfiere la propiedad al CLT, se considera también que este hizo una donación no caritativa a los beneficiarios restantes. Cuanto mayor sea el valor actual del flujo de ingresos que se pagará al fondo benéfico, menor será el valor actual de los bienes transferidos a los beneficiarios restantes y, en consecuencia, el impuesto sobre donaciones también será más bajo.

Si decide establecer un CLT inter vivos, usted como otorgante, no tiene derecho a una deducción impositiva por caridad para financiar el fideicomiso, a menos que sea considerado como un fideicomiso del otorgante y, por lo tanto, usted sería responsable de pagar todos los impuestos sobre la renta aplicables al CLT durante el período del fideicomiso. Si el CLT se trata como un fideicomiso no otorgante, usted tampoco tiene derecho a la mencionada deducción, pero tiene sí a una deducción caritativa del impuesto sobre donaciones por el valor del interés caritativo principal.

Grindelwald - Suiza

En ambos tipos de CLT las donaciones caritativas pertenecen al fideicomiso por una cierta cantidad de años y luego, al término de este período, los activos son transferidos a miembros designados de su familia o a otras personas.


Fideicomisos offshore e inversiones extranjeras en EE.UU.


Fideicoimiso Caritativo Principal establecido al fallecer

Un CLAT testamentario, establecido en el momento de la muerte, generalmente no solo se usa como una forma de obtener donaciones caritativas, sino también con el objetivo de transferir activos a los miembros de la familia de la próxima generación a un menor costo de impuestos sobre los bienes inmuebles. Los bienes del otorgante tendrían derecho a una deducción caritativa del impuesto sobre el patrimonio por el valor del interés caritativo principal. Dado que la propiedad está incluida en el patrimonio del otorgante, esta resultaría en un incremento de la base en la propiedad otorgada al fideicomiso, la cual eventualmente pasaría a los beneficiarios no caritativos. Es posible establecer un interés principal caritativo lo suficientemente grande como para que la deducción caritativa del impuesto patrimonial sea igual al valor total del corpus fiduciario, eliminando así totalmente el impuesto patrimonial con respecto a dicho corpus. Esto se denomina CLAT «a cero», en cuyo caso el resto de los beneficiarios no caritativos perciben el desempeño económico alcista de los activos del fideicomiso por encima de la tasa AFR sobre una base libre de impuestos inmobiliarios. Cuando las tasas de interés son bajas, aumenta la probabilidad de que los activos del fideicomiso superen la tasa de AFR y los beneficiarios restantes reciban un exceso de donación de bienes fiduciarios libres de impuestos al final del período principal. Esto es más difícil de lograr cuando las tasas de interés son más altas.

Envíenos su consulta