Especialmente si usted es padre de familia y ciudadano de los Estados Unidos de America este es un asunto en el que le recomendamos reflexionar ampliamente, comenzando por preguntarse que tan conveniente es contar con la ciudadanía norteamericana.

desventajas-de-ciudadanía-norteamericana

La anterior cuestión nace de un fenómeno de gran repercusión que especialmente los últimos años ha afectado a toda clase de ciudadanos norteamericanos, simplemente pensemos en como la ciudadanía norteamericana eventualmente se ha convertido para muchos norteamericanos  en una verdadera carga desde que el IRS  introdujo la ley FACTA y  se convirtió con ello  en la herramienta del sistema fiscal de los Estados Unidos, más temida por personas que simplemente desean resguardar sus bienes.

El fenómeno de la fuga de ciudadanos norteamericanos no es extraño, si pensamos en aquellas regulaciones fiscales a las que todo estadounidense se encuentra sometido, la injerencia de IRS es tal, que el numero de expatriados en se ha cuadruplicado en solo dos años y se espera que el 2015 se duplique.

Lo anterior se explica debido a que en los Estados Unidos, se grava a los ciudadanos sobre sus ingresos por igual, sin importar donde vivan, además el alcance de la ley FACTA ha sido tal durante los últimos tres años, que cualquier ciudadano o expatriado norteamericano supone un gran riesgo tanto para bancos internacionales, casas de bolsa, compañías de seguros y prestamistas hipotecarios, dificultando así sus relaciones de negocios en todo el mundo. Esto debido a que IRS fue tan agresiva con toda clase de sociedades extraterritoriales, que las convirtió en canales de información abiertos en tanto se tratara de ciudadanos norteamericanos.

Por otro lado, la ciudadanía norteamericana también supone muchas ventajas sobre otros países, por lo que la pregunta obligada quizá sea ¿Qué tan conveniente es la ciudadanía Norteamericana?

Ventajas y desventajas de la ciudadanía norteamericana

ciudadanía-norteamericana

Hablando en términos fiscales y de bienestar económico, analicemos algunos de los pros y contras de mantener una ciudadanía norteamericana para una persona durante su vida.

Pros

  • Fácil acceso a las escuelas de Estados Unidos
  • Becas universitarias disponibles para ciudadanos
  • Acceso a subsidios federales
  • Puestos de trabajo gubernamentales
  • El pasaporte norteamericano cuenta con una de las mejore exenciones de visado

Contras

  • Tras FACTA, los expatriados se han cuadruplicado y según estimaciones se duplicaran durante el 2015. Esto podría resultar en que pronto el gobierno Estadounidense tenga capacidad de impedir a los norteamericanos renunciar a su ciudadanía.
  • Sin importar donde vivan, a los ciudadanos estadounidenses se les grava un impuesto sobre sus ingresos en todo el mundo. Así como están sujetos a todas las regulaciones jurídicas y fiscales que sucedan en cualquier momento.
  • Según sea el caso, un ciudadano estadounidense puede ser obligado a regresar en cualquier momento.
  • Riesgo de estar sujeto al impuesto de sucesiones si los padres fallecieran en cualquier momento.
  • El promedio anual de impuestos para un ciudadano norteamericano asciende a cerca de $2.500

Claramente los beneficios de ser un ciudadano estadounidense, son mayores en tanto un joven no este todavía integrado aún a la cadena productiva, pudiendo recibir una buena educación con becas y subsidios gubernamentales, o incluso si su actividad local estará confinada a desarrollarse exclusivamente en este país. Mientras tanto, conforme su estilo de vida, deberes y necesidades financieras se vuelven más complejos. La nacionalidad norteamericana se convierte en una complicación grande.

Es por ello que al renunciar a la ciudadanía estadounidense, los  expatriados se liberan por completo del acoso del IRS, acudiendo a jurisdicciones flexibles y libres de impuestos.

¿Cómo renunciar a la ciudadanía estadounidense?

Es cuestión de percepciones, si usted ha pensado que la ciudadanía estadounidense representa más que un beneficio, una complicación, los pasos para renunciar a esta son simples:

  1. Mueva sus activos fuera de los Estados Unidos a una jurisdicción libre de impuestos.  Incluso si sus inversiones se encuentran en los Estados Unidos, puede desarrollar su actividad desde una empresa extranjera. De hecho, para efectos de diversificación, también puede mantener sus cuentas en cualquier divisa que elija.
  2. Determine en que país le gustaría establecerse. Existen en el mundo países ideales para expatriados,  que cuentan con comunidades enteras y servicios de primer nivel. Consulte nuestro artículo sobre los cinco mejores lugares para vivir.
  3. Obtenga un segundo pasaporte. Antes de renunciar a la ciudadanía norteamericana, es necesario conseguir un segundo pasaporte, gran numero de jurisdicciones offshore, cuentan con programas para adquirir una segundo ciudadanía, nosotros le podemos dar conocer las distintas alternativas y la mas conveniente.
Contáctenos y solicite una consulta personalizada y gratuita acerca de todos nuestros servicios.