Panamá es el país que más se ha desarrollado en América Latina en los últimos 25 años. Es por este éxito económico arrasador que se lo ha denominado el «Singapur latinoamericano».

Hace más de 30 años, Panamá, a diferencia del resto de las naciones centroamericanas, se abrió al mercado mundial justo en el momento en que la región se encontraba en la llamada «década perdida», es decir, atravesando una grave situación económica.

El jefe de Misión en Panamá y jefe de división en el Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Santos, aseguró que «Panamá experimentó un salto cuántico económico», en una entrevista en BBC Mundo.

«Fue un impulso gigantesco, comparable con (el de) otras naciones asiáticas como Singapur o Corea del Sur».

El FMI afirmó que Panamá fue líder en el mercado de la región en los últimos 25 años con un 5,9%, seguido por República Dominicana, Perú, Chile y Costa Rica.

Es más, el crecimiento económico de esta flamante nación superó más del doble del promedio regional.

La Ciudad de Panamá representa la “joya del progreso”, debido a su espectacular estructura urbana, al increíble flujo comercial, a su gente y sus empresas, y el sabor a una holgada economía, con  una importante cantidad de dinero en circulación.


Empresas chinas invierten 4500 millones en Panamá


Impactante crecimiento

Hacia fines de la década de los 80, mientras que las naciones latinoamericanas atravesaban una profunda recesión en sus mercados internos debido a la grave crisis económica que castigaba cruelmente a Latinoamérica (una impagable deuda externa, enorme déficit fiscal y volatilidad inflacionaria y de tipo de cambio), Panamá, con un cierto nivel de estabilidad política y una posición geográfica privilegiada, empezó a expandir su mercado al mundo, y hoy en día es uno de los grandes centros internacionales de comercio, finanzas y actividad logística.

Además, la ruta interoceánica logró duplicar tanto su capacidad de tráfico marítimo como la circulación de buques de mayor dimensión, los Postpanamax, gracias a la remodelación del Canal de Panamá, que terminó a mediados de 2016, y que, por lo tanto, le ha permitido a Panamá encauzar muchas de las inversiones.

Grindelwald - Suiza

Panamá es el país que más se ha desarrollado en América Latina en los últimos 25 años. Es por este éxito económico arrasador que se lo ha denominado el «Singapur latinoamericano».

Fundamentos de un constante crecimientos económico

Los expertos sostienen que Panamá ha invertido muchísimo en los últimos cinco años; por lo que se puede afirmar que el canal no ha sido el único fundamento de desarrollo económico.

​Las tasas de inversión de aproximadamente un 40% han permitido que Panamá amplíe sus industrias, como la logística, las telecomunicaciones y las finanzas, y así, mantenga un desarrollo económico constante.

Otro factor significativo de atracción de grandes inversiones ha sido el aeropuerto, además del metro y otras obras de infraestructura, tales como puentes y sistemas de agua y saneamiento. «Esto ha permitido reducir considerablemente la pobreza«, explica, desde un 22% en 2010 a 13% en el 2018. De hecho, en los últimos cuatro años 150.000 personas han abandonado su situación de pobreza.

Encuentre toda la información acerca de las oportunidades financieras y de residencia en Panamá en panamaresidency.net

El aporte significativo de la minería

Según el FMI, además del desarrollo económico del 3,7% en 2018, Panamá seguirá creciendo aún más este año aproximadamente un 6%. En consecuencia, Panamá superaría a Chile como la nación con mayor desarrollo económico per cápita de la región en 2019.

De hecho, la mina Cobre Panamá, operada por la empresa canadiense First Quantum, proyecta comercializar aproximadamente 320.000 toneladas anuales de concentrado de este mineral cuando alcance su nivel máximo de producción.

Alejandro Santos del FMI asegura que el gran desafío de Panamá es mantener el ritmo de desarrollo económico; y a pesar que puede no ser fácil, los pronósticos de expansión son sumamente optimistas, más aún cuando la exploración minera se mantiene en constante búsqueda de nuevos yacimientos de cobre.

Envíenos su consulta