Por Jaime Lenin

La administración actual del gobierno panameño y el inicio de las relaciones diplomáticas con el gigante comercial, la República Popular de China, han aumentado la presencia de las empresas asiáticas en el istmo panameño.

Las licitaciones públicas realizadas a la fecha ponen de manifiesto el interés de ambos países en el desarrollo y crecimiento económico a través de la construcción de grandes obras para el 2019, entre las cuales se destaca el cuarto puente sobre el canal de Panamá, motivo por el cual las empresas estatales China Communications Construction Company y China Harbour Engineering Company (CHEC) firmaron el segundo contrato más grande del país.

También se destaca la presencia de empresas chinas en la construcción de la tercera línea del metro de Panamá, que unirá la capital con la ciudad del interior del país.

Asimismo, se está por construir la nueva terminal de cruceros en la ciudad de Panamá, y el consorcio formado por China Construction America (CCA) y la empresa panameña Cocige, ya ha iniciado el contrato para la construcción de uno de los centros de convenciones más avanzados de la región.

Además, se construirá una de las escuelas de mayor tamaño y con más tecnología de la ciudad de Panamá. Esta construcción será financiada mediante una donación que realizó el gobierno chino en beneficio de las nuevas promesas académicas y de los centros de enseñanza del país.

En el ámbito privado, el grupo Shangai Gorgeus no se queda atrás. Este grupo ha establecido su sede como empresa multinacional en Panamá y ha invertido más de 1800 millones de dólares en proyectos portuarios, como el Panama Colon Container Port ─un puerto con capacidad para 2.5 millones de contenedores─ y la planta de generación eléctrica Martano, con capacidad para 441 megavatios.

Otro punto importante es que Panamá se está convirtiendo en una zona cada vez más atractiva para el sector inmobiliario, ya que la empresa china CCA promueve un proyecto residencial de lujo en el área bancaria de la ciudad de Panamá, también conocida como calle 50.

Se suma el establecimiento de dos bancos gigantes en la ciudad capital: el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC, por sus siglas en inglés) y el Banco de China. Hay que preparase, pues Panamá se está convirtiendo en el nuevo maestro del sector bancario. La oportunidad de destacar en los negocios de banca y finanzas es ahora, ya que los nuevos bancos europeos y asiáticos están solicitando licencias internacionales y generales para operar ante la superintendencia de Panamá.

Grindelwald - Suiza

El inicio de las relaciones diplomáticas con el gigante comercial, la República Popular de China, han aumentado la presencia de las empresas asiáticas en el istmo panameño.

 

En el pasado año 2018, no podía faltar el establecimiento de varias empresas chinas en la ciudad de Panamá: China Tiesiju Civil Engineering y China Railway International se unen a las firmas tecnológicas HUAWEI y a la empresa ZTE. Esto se debe a que este pequeño país representa la nueva ruta de la seda gracias a la importancia de su situación geográfica y a la inversión destinada a ampliar el canal de Panamá, de acuerdo con el presidente chino Xi Jinping.

Además, el mandatario panameño entregó el estudio de factibilidad al presidente chino a fin de iniciar la construcción de la obra de ingeniería ferroviaria más grande y más tecnológicamente avanzada del país. Dicha obra, que se enmarcará en el proyecto del cinturón y la ruta, es también conocida como “la nueva ruta de la seda” debido a una iniciativa promovida por el gobierno chino, buscando mejorar la infraestructura y las conexiones internacionales. No obstante, también se la considera como una forma de extender la influencia de China en Panamá y de abrir los mercados a las empresas.

El nuevo paquete de acuerdos y su proyecto estrella, el tren que cruza el istmo de esta nación centroamericana, es el comienzo de un nuevo rol para Panamá en la escena de los negocios y las inversiones.

Solo los más osados se atreven a venir. Hay un sinnúmero de ciudadanos europeos y asiáticos que buscan mejorar su calidad de vida. Precisamente a ellos, Panamá ofrece una amplia variedad de opciones inmobiliarias y paquetes migratorios para las familias y comerciantes interesados en este país. Además, muchos ciudadanos canadienses, mexicanos y estadounidenses también están interesados en la oportunidad de establecer una segunda residencia en Panamá.

Varios consorcios del medio oriente, que ya han iniciado acercamientos con el gobierno de Panamá, también ven esta oportunidad con buenos ojos.

Reiteramos: Panamá es, en definitiva, el camino de la nueva ruta de seda.


Para más información sobre servicios financieros en Panamá, visite nuestra página Panama Residency.


Jaime Lenin es socio gerente de una firma panameña de abogados dedicada a asuntos de inmigración y leyes de residencia, y también especialista en fondos y estructuras financieras. Posee una vasta experiencia en todas las áreas concernientes a inmigración y regularmente presta asesoría a compañías internacionales y a individuos de alto patrimonio neto sobre sus requerimientos migratorios. Jaime Lenin es nuestro experto en programas de residencia en Panamá.

Envíenos su consulta