Los datos macro enfrían de nuevo los ánimos en las Bolsas europeas. La actividad manufacturera en la eurozona ha entrado, en contra de lo esperado, en contracción, una situación que no sucedía desde 2013. El bache económico diluye el optimismo reinante sobre las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China.

La nueva ronda de negociaciones comerciales entre EE.UU. y China está alentado un optimismo en los mercados que se traduce en el asalto a nuevos máximos de los principales índices bursátiles mundiales. Los progresos de las últimas jornadas en los encuentros celebrados en Washington han impulsado las negociaciones a una nueva fase: la de comenzar a definir los compromisos para acabar con la guerra comercial.

La renta variable de Asia, una de las más castigadas durante la guerra de aranceles, se consolida en zona de máximos del año. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ha encadenado esta mañana su cuarta sesión consecutiva de ganancias, con repuntes finales del 0,15%. En el caso de la Bolsa de Shanghái, la sesión de hoy (-0,3%) consolida al índice Shanghái Composite en zona de máximos desde el pasado mes de octubre.

Las referencias alcistas procedentes de las negociaciones ente EEUU y China se ven disipadas, sin embargo, por la constatación del frenazo de la economía europea. Por primera vez desde mediados de 2013 y en contra de lo esperado, la actividad manufacturera de la eurozona ha entrado en contracción en febrero, al bajar hasta los 49,2 puntos, desde los 50,5 puntos de enero.

La magnitud del freno de la economía ha extremado la inquietud del Banco Central Europeo, hasta el punto de que las actas de su última reunión no sólo confirman el lanzamiento de nuevas inyecciones de liquidez. El pasado 24 de enero los consejeros veían necesario “proceder rápidamente” a poner en marcha estas inyecciones.

No hay que olvidar a uno de los gigantes europeos, Telefónica. La compañía de telecomunicaciones cerró 2018 con un beneficio de 3.331 millones de euros, un 6,4% más. El resultado operativo antes de amortizaciones bajó un 3,8% debido a los cargos de reestructuración y al impacto negativo de los tipos de cambio. El dividendo, según ha confirmado, se mantendrá en 0,40 euros por acción. Además, Telefónica cotiza hoy la confirmación de la venta de su negocio en Centroamérica por 1.455 millones. La remontada en Bolsa de Telefónica en las últimas jornadas, en medio de valoraciones dispares por parte de los analistas, se prolonga en la sesión de hoy, e impulsa su cotización a máximos de 7,8 euros por acción.

Los bancos cotizan sin grandes cambios en la sesión de hoy. El sector acusa la publicación de unos datos macro que agravan los temores sobre la magnitud del freno de la economía. A cambio, para paliar al menos parcialmente esta situación, se encuentran con la confirmación del inminente lanzamiento de nuevas inyecciones de liquidez por parte del BCE, según lo recogen las actas del BCE publicadas a las 13:30 horas.

Las empresas europeas de telecomunicaciones, rezagadas en Bolsa en los últimos meses, cuentan con la referencia no sólo de Telefónica. Deutsche Telekom también ha publicado hoy sus cuentas, y las acciones del grupo alemán reaccionan con descensos. En el sector bancario, y con la amenaza del Brexit muy presente, Barclays ha publicado unos beneficios en 2018 de 3.500 millones de libras, unos 4.000 millones de euros. A pesar de anunciar una cifra inferior a lo esperado por el mercado, sus acciones destacan al alza en la Bolsa de Londres.

Las aseguradoras intensifican la temporada de presentación de resultados de la mano de Axa y Swiss Re. La reaseguradora ha incrementado un 27% sus ganancias en 2018, mientras que Axa ha visto reducidas sus ganancias. Las cifras de las dos compañías reciben el visto bueno del mercado. Los resultados, pero en esta ocasión los deportivos, están detrás de una de las mayores caídas de la jornada en las Bolsas europeas. Las acciones de la Juventus de Turín se hunden más de un 10% en la Bolsa de Milán después de su derrota por 2-0 frente al Atlético de Madrid en la Liga de Campeones.

Las empresas energéticas cuentan un día más con el respaldo que supone la cotización del petróleo en zona de máximos anuales. El barril de Brent supera por momentos la barrera de los 67 dólares, mientras que el barril tipo West Texas, supera los 57 dólares. Al igual que la renta variable, el mercado de commodities ha descontado en las últimas jornadas el optimismo sobre una tregua comercial.

La reciente escalada del precio del petróleo contrasta con el goteo bajista en las rentabilidades de la deuda pública. El IPC de Alemania ha confirmado hoy un repunte del 1,4%, en línea con lo esperado, aunque el dato ha quedado relegado a un segundo plano al conocerse la inesperada contracción de la actividad manufacturera.

La reacción de los inversores a las actas de la Fed publicadas a última hora de ayer consolidó el freno en la cotización del dólar. La Reserva Federal confirmó que será paciente antes de volver a subir tipos. Pero los focos de los operadores del mercado de divisas se han desplazado esta mañana hacia la inesperada contracción de la actividad manufacturera de la eurozona. El euro se debilita en los 1,13 dólares, mientras que la libra aparca su asalto a los 1,31 dólares.

Grindelwald - Suiza

Los bancos cotizan sin grandes cambios en la sesión de hoy.

Consulta gratuita

PETROLEO

Cuestiones que no se conocían sobre Canadá y su incidencia en la producción

La provincia canadiense de Alberta intenta entrar en el negocio de distribución de petróleo, Arabia Saudí lidia con los problemas de mantenimiento que interrumpen temporalmente la producción y los mercados aguardan a conocer la opinión de la Casa Blanca sobre las cifras de exportación de Irán. Éstas son las tres cuestiones principales que ocupan a los mercados petroleros mundiales y que no implican a Venezuela.

  1. Cuello de botella en Canadá

Los productores de petróleo canadienses de Alberta llevan mucho tiempo sufriendo el embotellamiento de sus oleoductos. La falta de capacidad de éstos ha dificultado el transporte de su petróleo crudo a las refinerías del Golfo de México, tanto que los precios del crudo canadiense siguen muy por debajo de los del Brent y el WTI.

El cuello de botella también ha provocado una acumulación tan grande del crudo almacenado en Alberta que la ministra de la provincia, Rachel Notley, estableció en diciembre de 2018 una extraña limitación de la producción de petróleo crudo en 3,56 millones de barriles al día. En febrero, Notley dijo que la cantidad de petróleo crudo almacenado había descendido, por lo que amplió la cuota de producción hasta 3,63 millones de barriles al día de cara a febrero y marzo.

Las sanciones contra Venezuela han impulsado la demanda de petróleo pesado canadiense y Canadá sigue enfrentándose a muchas dificultades para transportar ese crudo, porque no ha avanzado en la construcción de nuevos gasoductos. Notley ha formulado desde entonces una nueva estrategia para el transporte de más crudo de Canadá en tren.

El plan de Notley le costará a Alberta 3.700 millones de dólares canadienses, pues estipula que la provincia debe comprar petróleo a productores privados y distribuirlo. El plan incluye 4.400 vagones de dos compañías de ferrocarril canadienses y la compra de petróleo crudo a productores canadienses.

Notley cree que el plan generará unos ingresos de 5.900 millones de dólares para la provincia en tres años. Asegura que la provincia no va a tener ningún problema a la hora de encontrar compradores para el petróleo crudo. Algunos analistas son escépticos, porque creen que la demanda de crudo pesado de Alberta está disminuyendo.

Algunos canadienses están disgustados con esta medida, que utilizaría los impuestos de los contribuyentes de Canadá para implementar este método peligroso e ineficiente de transporte de crudo por ferrocarril, cuando deberían emplear estos recursos en la construcción de oleoductos.

De hecho, muchas refinerías de Estados Unidos han recurrido al procesamiento de crudo de graduación más ligera, pero todavía hay una gran demanda del crudo pesado que producen tanto Venezuela como Alberta. Las sanciones sobre el petróleo de Venezuela ofrecen la oportunidad perfecta para que Alberta se libre de su exceso de petróleo crudo. Si puede conseguir un método de transporte fiable y a precios decentes, Alberta podría adquirir contratos a largo plazo.

Algunas de las refinerías de Estados Unidos, afectadas por las sanciones, han adquirido crudo del vecino de Venezuela, Colombia. Sin embargo, como el Gobierno de Maduro resiste en Venezuela y continúan las sanciones, los productores canadienses de crudo deberían aprovechar la oportunidad.

  1. Problemas de mantenimiento en Arabia Saudí

A la luz de la noticia de que Arabia Saudí planea reducir su producción de petróleo crudo en marzo, ahora tenemos más información sobre por qué los saudíes reducen su producción de petróleo crudo. Esto parece deberse, en gran parte, a cuestiones técnicas, y no a una estrategia para conseguir un impacto en los precios.

Según informes de Energy Intelligence, el yacimiento marítimo Safaniya de Aramco ha sido clausurado durante un mes, provocando una reducción de la producción de 300.000 barriles al día de crudo. Safaniya produce un petróleo crudo de graduación pesada. Esto ha perturbado poco al mercado, porque Aramco ha recurrido al petróleo almacenado y otras fuentes de crudo pesado para satisfacer a sus clientes (incluyendo un aumento de la producción de su yacimiento marítimo Manifa).

Las reparaciones del cable dañado que causó el cierre terminaron hace dos días, pero probablemente la producción no se reanudará hasta marzo, razón por la cual Arabia Saudí ha anunciado su intención de producir y exportar menos petróleo crudo en marzo. Aramco cerrará también por mantenimiento su refinería en Yanbu. Yanbu suele procesar unos 400.000 barriles al día de crudo, que es exactamente la cantidad que Arabia Saudí planea reducir en marzo.

  1. Cifras de exportación de Irán

Las exportaciones de petróleo iraníes parecen haberse estabilizado en el rango de 1,4 millones de barriles al día. No es de extrañar que China fuera el mayor importador, con poco más de 350.000 barriles al día. Esto son 68.000 barriles al día más de lo permitido según las sanciones de Estados Unidos, lo que explica por qué algunos de los buques de transporte de petróleo divulgaron información de destino falsa antes de aterrizar en puertos de China.

Es de destacar que ningún país europeo ha importado petróleo iraní en enero. Grecia e Italia han recibido importantes exenciones de Estados Unidos para poder importar el petróleo de Irán, pero parece que no han importado una gota de petróleo iraní en meses.

Los informes preliminares para el mes de febrero indican que Irán está en vías de exportar una cantidad similar de petróleo a los mismos clientes que generalmente exporta. Teniendo en cuenta que las exportaciones de Irán están en unos 1,4 o 1,5 millones de barriles al día, analistas y traders se preguntan: ¿se dará por satisfecha con esto la Administración Trump o intentará forzar más reducciones?

Grindelwald - Suiza

Los productores de petróleo canadienses de Alberta llevan mucho tiempo sufriendo el embotellamiento de sus oleoductos.

Telefónica: Gana un 6,4% más y anuncia un dividendo de 0,40 euros en 2019

Telefónica ha presentado antes de que abriese el mercado sus resultados empresariales de 2018. La ‘teleco’ ha mejorado su beneficio neto un 6,4% en 2018 hasta los 3.331 millones de euros.

No obstante, los ingresos durante 2018 descendieron un 6,4%. Estos datos, se deben principalmente a factores como la depreciación de las divisas. De hecho, de sus mercados importantes solo mejoran en Reino Unido y Brasil.

En cuanto a deuda neta, una de las grandes cargas de Telefónica en su mochila desde hace muchos años, sigue reduciéndose. Por séptimo trimestre consecutivo, la deuda ha menguado y se sitúa en los 1.785 millones de euros a cierre de ejercicio, lo que representa una reducción del 5,5% interanual.

Por otra parte, y una noticia de especial interés para los inversores, es el anuncio de Telefónica respecto al dividendo. La ‘teleco’ ha confirmado la remuneración al accionista para 2018. El segundo tramo del dividendo (0,20 euros) se pagará en junio de 2019.

Además, señala que “como parte del proceso, ha vendido sus activos de telecomunicaciones móviles en Panamá, Costa Rica y Nicaragua a Millicom International Cellular, que le quitaría 1.400 millones de euros de su deuda”.

Nosotros valoramos positivamente los resultados obtenidos por Telefónica. “Esperamos impacto positivo en cotización tras haber superado la previsión de ingresos, haber superado la previsión de consenso en EBITDA (excluyendo extraordinarios) y haber anunciado la venta de los activos de Centroamérica a unos múltiplos superiores a la valoración de consenso (5x EBITDA)”.

*EBITDA (earnings before interest, taxes, depreciation and amortization, es decir, beneficio bruto de explotación calculado antes de deducir los gastos financieros)

Creemos que “el mercado ha encajado bien sus cuentas, a pesar de que existía mucha presión dadas las fuerte subidas que registró en bolsa en los últimos meses de 2018”. “Al presidente y junta directiva le empiezan a salir las cuentas tras unos primeros años duros al frente de la operadora en los que se vio obligado a tomar decisiones impopulares como el recorte de dividendo. Además, la operadora parece estar bien preparada para la nueva generación 5G que marcará el futuro de las telecomunicaciones, algo que está consiguiendo a base de invertir miles de millones en subasta de espectro”.

Estos resultados se quedan “por debajo de lo estimado”. No obstante, “superan el objetivo de crecimiento de ingresos (crecen +2,4% vs. +2,0% objetivo)”.

La deuda neta a finales de 2018 se situó en 41.785 millones de euros, con un descenso interanual de 2.445 millones de euros, que supone el séptimo trimestre consecutivo de recorte de endeudamiento. Además, la ratio de deuda sobre EBTIDA vuelve a bajar, situándose en 2,65 veces, desde las 2,68 veces del trimestre anterior, más cerca ya de esos 2,35 veces que había prometido el grupo a los inversores en 2017 y cuyo compromiso se vio obligado a levantar para no verse obligado a malvender activos.

Pero, además, a estas cifras de deuda hay que aplicarles las recientes desinversiones pactadas por la operadora ya en 2019 de su negocio asegurador Antares y de las filiales de Centroamérica, que le permitirán reducir adicionalmente la deuda neta en otros 1.400 millones.

De esta forma, la deuda neta virtual ya se sitúa, en estos momentos, en los 40.400 millones, y a esta cifra habrá que restar, aún, el millonario importe que debe recibir Telefónica en los próximos meses de la Hacienda española por devoluciones de impuestos pagados en el pasado, tras la resolución favorable a la operadora del Tribunal Económico-Administrativo Central, por lo que la cifra se debe situar ya claramente por debajo de los 40.000 millones, una barrera psicológica muy importante para los inversores.

De esta forma, la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete podrá, previsiblemente, en los próximos meses volver a tener una cifra de capitalización bursátil superior a la de su endeudamiento. Para calibrar el esfuerzo de des apalancamiento realizado por la operadora, hay que tener en cuenta que, en abril de 2016, el grupo, si se incluyen ya las desinversiones centroamericanas, habrá reducido su deuda neta en unos 12 200 millones de euros, es decir, prácticamente una cifra equivalente al importe que hubiera recibido de Hutchison por la venta de su filial británica O2, una operación que fue vetada por la Comisión Europea.

Envíenos su consulta