¿Clavará el Black Friday más clavos en los ataúdes de los grandes almacenes de Estados Unidos? ¿Habrá más escrutinio de lo habitual en el caso de JC Penney y Kohls Corp tras la decepción de los resultados del tercer trimestre?

Las tiendas de ropa también se han visto sometidas a una gran presión tras un año difícil —especialmente en el caso de Gap, que anunció la dimisión de su director ejecutivo, Art Peck, tras un tercer trimestre particularmente espantoso.

La otra gran incógnita es si Amazon.com cosechará suficiente nuevo negocio para justificar los enormes desembolsos que lastraron su último informe de resultados. Los analistas esperan que los grandes minoristas Walmart  y salgan sin embargo mejor parados que la mayoría, el primero en particular gracias a la recogida de beneficios de la inversión anterior en su oferta online.

1. Venta masiva en Hong Kong mientras Huawei lucha por seguir a flote

Las acciones mundiales se ven sometidas a una gran presión, ya que la confianza en un inminente acuerdo comercial entre Estados Unidos y China flaquea a raíz de la decisión del presidente Donald Trump de firmar la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong.

El Shanghai Composite cae otro 0,6% y el índice Hang Seng de Hong Kong un 2% al inicio de lo que se espera que sea otro fin de semana de disturbios, tras la relativa calma del fin de semana pasado cuando los hongkoneses votaron en masa a los candidatos simpatizantes con los manifestantes prodemocráticos.

2. Sube el IPC de la Eurozona; mejora el desempleo en Alemania

La inflación de la Eurozona ha subido más de lo esperado en noviembre, según cifras preliminares publicadas por Eurostat. Esto reduce la presión sobre la recién nombrada presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, para que tome medidas adicionales en su primera reunión de política monetaria del consejo que se celebra en dos semanas.

La tasa anual principal subió del 0,7% al 1,0% mientras que la tasa básica de IPC subió hasta el 1,3%, su cota más alta en más de seis años. Es probable que eso envalentone a la oposición en cuanto a la relajación monetaria bajo el nuevo régimen.

3. Johnson promete que no habrá subida del impuesto sobre la renta ni del IVA

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha prometido no subir los impuestos sobre la renta ni el impuesto sobre el valor añadido si su partido gana las elecciones generales del Reino Unido el 12 de diciembre. También ha prometido en un programa de radio sacar al Reino Unido de la UE antes de la fecha prevista del 31 de enero si su Partido Conservador consigue la suficiente mayoría.

Johnson también ha implorado a Donald Trump que se mantenga al margen de la campaña electoral cuando visite el Reino Unido la semana anterior a las elecciones. Una cercanía de Johnson y Trump se considera perjudicial para la confianza de los votantes.

4. El dólar canadiense se enfrenta a la prueba del PIB del tercer trimestre de Canadá

Sin más datos de Estados Unidos pendientes de publicación este viernes, es el turno de Canadá, que publicará sus cifras sobre el producto interior bruto del tercer trimestre a las 14:30 horas (CET). Los analistas esperan una tasa de crecimiento anualizada del 1,2% tras la tasa elevada del 3,7% registrada en el segundo trimestre.

El dólar canadiense se ha visto debilitado hasta quedar a un 0,5% de lo que serían mínimos de cinco meses frente al dólar en previsión de las nuevas medidas del Banco de Canadá para respaldar la economía.

La solvencia de la banca europea se mantiene pero su rentabilidad empeora

La solvencia de la banca europea se ha mantenido estable en un año, de junio de 2018 a junio de 2019, pero la rentabilidad sigue baja y ha caído, indicó hoy la Autoridad Bancaria Europea (ABE), que insta a efectuar una gestión proactiva de los gastos operativos para afrontar ese descenso.

La ABE publicó su informe anual de riesgos y vulnerabilidades en el sector bancario europeo y su ejercicio de transparencia 2019, evaluado a partir de los datos de 131 entidades de 27 países del Espacio Económico Europeo.

El ratio de capital frente a activos de riesgo (CET1) se ha mantenido prácticamente estable: en junio de 2019 se situó en el 14,41 %, apenas una décima más que en el mismo periodo del año anterior.

Por países, los ratios más altos estuvieron en manos de Islandia (20,86 %) y Luxemburgo (20,36 %), mientras que en el otro extremo aparecen España (11,57 %) y Bulgaria (11,99 %).

El informe recalcó que la rentabilidad bancaria europea no solo sigue baja, sino que ha caído: el rendimiento de capital (RoE) pasó del 7,2 % al 7 %, y en muchos bancos está por debajo de su coste del capital.

Los bajas tipos de interés y una competencia intensa por parte tanto de otros bancos, como de firmas de tecnología financiera y otros actores financieros se espera que añada presión a dicha rentabilidad.

Al mismo tiempo, según su previsión, un creciente número de casos de blanqueamiento de dinero y operaciones de financiación de terrorismo se suman como elementos destacados en el aumento de los riesgos operativos.

En este entorno, «racionalizar» los gastos operativos, por ejemplo con cierres o reducción de personal, se erige como medida prioritaria para mejorar la rentabilidad.

Entre los puntos positivos, los activos de los bancos se incrementaron un 3 %, principalmente por el crecimiento en los préstamos y títulos de deuda.

El organismo recalcó que su calidad ha mejorado, aunque a menor ritmo que en años anteriores: el ratio de acumulación de préstamos morosos (NPL) pasó del 3,6 % en junio del año pasado al 2,99 % este junio.

Es el nivel más bajo desde que los países europeos armonizaron su definición de la tasa de morosidad en 2014, año en el que en diciembre alcanzó el 6,5 %, pero el deterioro de las perspectivas macroeconómicas podría cambiar esa tendencia.

Grecia (39,24 %) y Chipre (21,5 %) destacaron con los mayores porcentajes, Suecia (0,5 %) y Estonia (0,55 %) con los menores, mientras que en España fue del 3,47 %.

Sus ejercicios de transparencia, con los que la ABE mide la posición financiera de los bancos europeos, son diferentes de los test de resistencia, que evalúan la resistencia de la banca ante escenarios adversos.

En esta ocasión hay 12 entidades españolas analizadas: Abanca Holding Financiero; Banco Bilbao Vizcaya Argentaria; Banco de Crédito Social Corporativo; Banco de Sabadell; Banco Santander; Bankinter; BFA Tenedora de Acciones; Caixabank; Ibercaja Banco; Kutxabank; Liberbank  y Unicaja Banco.

Figuran también, entre otros, los británicos Barclays , Lloyds o RBC; los alemanes Deutsche Bank o CommerzBank ; el italiano Banca Monte dei Paschi di Siena y los franceses BNP Paribas , Crédit Agricole  o Société Générale .

El organismo añadió que el ratio de cobertura, o nivel de protección ante los préstamos impagados de los clientes, ha pasado del 46 % en el segundo trimestre de 2018 al 44,9 % en el de 2019, porcentaje que oscila del 26 % en bancos de Finlandia y Malta al 66 % en los de Hungría y Rumanía.

El grado de apalancamiento (deuda sobre fondos propios) ha permanecido casi estable, con un avance interanual de una décima, hasta el 5,2 %, concluyó la organización, que se instaló en París el pasado junio.

El porcentaje más alto en este último caso lo anotaron Islandia (14,04 %) y Eslovenia (10,57 %), en contraste con Suecia (4,41 %) y Holanda (4,51 %).

La historia sugiere que el S&P 500 puede ir camino de los 3.600 puntos

El S&P 500 experimenta un gran impulso según se acerca el final del año, y ahora la historia podría estar a punto de repetirse. Como se señaló anteriormente el 18 de octubre, el S&P 500 se estaba preparando para un enorme repunte. Ahora que ha ocurrido, y si el gráfico técnico resulta ser correcto, el índice podría ir camino de unos 3.600 puntos en los próximos dos años. Eso podría equivaler a una subida de alrededor del 15% de su nivel actual, 3.153,6, el 29 de noviembre.

Sólo el crecimiento de las ganancias podría recorrer la mitad del camino en 2020. S&P Dow Jones estima que las ganancias subirán aproximadamente un 11,4% en 2020. Mientras tanto, el S&P 500 podría experimentar una mayor expansión múltiple a lo largo del año, lo que propiciaría que el índice alcanzara unos 3.360 puntos en 2020, una subida de alrededor del 7%.

Grindelwald - Suiza

El S&P 500 experimenta un gran impulso según se acerca el final del año, y ahora la historia podría estar a punto de repetirse.

¿Se está repitiendo la historia?

El gráfico técnico indica que el índice se ha liberado de los 22 meses de consolidación mencionados en el artículo de mediados de octubre. El repunte se está produciendo en el mismo período de tiempo que los dos repuntes anteriores de 2013 y 2016. Si el patrón del pasado se repite, el S&P 500 podría ir camino de una subida de unos 750 puntos con respecto al punto de repunte en 2.870 hasta unos 3.620.

Desde 2009, el S&P 500 ha experimentado tres importantes subidas. El paso de 2009 a 2011 correspondió con la subida de aproximadamente 710 puntos del S&P 500. Esto vino seguido de una subida de unos 740 puntos entre 2013 y 2015, y una subida de 750 puntos de 2016 a 2018. Si ese patrón continúa, podríamos estar ante las primeras etapas de la siguiente subida del S&P 500.

El gráfico técnico indica que el índice se ha liberado de los 22 meses de consolidación mencionados en el artículo de mediados de octubre.

Expansión múltiple

La expansión múltiple y el crecimiento de las ganancias pueden ayudar a impulsar el índice en el transcurso del próximo año, situándolo a medio camino del rango proyectado del gráfico técnico. Desde 1988, según datos del S&P Dow Jones, el S&P 500 ha operado con una ratio PER adelantada de en torno a 19. En este momento, el S&P 500 se sitúa en aproximadamente 17,8 veces las estimaciones de ganancias para 2020.

Actualmente, el S&P Dow Jones estima que las ganancias subirán en 2020 un 11,4% hasta un total de 176,92. Utilizando esas previsiones de ganancias y una relación PER de 19 de cara a 2020, el S&P 500 podría subir hasta un 7% más en 2020, llevando el índice hasta un nivel de en torno a 3.360.

Volver a los fundamentales

Puede parecer una locura pensar que el S&P 500 va camino de subir la friolera de un 15% en los próximos dos años. Especialmente teniendo en cuenta que 2019 fue un año lleno de titulares sobre guerras comerciales, ralentización del crecimiento global y una posible recesión en Estados Unidos. Sin embargo, el S&P 500 siempre vuelve al crecimiento de las ganancias a pesar de los titulares del día.

Lo que parece fluctuar es el múltiplo que los inversores están dispuestos a pagar por esas ganancias. El crecimiento de las ganancias en última instancia impulsa la expansión múltiple durante los momentos de crecimiento, mientras que los ratios PER se reducen en tiempos de crecimiento plano o negativo.

Lo que parece fluctuar es el múltiplo que los inversores están dispuestos a pagar por esas ganancias.

Tras un año de crecimiento de ganancias plano y múltiples contracciones, el S&P 500 se encuentra en la cúspide de un período único; uno en el que el mercado parece estar enviando el ensordecedor y convincente mensaje de que el crecimiento económico y de las ganancias podría encaminarse hacia un importante repunte en 2020. Si ése es el caso, todos podríamos estar a punto de embarcarnos en un gran viaje en el futuro previsible.