1. Shinzo Abe anuncia un gran paquete de estímulos fiscales

Japón ha anunciado su mayor paquete de estímulos fiscales de los últimos tres años con la esperanza de levantar una economía que se ha visto muy perjudicada por la ralentización de China, la otra guerra comercial con Corea del Sur, el aumento de los impuestos sobre el consumo interno y, no menos importante, los tifones de los últimos 12 meses.

El paquete global de medidas, de 13,2 billones de yenes, fue mayor de lo esperado, y asciende a alrededor del 1,9% del producto interior bruto previsto durante los 15 meses durante los que se implementará.

2 . La OPEP calienta para el gran momento

La Organización de Países Exportadores de Petróleo se reúne hoy en Viena para establecer su postura sobre si debería reducir aún más su producción el próximo año para respaldar los precios mundiales. La reunión es un preludio de otra con los productores no miembros de la OPEP (el más importante, Rusia), que se celebrará mañana.

La reunión del viernes determinará el destino del llamado acuerdo OPEP+ que expirará a finales de marzo. Las reuniones bilaterales entre ministros no han ofrecido hasta ahora ningún indicio autentico sobre el rumbo del viaje. Si bien algunos —especialmente Irak— han hablado de la posibilidad de aumentar las actuales reducciones de producción existentes en 400.000 barriles más al día, nadie ha respaldado formalmente esta idea en público.

Los futuros de petróleo de Estados Unidos suben un 0,1% hasta 58,52 dólares por barril mientras que los futuros de petróleo Brent de referencia internacional se apuntan un alza del 0,5% hasta 63,33 dólares.

3. Las acciones apuntan a una apertura al alza

Las acciones de Estados Unidos apuntan a una apertura al alza; los problemas de liquidez vuelven a alimentar los temores en torno a una continua guerra comercial.

A las 12:15 horas (CET), los futuros del Dow suben un 0,4% o 113 puntos, mientras que los futuros del S&P 500 se apuntan un alza también del 0,4% y los futuros del Nasdaq 100 avanzan un 0,5%. El Nikkei japonés también subía un 0,5% tras el paquete de estímulos de Abe.

4. Recortes de empleo de Challenger; solicitudes iniciales de subsidio por desempleo

La encuesta mensual de recortes de empleo de Challenger y las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo están muy presentes en la agenda de este jueves, un día antes del informe oficial definitivo del mercado laboral de noviembre.

Los primeros indicios que se percibieron el miércoles no fueron buenos: la evaluación de ADP, que hablaba de una creación de sólo 67.000 empleos en el sector privado el mes pasado fue la más débil de los últimos seis meses, aunque el componente de contratación de la encuesta del sector no manufacturero del Instituto de Gestión de Suministros fue una de las partes más robustas de una encuesta que resultó más débil de lo esperado.

5. La arriesgada política de China

Cada vez es mayor la sensación de política arriesgada en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China, pues Pekín reiteraba el jueves que Estados Unidos tiene que rebajar los aranceles de importación como parte de la fase uno del acuerdo con China.

Ahora sólo quedan 10 días para que entre en vigor la nueva ronda de aranceles de Estados Unidos sobre unos 156.000 millones de dólares en importaciones de China.

Wall Street se recompone por las esperanzas a un acuerdo comercial con China

Wall Street cerró en positivo este jueves tras una mañana con algunas caídas, de las que se logró recuperar, mientras los inversores esperan optimistas a que haya novedades en el frente comercial y la firma de un acuerdo con China.

Al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones de Industriales, el principal indicador, subió un 0,11 % o 29,36 puntos, y se situó en 27.679,14.

El selectivo S&P 500 ascendió un 0,15 % o 4,68 enteros, hasta 3.117,44; y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que aglutina a las grandes tecnológicas, se mantuvo y avanzó ligeramente un 0,05 % o 4,03 puntos, hasta 8.570,70.

Entre los sectores económicos cuyo valor retrocede destacó el energético (-0,35 %), el de productos no esenciales (-0,22 %) y el de bienes esenciales (-0,19 %).

Por contra, subieron las corporativas de materiales (0,66 %), las de comunicaciones (0,39 %) y el sector tecnológico (0,39 %)

El parqué neoyorquino se ha resentido en los últimos días por los comentarios del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre un posible retraso hasta más allá de 2020 en la firma de un acuerdo comercial con China, aunque finalmente en la jornada de hoy los inversores se mostraron algo más optimistas, aunque contenidos, sobre la posibilidad de que el pacto comercial llegue antes del 15 de diciembre, cuando está previsto que se impongan nuevos aranceles.

El ministro de Comercio de China, Gao Feng, dijo en una comparecencia este jueves que las negociaciones de cara a cesar las hostilidades entre Estados Unidos y China están progresando.

Sin embargo, Feng insistió en que para que se dé el acuerdo en cualquier circunstancia, es necesaria una reversión de los aranceles existentes.

Asimismo, algunos analistas han apuntado a que la firma del acuerdo se producirá «más pronto que tarde» y han señalado que los datos positivos en cuanto a las previsiones en el empleo también ayudarán a la bolsa neoyorquina.

En la jornada de hoy, el Dow llegó a caer más de 130 puntos y luego fue recuperándose progresivamente.

Entre las 30 cotizadas en el Dow Jones, destacaron los descensos de 3M (-1,66 %), Boeing (-0,73 %), Cisco (-0,84 %) Travelers Companies (-0,64 %), Walt Disney (-0,57 %) y Dow Inc (-0,54 %).

Una quincena de compañías cerraron en verde encabezadas por la marca deportiva Nike (2,21 %), Apple (1,47 %) y United Health Group (0,96 %).

En otros mercados, el petróleo intermedio de Texas se mantuvo en 58,43 dólares el barril y al cierre de Wall Street, el oro subía a 1.481,20 dólares la onza, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subía ligeramente al 1,803 % y el dólar cedió frente al euro, con un cambio de 1,1106.

Aramco fija en 7,7 euros la acción en la mayor salida a Bolsa de la historia

La petrolera saudí Aramco, la empresa con más beneficios del mundo, fijó el jueves el precio de la acción en 32 riales saudíes (7,7 euros) para asegurar una salida de más de 23.000 millones de euros en la operación de venta pública de acciones (OPV/IPO) más grande de la historia.

El precio definitivo de la acción fue fijado después de que en la medianoche del 4 de diciembre finalizara el periodo de suscripción de acciones para instituciones, que han solicitado títulos por un valor de 397.000 millones de riales saudíes (95.382 millones de euros), según informaron fuentes de la operación.

Estas solicitudes junto a las de los inversores individuales, cuyo plazo de suscripción concluyó el pasado 28 de noviembre suman un total de 446.000 millones de riales saudíes (107.156 millones de euros).

Las solicitudes han superado con creces las expectativas de la empresa, ya que representan el 465 % de lo que había ofertado, sin embargo de momento no ofrecerá más del 1,5 % de su capital (1 % para las instituciones y 0,5 % para los clientes individuales),

Los suscriptores tendrán que abonar las acciones antes del 8 de diciembre y la empresa tiene hasta el 12 de diciembre para devolver el monto de las suscripciones excedentes.

A partir de esa fecha, las acciones saldrán a la bolsa de Riad, Tadawul, cuando esta institución haga un anuncio oficial al respecto.

Aramco se reserva un derecho de compra y de ofertar más acciones hasta los 3.450.000.000 títulos durante los 30 primeros días.

De ofertar esas acciones extra, la empresa recaudaría hasta 110.400 millones de riales saudíes (26.525 millones de euros), frente más de 23.000 millones de euros que se propuso en un primer momento.

La mayor petrolera del mundo garantiza así una OPV/IPO de dimensiones superiores a la de Alibaba (22.500 millones de euros) por un 1,5% de las acciones.

Aramco logró un beneficio neto de 111.100 millones de dólares en 2018, según estimaciones de las agencias crediticias Moody’s y Fitch.

El pasado agosto, Aramco hizo públicos por primera vez sus resultados, anunciando un beneficio neto de 46.938 millones de dólares en el primer semestre de 2019.

La marca supuso, sin embargo, un 11,3 % menos que la del mismo período del año anterior, debido principalmente al descenso de los precios del crudo.

Aramco es el mayor productor de petróleo del mundo, con el 10 % del suministro mundial, pero su salida a bolsa se vio retrasada en varias ocasiones y empañada el pasado septiembre por un ataque con drones y misiles contra dos de sus refinerías, que obligaron al gigante petrolero a suspender temporalmente el 50 % de su producción.

Pese al éxito en las cifras quedan muchas sombras alrededor del periodo de suscripciones debido a la falta de interés por parte de inversores internacionales, algo que ha suplido el gran empuje de suscriptores saudíes y regionales.

La OPV/IPO busca recaudar financiación para los proyectos del plan Vision2030, un ambicioso programa de diversificación económica con ramificaciones en construcción, tecnología, medio ambiente y otros sectores para huir de la gran dependencia del reino del petróleo.

De momento, las acciones sólo saldrán a la venta en la bolsa saudí Tadawul, que anunció esta semana que limitará el peso de los valores de sus índices para que ninguna compañía represente más de un 15 % y así evitar que grandes empresas como Aramco distorsionen los selectivos.

Grindelwald - Suiza

La Organización de Países Exportadores de Petróleo se reúne hoy en Viena para establecer su postura sobre si debería reducir aún más su producción el próximo año para respaldar los precios mundiales.

La OPEP continuará mañana negociando con sus aliados posible recorte oferta

LOS catorce socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) negociarán mañana con Rusia y otros nueve aliados un nuevo posible recorte de su producción de crudo, tras cerrar esta noche su 177 conferencia ministerial sin comunicar el resultado de las negociaciones.

«Hemos decidido no decir nada», explicó a la prensa el ministro iraní de Petróleo, Bijan Namdar Zangeneh, al abandonar la sede de la OPEP tras la reunión a puerta cerrada, que duró más de ocho horas.

Su homólogo venezolano, Manuel Quevedo, se limitó a decir «mañana, mañana», en una aparente alusión a la cita de la llamada «OPEP+» (OPEP y aliados), convocada para el viernes.

El objetivo es fijar el nivel de la limitación de la oferta de crudo que regirá a partir de enero próximo.

Ninguno de los delegados aclaró si se había logrado el consenso necesario que buscaban los socios de la OPEP para asistir mañana con una posición acordada al encuentro con los diez países productores independientes -entre ellos Rusia y México- que se han aliado a la organización en 2016 para apuntalar los «petroprecios».

Una hora antes de terminar la sesión, se había anunciado la cancelación de la rueda de prensa que estaba prevista para la tarde de este jueves.

Pese a la incertidumbre, los «petroprecios» se mantuvieron relativamente estables a lo largo de la jornada, en medio de la prudencia de los inversores que estaban a la espera de conocer el resultado definitivo de las deliberaciones de Viena.

El precio del barril del crudo Brent cerró la sesión en el mercado de futuros de Londres en 63,37 dólares, un 0,6 % más que al finalizar la sesión anterior, mientras que el petróleo intermedio de Texas (WTI) se mantuvo en 58,43 dólares.

Arduas negociaciones

Diversas informaciones oficiosas se fueron filtrando en las últimas horas, según las cuales el grupo de 14 países estaba cerca de acordar un recorte adicional de la producción conjunta de 350.000 barriles diarios (bd), a los que mañana se añadirían otros 150.000 bd de diez productores no miembros de la organización.

Ello supondría profundizar de 1,2 millones de barriles diarios (mbd) a 1,7 mbd la reducción que la llamada OPEP+ (OPEP y aliados) pactó hace un año y que rige hasta fines de marzo próximo.

Previamente, el ministro de Energía de Rusia, Alexandr Novak, había asegurado ante la prensa que un comité interno recomendó adoptar una limitación adicional del bombeo, de medio millón de bd en el primer trimestre, para evitar un exceso de la oferta que podría desencadenar el desplome de los precios.

Sobre la mesa de negociaciones también se estudiaría una eventual extensión del recorte hasta junio o incluso hasta fines de año.

Del compromiso de limitar sus extracciones están exentos Venezuela, Libia e Irán, al haberse tenido en cuenta las caídas involuntarias que sufren sus respectivas industrias petroleras por diversas causas.

Riesgos a la baja de fuera de la OPEP

Los debates están marcados por el temor a un fuerte abaratamiento del petróleo debido a diversos factores que están fuera del control de los productores.

Entre ellos destaca el vigoroso crecimiento de producción previsto en los países no miembros del grupo.

La OPEP calcula que sus rivales añadirán el próximo año 2,17 mbd adicionales al suministro, cifra que duplica el incremento esperado en el consumo petrolero de todo el planeta en 2020 (1,08 mbd) y reduce claramente el volumen de barriles que el mundo requerirá de sus países miembros.

Otros elementos ajenos a la OPEP+, como las tensiones comerciales entre Washington y Pekín, o la intensificación de la lucha contra el cambio climático, amenazan con debilitar la demanda petrolera.

Salida a bolsa de ARAMCO

La cita de hoy coincidió con la fijación de las acciones que la petrolera estatal saudí Aramco pondrá a la venta en su debut en Bolsa, en lo que es la OPV más grande de la historia.

La empresa oferta el 1,5 % de su capital en el parqué de Riad a un precio de 32 riales (8,5 dólares) por título, resultando en una recaudación de unos 25.600 millones de dólares.

Fuentes que pidieron el anonimato aseguraron que Arabia Saudí había estado impulsando hoy un recorte importante de los suministros justamente para fortalecer este proceso de la compañía.

Clima contra la OPEP

En su discurso de apertura de la conferencia, el ministro de Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, que presidió por última vez este foro, admitió que uno de los asuntos «más importantes que afectan a la industria (petrolera) es el desafío climático».

Al recordar que actualmente tiene lugar la Cumbre del clima COP25 en Madrid, Quevedo subrayó el compromiso de la OPEP con el Acuerdo de París, una postura que sin embargo no parece convencer a muchos.

Con carteles diciendo «Quema la pobreza y no el petróleo», «Mantenlo bajo el suelo», un grupo de jóvenes activistas se manifestaron contra el cambio climático a primera hora de hoy ante el secretariado de la OPEP, en pleno centro de Viena.

Los manifestantes, disfrazados de coloridos animales amenazados de muerte, quisieron recibir así a los representantes de los grandes productores de crudo, pero la policía solo les permitió permanecer una hora, antes de la llegada de los delegados.

Para mañana, viernes, está convocada otra protesta mayor, apoyada por «FridaysForFuture» (Viernes por el futuro), que pretende acercarse otra vez a la sede de la OPEP para pedir «el abandono de la era del petróleo».