El COVID-19, recientemente declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud, es un tipo de coronavirus que produce síntomas muy parecidos a los de la gripe, aunque no posee un tratamiento específico.

Desde sus primeros brotes en noviembre de 2019 en Wuhan, China, se ha expandido alrededor del mundo, llevando a que nuestra cotidianidad se viera afectada al tener que resguardarnos en cuarentenas –medida aplicada por muchos países tanto de Asia como Europa y América–como prevención ante su rápido crecimiento.

Los cambios no solo se limitan a evitar el contacto con otros seres humanos: muchos países han tenido que implementar medidas para prevenir que la situación en su territorio empeore. Veamos el caso de Vanuatu, una de las mejores jurisdicciones en cuanto a ofertas de ciudadanías por inversión.

Vanuatu y el COVID-19

El número de infectados por COVID-19 aumenta a escalas incalculables, aumentando también el número de fallecidos, lo cual es un indicio de que, al menos por los momentos, el virus no está desacelerando. Incluso China, donde recientemente disminuyó la cantidad de diagnósticos por día, está detectando nuevos casos (aunque en menor medida).

De los más de 180.000 casos en el mundo, casi la mitad ha sido diagnosticada en China, el cual es, al mismo tiempo, el país del cual proviene gran parte de los solicitantes de la ciudadanía por inversión de Vanuatu.

Ante esta situación, las entidades gubernamentales de Vanuatu han tomado la decisión de cancelar de manera indefinida la entrega de pasaportes por funcionarios vanuatenses en territorios donde el COVID-19 esté desenfrenado, como ocurre en China y ahora Italia y España.

Hay que tener en cuenta que Vanuatu es una de las pocas naciones en las que se exige una ceremonia física en la que se hace entrega del pasaporte por funcionarios designados, acto que oficializa el recibimiento de la nueva ciudadanía.

Ya que la mayoría de las solicitudes eran recibidas desde China, la entrega generalmente se pautaba en Hong Kong. Por supuesto, en estos momentos es impensable que tal actividad se pueda llevar a cabo.

Además de esto, tampoco se estarán enviando pasaportes a ningún país que pertenezca al sudeste o norte de Asia, como medida preventiva.

Desde el mes pasado, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció que quienes hayan estado en territorio chino no tendrán permiso para entrar en el paíspor hasta 14 días (con excepción de ciudadanos australianos, claro). Una medida que, aunque puede parecer extrema, evitará los contagios en Vanuatu.

De hecho, hasta los momentos, Vanuatu no ha registrado ningún caso de COVID-19, siendo uno de los pocos países del mundo sin casos positivos.

Grindelwald - Suiza

Ante esta situación, las entidades gubernamentales de Vanuatu han tomado la decisión de cancelar de manera indefinida la entrega de pasaportes por funcionarios vanuatenses en territorios donde el COVID-19 esté desenfrenado, como ocurre en China y ahora Italia y España.

Medidas tomadas por otros países

Por supuesto, el CBI de Vanuatu no es el único que ha sido enmendado ante esta situación global. Antigua y Barbuda, otra nación con una gran cantidad de solicitudes de CIP provenientes de China, ha cerrado sus fronteras para este país.

Esto no solo afecta a los viajeros, sino también a quienes hayan sido beneficiarios del programa de ciudadanía, ya que están obligados a pasar al menos cinco días en el país caribeño luego de recibir el pasaporte para no perder dicho estatus. Igualmente, tanto Santa Lucía como Dominica cerraron sus fronteras.

Es importante tener en cuenta que, si bien en términos generales estos países cuentan con un excelente sistema de salud y protección, no es sabio afirmar que están preparados para una crisis de esta magnitud, ya que son territorios muy pequeños que dependen en gran parte del turismo.

¿Se mantiene el CBI de Vanuatu?

Sí, de hecho, el Gobierno de Vanuatu ha tomado otra medida clave para darlecontinuidadal programa de ciudadanía por inversión: el juramento de lealtad podrá tomarse a través de una videoconferencia (tanto el solicitante como los dependientes incluidos en la solicitud).

Sin embargo, la decisión de no enviar pasaportes a las regiones más afectadas de Asia se mantiene, por lo que solo los ciudadanos de países en los que se registran pocos casos de COVID-19 serán aceptados como solicitantes.

¿Qué hacer? Actuar cuanto antes. Si usted está interesado en obtener una ciudadanía por inversión en Vanuatu y vive en América Latina o algún territorio en el que aún no se estén confirmando cifras altas, puede realizar el procedimiento a distancia.

Puede aprovechar la oportunidad y no tendrá que trasladarse para participar en una ceremonia, sino hacerlo únicamente a través de la videoconferencia.

Aunque en 2019 el programa de Vanuatu tuvo una enmienda en el monto solicitado (la cifra básica pasó a 145.000 USD), sigue siendo uno de los mejores destinos con un precio bastante asequible.

En Mundo Offshore, esta es una de las jurisdicciones predilectas gracias a que su industria bancaria goza de un excelente historial pues no ha experimentado colapsos ni inconvenientes de liquidez (esto se debe a que son muy celosos en cuanto a préstamos e inversiones).

Es importante mantenerse atentos a cualquier actualización, ya que las medidas tomadas por los diversos países dependen pura y exclusivamente del avance del COVID-19. Comuníquese con nosotros y aclare sus dudas durante nuestra primera hora de consulta gratis.