El sistema bancario en Canadá es ampliamente considerado como uno de los más seguros a nivel global, clasificándose como el más sólido del mundo durante seis años consecutivos (2007-2013), según los informes del Foro Económico Mundial, publicados en octubre de 2010. Según otro informe emitido por la oficina del Ministro de Finanzas en 2002, los bancos de Canadá, también llamados bancos autorizados, tienen más de 8,000 sucursales y casi 18,000 cajeros automáticos (ATM) en todo el país. El informe continúa diciendo que «Canadá tiene el mayor número de cajeros automáticos per cápita en el mundo y se beneficia de los niveles más altos de penetración de canales electrónicos como tarjetas de débito, banca por Internet y banca telefónica». Datos más recientes publicados por el Banco Mundial muestran que, desde el 2017, Canadá tiene 227.82 cajeros automáticos por cada 100,000 adultos, lo que posiciona al país en el tercer lugar del mundo en este tópico.

La banca en Canadá comenzó seriamente a migrar de las operaciones bancarias tradicionales en el extranjero a un sistema local. Pronto siguieron otras instituciones, comenzaron sus negocios y, luego de un largo proceso de aprobación, iniciaron los negocios bancarios no regulados. Estas instituciones emitieron sus propios billetes locales como moneda. Sin embargo, durante la década de 1850 y principios de 1860, una serie de quiebras bancarias causaron la pérdida de confianza en los billetes. La aprobación de la Ley de Billetes Provinciales en 1866 permitió a los gobiernos federales y regionales comenzar a introducir sus propios billetes. Con la Confederación Canadiense en 1867, el nuevo gobierno de Dominion obtuvo el control total sobre la moneda y la banca. En 1871, el gobierno federal aprobó la Ley del Banco, con la cual se inició el proceso de someter a todos los bancos registrados en el país a una regulación común.

El sistema bancario canadiense ha sido considerado por los expertos de la industria como uno de los más sólidos y estables del mundo.

Los »Cinco Grandes» bancos

Si bien la mayoría de los bancos canadienses operan solo dentro de Canadá, los Cinco Grandes se describen exactamente como conglomerados financieros canadienses multinacionales que tienen una gran división bancaria local. En el año fiscal 2007, el segmento canadiense de RBC llamado «Servicios Financieros Personales» (el segmento más relacionado con lo que tradicionalmente se consideraba la banca minorista) tuvo ingresos de solo 5,082 millones de CAD (o 22.6%) de un total de 22,462 millones de CAD. Las operaciones minoristas canadienses de los Cinco Grandes comprenden otras actividades que no necesitan ser desarrolladas desde un banco regulado. Estas otras actividades incluyen fondos mutuos, seguros, tarjetas de crédito y actividades de corretaje. Además, tienen grandes filiales internacionales. Las operaciones bancarias canadienses de los Cinco Grandes se llevan a cabo en gran medida fuera de cada empresa matriz, a diferencia de los bancos estadounidenses que utilizan una estructura de sociedad de cartera para mantener sus principales filiales bancarias minoristas.

Estructura

Los bancos de Canadá están regulados y autorizados federalmente de conformidad con la Ley del Banco. Sin embargo, algunas actividades subsidiarias están normadas regionalmente, incluidos los servicios de fideicomisos y muchas operaciones del mercado de valores.

Las instituciones bancarias de Canadá son supervisadas ​​a nivel federal por la Oficina del Superintendente de Instituciones Financieras (OSFI). Los depósitos en dólares canadienses de hasta 60,000 $, con plazo original de vencimiento inferior a cinco años, están asegurados a través de la Corporación de Seguros de Depósitos de Canadá (CDIC), que también ejerce una influencia reguladora.

Los bancos en Canadá se distinguen dependiendo de si son de propiedad nacional o extranjera y de si sus acciones están distribuidas (conocidos como bancos de la Lista I) o no (bancos de la Lista II). En general, debido al papel crucial que desempeñan en la economía de Canadá, los cambios en la propiedad de cualquier parte importante de las acciones de un banco u otra institución financiera federal, requieren la aprobación del Ministro de Finanzas.

Los principales bancos autorizados (los «Cinco Grandes») son el corazón del sistema bancario de Canadá, debido a su tamaño y al alcance de actividades, así como a su función central en operaciones como pagos, compensaciones y liquidaciones. Estas instituciones representan casi el 90% de los activos bancarios en Canadá. Todos son bancos de la Lista I y, como tal, es un requisito de la Ley del Banco que sus acciones sean distribuidas y que ninguno posea más del 10% de cualquier clase de estas.

Otra parte del panorama bancario canadiense es el sector extranjero, compuesto por subsidiarias y oficinas de representación de muchos de los bancos más importantes del mundo. Las instituciones extranjeras representan casi el 10% de los activos del sector bancario de Canadá. Si bien una subsidiaria de un banco extranjero tiene una importante red de sucursales que opera en los mercados minoristas, la institución extranjera típica se caracteriza por tener una operación mucho más pequeña que se centra en la banca mayorista y en los préstamos comerciales de alto nivel. Como sus acciones no están distribuidas, todos los bancos extranjeros se clasifican en la Lista II en virtud de la Ley del Banco. A los bancos extranjeros se les permitió establecer filiales en Canadá en 1980. Desde entonces, se han eliminado varias restricciones importantes para ellos, debido en gran parte a acuerdos integrales de libre comercio, primero con los Estados Unidos y México, y más recientemente con los signatarios de la Organización Mundial del Comercio. Además de la necesidad de establecer filiales, el acceso de bancos extranjeros a Canadá se considera sencillo para aquellas instituciones sólidas, bien administradas y verificadas.

La tercera parte del sistema bancario de Canadá (2.5% de los activos) consiste en un grupo de bancos nacionales relativamente pequeño pero rentable y en crecimiento.

Grindelwald - Suiza

El sistema bancario en Canadá es ampliamente considerado como uno de los más seguros a nivel global, clasificándose como el más sólido del mundo durante seis años consecutivos (2007-2013).

¿Por qué emigrar a Canadá? – ¡Disfrute de una mejor calidad de vida!

  • Elegido como el mejor país para vivir (desde 1994).
  • Tiene la esperanza de vida más alta del mundo (una expectativa promedio de 79 años).
  • Tiene uno de los ambientes más limpios del planeta.
  • Tiene un sistema de bienestar desarrollado (ver arriba).
  • El país se enorgullece de su diversidad cultural.

Programa PEQ

El Programa de Experiencia de Quebec (PEQ) es un proyecto de inmigración designado regionalmente y aprobado por la Oficina de Inmigración de Quebec el 14 de febrero de 2010. Es una prioridad y un proyecto acelerado de dicha oficina. Su cuota de inmigración no está restringida por la Inmigración Federal Canadiense, ni necesita una gran cantidad de garantía de capital u oferta de trabajo por parte de los empleadores canadienses. Una vez que usted obtenga el Certificado de Selección de Québec (CSQ) a través del programa PEQ, puede someterse al proceso de la Inmigración Federal Canadiense para obtener la residencia permanente en Canadá.

Requisitos que debe cumplir el solicitante

  1. Tener al menos 18 años de edad.
  2. Completar un programa profesional de 1800 horas en Quebec (acceso más fácil: Diploma en Formación Profesional Secundaria de 1800 horas).
  3. Asistir a una prueba estandarizada de francés como TEFAQ y TCFQ y lograr un nivel B2 en las habilidades de comprensión auditiva y expresión oral.

Ventajas del PEQ

Desde el punto de vista del tiempo, la economía y el costo de la energía, el diploma de formación profesional secundaria (1800 horas) es, sin duda, la calificación más rentable que cumple con los requisitos del proyecto PEQ, es decir, menos inversión, poca dificultad y crecimiento en corto tiempo.

Acerca de nosotros

Somos un centro de aprendizaje de idiomas con sede en Montreal, que trabaja con Mundo Offshore, y que brinda servicios de paquetes basados en el PEQ, a estudiantes de cualquier parte del mundo que desean emigrar a Canadá y aprender francés. Nuestros servicios de paquete incluyen:

  • Curso de francés de 500 horas que prepara al estudiante para los futuros programas profesionales de 1800 horas (condición 1)
  • Asuntos de visas y permisos (visa de residente temporal, permiso de estudio, permiso de trabajo cooperativo, permiso de trabajo de tres años, CSQ y PR, etc.)
  • Establecimiento y asistencia para la adaptación a la vida cotidiana.

Nos gustaría promocionar nuestro paquete de servicios relacionados con PEQ a todos los candidatos latinoamericanos/suramericanos en función de sus necesidades particulares.

Sobre las tarifas

Sabemos que inmigrar a Canadá al unirse al programa PEQ es una gran inversión de vida para usted y su familia, por lo que nos gustaría facilitar el proceso y hacerlo más rentable para todos nuestros estudiantes latinoamericanos /suramericanos. Cada candidato cancela las tarifas correspondientes en lapsos de tiempo separados, es decir, desarrollamos el proceso paso a paso y usted realiza el pago de la misma manera.

Paso 1: Antes de ingresar a Montreal, cada estudiante debe pagar la siguiente tarifa para comenzar el proceso:

  • Tasa de solicitud de abogado TRV: 700 CAD por estudiante (no reembolsable independientemente del resultado).

Paso 2: Al obtener el TRV canadiense, cada estudiante debe pagar las siguientes tarifas antes de venir a Montreal para asistir a nuestro curso de francés de 500 horas:

  • Solicitud de permiso de estudio en Canadá: 5,000 CAD por estudiante (si usted no tiene resultados satisfactorios, este pago es totalmente reembolsable). Existe casi un 100% de éxito; sin embargo, solo para su tranquilidad, si usted falla, esta cantidad es totalmente reembolsable.
  • Curso de francés de 500 horas: 5,000 CAD por estudiante (no reembolsable).
  • Plan de la primera llegada: le proporcionaremos asistencia para el asentamiento inicial de forma gratuita, incluyendo recogida en el aeropuerto, alojamiento económico, tarjeta bancaria, tarjeta de telecomunicaciones, suministros de vida, etc.)

Nota importante: Al tener el TRV, cada estudiante debe pagar 10,000 CAD a nuestro centro de estudios para reservar su cupo. Sin esto, no estamos obligados a proporcionar ningún servicio adicional mencionado anteriormente.

Paso 3: Normalmente, cada estudiante tendrá el permiso de estudio cuando termine el curso de francés de 500 horas y antes de ingresar al centro de capacitación, cada uno debe pagar la matrícula para el programa:

  • Programa de formación impartido en francés de 1800 horas: 23,000 CAD por estudiante (en 2 cuotas, cobradas por el centro de formación).

Al graduarse y someterse al proceso de inmigración, cada estudiante debe pagar la tarifa de servicio legal a nuestro abogado de inmigración:

  • Solicitud de permiso de trabajo de tres años, CSQ y residencia permanente: 2,000 CAD por estudiante (no reembolsable).

Nota: hay tarifas gubernamentales relacionadas con visas, permisos y otros documentos emitidos por el gobierno. Todos los honorarios y gastos de vida deben ser pagados por el estudiante.

 Nuestros expertos están altamente especializados en banca e inmigración. Contáctenos para realizar una consulta.