Seguramente usted habrá escuchado acerca de la “diversificación de activos”, esta es una práctica muy común en el mundo de las inversiones y las finanzas que permite disminuir las probabilidades de perder su capital. ¿Cómo? Escogiendo varias jurisdicciones para depositar su dinero, ya sea por una inversión o tan solo el resguardo en cuentas bancarias internacionales.

Es un método que puede resultar muy efectivo, siempre y cuando usted sea cuidadoso al momento de escoger los países que más adelante tendrán que ser responsables por sus activos.

La clave está en estudiar los puntos que convierten un territorio en uno apto y confiable, tanto para sus ciudadanos como para extranjeros, y un excelente caso de ello es Panamá.

La confianza panameña, es decir, la confiabilidad que percibimos para forjar relaciones económicas con este Estado, es respetable y con buenas referencias a nivel mundial. Veamos cómo ha ocurrido y si realmente podemos considerar ser parte del sistema bancario de Panamá.

¿Qué constituye la confianza panameña?

Antes de pasar al avance económico, es necesario detenernos por un momento en otras áreas de igual importancia como la estabilidad social y política.

Se trata de un país democrático con un modelo económico liberal que ha logrado generar una clase media, la cual poco a poco predomina más en la sociedad. Esto gracias a la disminución del desempleo y alto desarrollo humano conseguido en las últimas dos décadas (para el 2018, se estimaba que al menos 150.000 personas habían dejado atrás su situación de pobreza).

Sin duda, Panamá es un país confiable y estable en ámbitos sociales y políticos, y es que estamos hablando de un territorio que busca siempre ofrecer estos beneficios para extranjeros de cualquier parte del mundo, pues sus entidades gubernamentales han comprendido la importancia de atraer inversiones internacionales.

Tan solo en el 2018 se registró un incremento de un 21.4 % de la IED (Inversión Extranjera Directa) debido a que se alcanzó un saldo neto de más de 5.500 millones USD, un gran avance en comparación con el 15 % que se obtuvo del 2016 al 2017.

Grindelwald - Suiza

Sin duda, Panamá es un país confiable y estable en ámbitos sociales y políticos, y es que estamos hablando de un territorio que busca siempre ofrecer estos beneficios para extranjeros de cualquier parte del mundo.

Al existir interés o promoción por parte del Estado, hay más facilidades para que los extranjeros formen parte del sistema bancario panameño. Así, será posible tener una cuenta bancaria a distancia sin tener que trasladarse hasta el país (si cuenta con el respaldo de agentes autorizados).

Asimismo, también se facilita la estadía legal en Panamá para quienes lo requieran. Desde numerosas visas temporales hasta la posibilidad de obtener la residencia permanente en poco tiempo (y, posteriormente, la ciudadanía), hay diversas opciones que se pueden adaptar a su perfil.

Pero de todos los puntos, lo que permite que la confianza panameña se mantenga de manera estable es la disposición del país de contribuir con las organizaciones internacionales que se encargan de evitar que las inversiones se conviertan en actividades ilegales. Son este tipo de acciones las que evitan que Panamá permanezca en “listas negras” de las organizaciones regulatorias internacionales.

Por ello, desde 2018, Panamá forma parte del Estándar Común de Reporte (CRS), un acuerdo de intercambio automático de información  fiscal en el que los países involucrados deberán entregar un informe anual.

¿Significa esto que ya no será seguro proteger su dinero en Panamá? Todo lo contrario, las entidades gubernamentales cada vez se esfuerzan más en asegurarse de que las personas interesadas en establecer relaciones comerciales con la nación no tengan antecedentes penales ni estén involucradas en ningún tipo de acción ilícita.

Si le preocupa el CRS, tenga en cuenta lo siguiente: usted puede establecer su residencia fiscal en Panamá y, por lo tanto, solo se tendrá que reportar a esta jurisdicción ya que en Panamá existe un sistema tributario territorial (no tendrá que pagar impuestos por ganancias generadas fuera del país).

¿Qué podemos concluir? Panamá es uno de los principales centros financieros de toda la región gracias a que puede ofrecer estabilidad y confianza a inversionistas de todo el mundo, recordemos que, además, su moneda está ligada al dólar estadounidense, lo que evitaría fluctuaciones graves.

Su funcionamiento impecable tiene mucho que ver con que se han creado organizaciones que regulan dichas actividades, tal como la Superintendencia de Bancos, quien está a cargo de la supervisión bancaria y fiduciaria.

¡Usted también puede ser parte de la banca panameña! En Mundo Offshore le ayudamos a proteger su legado con los dispositivos disponibles en Panamá como una cuenta bancaria internacional o un fideicomiso, todo depende de sus necesidades y exigencias.

Contáctenos, nuestra primera hora de consulta es gratis.