Dinero & Divisas

0

Nota del Editor:

https://mundooffshore.net se complace en publicar esta contribución de Baruch. Con más de 35 años en el “mundo offshore”, Baruch es una de las voces detrás de MyCBS.biz y conocido por su firme y conservadora visión sobre la libertad individual y la protección financiera.

PARTE III – LA CREACIÓN DE DINERO

En la segunda parte de esta serie sobre el Dinero & Monedas, vimos a EEUU abandonando el patrón oro. Antes y después de ese país, otras naciones también lo hicieron, aumentando así la posibilidad de crear dinero inorgánico, es decir sin respaldo.

Ese es el caso de un país irresponsable que le pide a su Banco Central que le facilite 100 millones en préstamo para programas sociales, infraestructura o lo que sea. Ahora, un Banco Central, como cualquier otro banco o empresa, tiene dos columnas principales en su balance: activos y pasivos; la suma de todos los activos debe ser igual a la suma de todos los pasivos. Para que el Banco Central pueda anotar la salida de 100 millones, debe igualmente asentar la entrada de algo equivalente. En esta caso, el estado lo que hace es entregarle al Banco Central promesas de pago, pagarés «Soberanos» o papelitos similares, ascendentes a cien millones. El Banco Central se da por satisfecho (no le queda otra opción ya que no es independiente, si no pregúntele a los anteriores banqueros centrales argentinos) y entrega en préstamo los 100 millones al estado al 2% anual.

Como al estado las entradas no le alcanzan, al año siguiente vuelve a pedir prestado al Banco Central, esta vez por 250 millones, 102 de los cuales usará para pagar el préstamo anterior y sus intereses, y 148 para su uso. Semejante sistema llevado a cabo una y otra vez introduce en el país dinero nuevo que no tiene una contraparte de valor real y por ser inorgánico, genera inflación y obliga a que la tasa de intereses suba.

Otra forma en que se crea dinero es cuando los particulares piden préstamos. Puesto de una manera muy simple, el primer día de un mes x el banco A recibe solicitudes de crédito de personas, comercio e industrias por un total de 100 millones. Las garantías ofrecidas por los solicitantes son apropiadas (bienes raíces, acciones en empresas, etc.) por lo que el banco aprueba los créditos a un 6 % de interés anual.

Con las garantías en la mano, el banco A acude al Banco Central del país y solicita un crédito por 100 millones el cual es concedido a un interés del 2 % y contra dichas garantías. Así nuevo dinero es creado e ingresado en la economía. Nótese sin embargo, que este dinero, deuda, es un dinero temporal, porque cuando la deuda se salde, el dinero desaparecerá: los prestatarios irán al banco A a reclamar la devolución de sus garantías una vez que hayan cancelado sus préstamos. El banco A irá con parte del dinero pagado por los prestatarios y cancelará al Banco Central el préstamo que tomó. El Banco Central devolverá a su vez las garantías que había tomado (las cuales el banco A regresará a sus clientes) al recibir el pago del dinero prestado de manos de manos del banco A, en otras palabras, el dinero desaparecerá de circulación.

Como vemos en los dos casos anteriores, el dinero no es otra cosa que deuda. Tanto las promesas de pago del gobierno como las garantías de los particulares son anotados en los activos del Banco Central y los billetes que salieron a cambio… en el pasivo.

Pero existe otra manera de crear dinero, “virtual”, que existe debido al modelo de sistema bancario que viene operando en todo el mundo. Nuevamente, este dinero no es sino deuda.

Se calcula que sólo el 5 % de todo el dinero del mundo está representado en billetes o monedas de metal; el 95 % “existe” sólo en forma electrónica, como registros en los libros de los bancos.

El tipo de sistema bancario que impera en nuestros días es llamado de “reserva fraccional”. Toma su nombre de la forma en que un banco debe de actuar cuando recibe depósitos de sus clientes. En lugar de mantener disponible un 100 % de lo que sus clientes depositan para poder responder a los requerimientos de retiros, el moderno sistema bancario sólo obliga a los bancos a mantener una pequeña parte o fracción de dichos depósitos y a prestar el resto.

Repito, la banca de reserva fraccional consiste en que un banco debe mantener reservas iguales a sólo una fracción del dinero que recibe en depósitos, con el fin de atender la demanda de retiros. Si la norma dice que dicha reserva debe ser del 10 %, eso quiere decir que por cada $ 1,000 que un banco reciba en depósitos, por ejemplo, deberá tener en reserva $100 y puede usar los otros $900 para prestarlos.

Si diez personas depositan $ 10,000 c/u en sus cuentas de ahorros o cuentas corrientes, el banco reserva $10,000 para cubrir los posibles retiros que pudieran darse. Los $90,000 restantes, conforme a la ley que rige el sistema bancario fraccional, los presta a la Sra. Arias.

La Sra. Arias recibe el cheque de $90,000 y con él paga a la Constructora Alpha el apartamento que quería comprar. Cuando la Constructora Alpha deposita el cheque, el banco reserva $ 9,000 y presta los $ 81,000 restantes a Alimentos Pico que deposita inmediatamente el cheque del préstamo para pagar un lote de insumos que necesita.

El banco reservará entonces $8,100 de ese depósito y prestará $72,900… el proceso se repite en teoría hasta agotar el último centavo posible de ser prestado, momento en el cual el banco habrá terminado prestando $900,000, que habrán salido no de los primeros $100,000 que recibió en depósito, tampoco de su dinero: simplemente los habrá creado de la nada.

La capacidad de creación de dinero de la nada se multiplica aún más debido a que muchos bancos centrales no le exigen a los bancos comerciales ninguna reserva para depósitos a largo plazo. Por otro lado el pago de los préstamos hace que el dinero que se prestó desaparezca, quedando en circulación sólo el “nuevo dinero” creado excedente: los intereses, dinero que queda en manos del banco. Se entiende entonces la necesidad de la banca de aumentar al máximo la cantidad de dinero prestado para poder mantener el carrusel, y el porqué constantemente ofrecen créditos de consumo y tarjetas de crédito al público.

También creo que se entiende que tal modelo no puede sino colapsar en determinado momento y obliga a que se formule la pregunta de si la mejor alternativa de guardar las reservas personales, el futuro de la familia, sea el dinero en el banco…

Un saludo a su futuro,
Baruch
Estructuras y Cuentas Bancarias Offshore
Si desea contactarnos…

Parte 4 – Ventajas atribuidas a la inversión en divisas
_______________________________

Este artículo fue publicado originalmente en MyCBS.biz
Copyright © 2014

Lo invitamos a visitar nuestra página Offshore Pro Group donde podrá encontrar precios de algunos de nuestros servicios, o bien, puede escribirnos a  [email protected] nuestro equipo estará encantado de apoyarlo en sus requerimientos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Proteja su legado con nuestros
Programas de ciudadanía por
Inversión
Solicite una consulta
ENVIAR
 Haz tu vida mejor 
Suscribir
SUSCRÍBASE AHORA