El presidente Donald Trump se dispone a atacar a China en represalia por reprimir a Hong Kong, y los mercados de valores de Estados Unidos están recogiendo los beneficios de las ganancias de la semana en consecuencia.

Hay otra avalancha de datos encabezada por los gastos e ingresos personales de los consumidores, que deberían marcar el punto bajo del ciclo de la pandemia, mientras que el presidente de la Fed, Jerome Powell, comparecerá de nuevo. Renault se une a Nissan en la reducción de plantilla y de su capacidad, mientras que los precios del petróleo también siguen teniendo problemas tras los datos bajistas sobre las reservas de Estados Unidos del jueves.

Aquí tenemos las cuestiones principales de las que hay estar pendientes este viernes, 29 de mayo, en los mercados financieros.

  1. Trump se dispone a atacar de nuevo a China por el tema de Hong Kong

El presidente Donald Trump anunciará nuevas medidas de política monetaria contra China al final de esta semana, en un momento en que las relaciones entre las dos mayores economías del mundo parecen muy tensas.

Trump ofrecerá una rueda de prensa más tarde sobre las inminentes medidas de represalia contra Pekín por suspender de forma efectiva la autonomía de Hong Kong y supuestamente maltratar a su minoría musulmana en el estado occidental de Xinjiang.

Puede que Trump anuncie el fin de los privilegios comerciales de Hong Kong con Estados Unidos, dado que Estados Unidos ha vinculado estos privilegios al cumplimiento de Pekín de su promesa de cumplir con el acuerdo de «un país, dos sistemas» tras retomar el control de la antigua colonia británica en 1997.

  1. Powell comparecerá tras otro aluvión de datos

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, toma el micrófono de nuevo a las 17:00 horas (CET), y podría dar su valoración sobre el obstinadamente negativo último informe de solicitudes iniciales de subsidio por desempleo publicado el jueves.

El mercado prefirió centrarse en la caída de las solicitudes recurrentes de subsidio por desempleo que apuntaban al menos a una discreta recuperación de la contratación.

Continua el flujo de datos negativos de la economía estadounidense este viernes con la publicación de datos de ingresos y gastos personales de abril a las 14:30 horas (CET).

También tendremos la lectura preliminar del índice de confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan de mayo a las 16:00 horas (CET) El índice del Conference Board publicado a principios de esta semana mostraba un decepcionante repunte desde lo que probablemente habrá sido el mínimo cíclico de abril.

  1. Las acciones apuntan a una apertura a la baja ante la recogida de beneficios

Las acciones de Estados Unidos abrirán a la baja este viernes cuando los alcistas se escondan al final de una semana fuerte, desconfiados de mantener las posiciones largas abiertas a las puertas de un fin de semana que podría contener algunos riesgos políticos desagradables.

A las 12:30 horas (CET), el contrato de futuros del Dow Jones 30 baja 83 puntos, o un 0,3%, mientras que el contrato de futuros del S&P 500 se deja un 0,2% y el contrato del Nasdaq 100 un 0,2%

Las acciones de Facebook y Twitter se colocan de nuevo en el centro de todas las miradas después de que el presidente Trump firmara un decreto que tiene como objetivo permitir que los reguladores federales responsabilicen a las empresas por las restricciones a la libertad de expresión percibidas. El decreto, que ha sido criticado por Facebook, Twitter y Google, es probable que desencadene una serie de desafíos legales.

También acaparan la atención Salesforce, VMWare y Dell, que publicaron resultados mejores de lo esperado tras la campana del jueves, y Ulta Beauty, que se desplomó y ha anunciado unas inesperadas pérdidas en su último trimestre.

  1. Renault y Nissan reducen su capacidad en respuesta a la caída; VW apuesta por China y los vehículos eléctricos

La industria automovilística mundial está tomando medidas cada vez más severas para mantenerse a flote. El gigante francés del automóvil Renault ha dicho este viernes que recortará casi 15.000 puestos de trabajo, de los cuales casi 5.000 estarán en un mercado interno estrictamente regulado.

Eso ha apaciguado al Gobierno francés, su mayor accionista, congelando los planes de desplegar expansiones de capacidad en lugares más baratos como Rumania y Marruecos. En general, va a reducir la capacidad en alrededor de un 20%. Las medidas se producen un día después de que su socio de alianza global Nissan anunciara medidas similares de reducción de costes, incluido el cierre de una gran planta en Barcelona, España.

Por otra parte, la Volkswagen de Alemania ha aumentado sus apuestas en China y los vehículos eléctricos. Va a invertir 1.100 millones de dólares para aumentar su participación en una acción conjunta con el fabricante de vehículos eléctricos JAC del 50% al 75%, y gastará otros 1.100 en adquirir una participación en un fabricante de baterías local.

  1. El petróleo sigue teniendo problemas tras los datos de reservas

Los precios del petróleo también se están consolidando tras dos semanas de sólidas ganancias, ante las preocupaciones de que el repunte pueda haber llegado demasiado lejos, demasiado rápido.

El aumento de las reservas de petróleo de Estados Unidos, confirmado por los datos del Gobierno del jueves, ha puesto de relieve lo lejos que sigue estando la demanda de los niveles registrados anteriormente en el año, así como la reactivación de las dudas sobre la disciplina de la producción por parte de los proveedores.

Gran parte del aumento de las reservas de la semana pasada se debió a las importaciones, en particular de Arabia Saudí.

Trump tiñe de rojo los mercados: Tensión sobre el anuncio sobre China.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vuelve a ser el centro de atención de los mercados tras anunciar que comparecerá en rueda de prensa este viernes para hablar sobre China, si bien no ha ofrecido más detalles. Tampoco se sabe, de momento, la hora. De momento, los mercados esperan en rojo.

Este mensaje llega justo cuando China ha aprobado la ley de seguridad nacional que ha devuelto el caos a Hong Kong, algo que la Administración Trump calificaba de “grave error”.

“Trump dijo que se adoptarán medidas tras la reciente aprobación por el parlamento chino de la mencionada ley de seguridad para Hong Kong y que HOY se discutirán las mismas. En este sentido, el asesor económico del presidente, Kudlow, calificó de ‘gran error’ la decisión de China en relación a Hong Kong”.

“Hoy las bolsas asiáticas también han cedido posiciones a la espera de conocer las medidas que adopta EE.UU. contra China por este tema. Los inversores temen que se pueda romper la frágil tregua comercial alcanzada en diciembre entre ambos países tras la firma de la fase 1 del tratado comercial”, añaden estos expertos.

“Evidentemente, el mercado no espera nada bueno de esa rueda de prensa y lo está descontando por anticipado con las bajadas que se ven a estas horas”, afirma Manuel Barrachina, CEO de Pro Luxe Office.

“Existe la posibilidad de que EE.UU. opte por quitar a la ciudad autónoma su estatus especial y que pase a tratarla como una ciudad más de China, lo que podría provocar que la isla termine perdiendo el papel de centro financiero de la región que ostenta en la actualidad. El riesgo es que China ha dicho que adoptará represalias, y éstas son las que más temen los inversores, ya que pueden afectar a las relaciones comerciales entre ambos países en un momento en el que la economía mundial atraviesa por una fase de gran debilidad y está intentando recuperarse del impacto que en ella ha tenido y está teniendo la crisis sanitaria provocada por la propagación del coronavirus”, destacan en Pro Luxe.

“También será relevante cuál es el posicionamiento de Europa en este entorno de crecientes tensiones EE.UU.-China”.

Sector del Automóvil: Llega la destrucción de empleo.

Cuando en diciembre se dijo que 2019 se convertiría en uno de los peores años para la industria automovilística en cuanto a despidos, nadie anticipaba lo que iba a suponer para este mercado la irrupción del COVID-19. El pasado año, se anunciaron 80.000 despidos, la mayoría de ellos concentrados en Alemania, Reino Unido y Estados Unidos. La caída en las ventas de automóviles de más del 4% confirmó el temor de un cambio en el sector que se inició en 2018 tras 8 años de crecimiento y que, llegado 2020, no se presenta mejor (solo en España, las matriculaciones de vehículos cayeron un 69% en marzo, un nivel nunca visto y provocado por la crisis sanitaria).

El último episodio tiene como protagonista a Renault, que ha anunciado esta mañana que recortará más de 14.000 empleos durante los próximos 3 años para reducir costes fijos: 4.600 en Francia y más de 10.000 en el resto del mundo. Una decisión que permitiría ahorrarle 2.200 millones de dólares y garantizaría su supervivencia, amenazada también por el impacto económico de esta última crisis. No está sola en su plan: Nissan, compañera de viaje, se plantea recortar su plantilla en 20.000 trabajadores, la mayoría de ellos. Y habría empezado en España: ayer anunció que cierra su planta de Barcelona, lo que supondrá la desaparición de 3.000 empleos directos y otros 13.000 indirectos. Nissan cerró en Japón con caídas superiores al 10% en bolsa, mientras que Renault cotiza hoy con caídas que a esta hora se acercan al 6%.

El anuncio se suma a una larga lista de automovilísticas anunciando despidos, pues antes que la francesa, rivales del sector tomaron decisiones similares. Es el caso de las alemanas Volkswagen (7.000), Audi (9.500), BMW (6.000) o Daimler (10.000). Las norteamericanas General Motors Company (19.000) o Ford (12.000) fueron las que anunciaron reducciones de plantilla más drásticas. Un impacto negativo para la industria, desde luego, pero también para las cifras de paro de los respectivos países en los que operan y, por supuesto, la punta del iceberg de una destrucción de empleo que termina afectando a otros sectores, como el de los proveedores (véase, por ejemplo, Continental). El peso de Nissan suponía, por ejemplo, un 1,3% del PIB en Cataluña y el 2,3% del empleo industrial. No es la única empresa que nos quita el sueño: en Galicia, el cierre de Alcoa podría suponer la muerte de la comarca en la que se sitúa. Estaríamos hablando de 700 empleos menos.

Pero volvamos a los autos. Con la llegada de 2020 se pone fin a una década de transformación de la industria automovilística, y que se ha caracterizado por la irrupción de las tecnologías CASE (siglas en inglés para “conectados, autónomos, compartidos y eléctricos”), destinadas a cambiar el concepto de movilidad tal y como la conocíamos hasta ahora. Pero el cambio de década no solo ha recibido el impacto de las CASE, sino también un cambio más grande, tal y como nos recuerda Jonathan Storey, autor del informe de Automotive World.

“Como parte de esta transformación, el empleo se ha visto afectado y el panorama es bastante desolador. Se avecinan tiempos difíciles para el sector, para sus proveedores y, sobre todo, para todos aquellos trabajadores que vean como se esfuman sus empleos. Pero no nos olvidemos, al mismo tiempo, que esta industria es muy cíclica: veníamos de unos años en los que se había contratado a mucha gente. El empleo en Alemania había subido un 16,8% desde 2010 (210.000 personas), y en 2019 registró el mayor nivel de empleo desde 1991. En EE.UU., la industria aumentó su fuerza laboral un 49% desde 2009, lo que representaba 327.000 empleados”.

En 2009, prosigue el informe, la crisis de crédito ya obligó a las automovilísticas a implementar importantes recortes, pero una década más tarde, la tecnología había logrado la recuperación. Ahora, es esta tecnología, unida a la incertidumbre, la que nos está mostrando una nueva oleada de transformación, llevando a todo el sector a replantearse objetivos, estrategias y tamaños. No sabemos si será cuestión de años, o habrá que esperar a una nueva década para lograr volver donde estábamos.

Grindelwald - Suiza

Las acciones de Facebook y Twitter se colocan de nuevo en el centro de todas las miradas después de que el presidente Trump firmara un decreto que tiene como objetivo permitir que los reguladores federales responsabilicen a las empresas por las restricciones a la libertad de expresión percibidas.

Wall Street en rojo: Se teme que una segunda ola de contagios afecte.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reiteró lo dicho en otras ocasiones sobre los tipos de interés negativos: “No estamos seguros de que sean apropiados para los Estados Unidos”.

“Hay evidencias mixtas sobre el funcionamiento de los tipos de interés negativos. El FOMC no considera apropiado usarlos como herramienta en los Estados Unidos. Hay efectos secundarios negativos que hacen que los bancos presten menos debido a márgenes comprimidos”, dijo Powell.

En una videoconferencia con el Centro Griswold de Estudios de Política Económica de la Universidad de Princeton, Powell destacó que su mayor preocupación es el riesgo de que una posible segunda ola de contagios del Covid-19 perjudique la confianza y la recuperación de la economía de ese país.

“Existe un claro riesgo de una segunda ola del virus. Una segunda ola podría perjudicar gravemente la confianza”, dijo Powell.

Los principales indicadores de Wall Street se mantienen en rojo; a las 11:40 am (hora México), el índice Dow Jones perdía 289 puntos o -1,11%; el S&P 500 caía 0,81%: y el Nasdaq retrocedía 0,18%.

Los mercados continuarán alertas a la conferencia de prensa que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sostendrá en unos minutos sobre la situación con China.

La UE cree que serán necesarias conversaciones sobre el BREXIT ahora.

La Unión Europea y Reino Unido tendrán que participar en conversaciones aceleradas sobre el Brexit durante el verano si quieren llegar a un acuerdo y evitar que se rompan los vínculos comerciales, dijo el viernes un asesor de Michel Barnier, principal negociador comercial de la UE.

Stefaan de Rynck dijo que no esperaba grandes avances en las consultas de la próxima semana.

«No soy muy optimista sobre la Ronda 4, espero que hagamos algún progreso, pero no será un avance sustancial», dijo en un evento del Instituto para el Gobierno. «Tendremos que negociar durante el verano. Tendrá que suceder a un ritmo acelerado.»

El Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero, pero las principales condiciones de su pertenencia al bloque siguen vigentes durante un período de transición hasta el final de este año, lo que le da tiempo para negociar un nuevo acuerdo de libre comercio con el bloque.

Ambas partes han dicho que siguen muy distantes en muchos temas y a principios de este mes intercambiaron reproches sobre las conversaciones.

De Rynck indicó que, aunque Reino Unido siempre ha adoptado un enfoque combativo, las relaciones han seguido siendo cordiales y los europeos están perplejos por una carta del negociador británico que acusa a la UE de ofrecer un acuerdo comercial de «calidad relativamente baja».

Reino Unido ha dicho que el bloque necesita superar el punto muerto y, según De Rynck, cualquier acuerdo debe alcanzarse pronto para evitar los trastornos que supondría una salida no consensuada, o un acuerdo tardío.

«Es imaginable que se llegue a una situación en la que acordamos nuestra relación futura en septiembre, octubre o noviembre, pero con muy poco tiempo para prepararse», dijo. «Y en ese caso todavía sería previsible un poco de disrupción el 1 de enero.»

Según De Rynck, la UE sigue abierta a una prórroga y ambas partes debían trabajar a toda costa para evitar una salida desordenada.