La economía china crece a su ritmo más lento de los últimos casi 30 años en el tercer trimestre, ya que la disputa comercial con Estados Unidos está cobrándose un peaje cada vez más elevado.

El producto interior bruto creció a una tasa anual del 6,0% entre julio y septiembre, frente al 6,2% del segundo trimestre y por debajo del 6,1% previsto por los analistas.

Estas noticias contrastan extrañamente con el flujo de noticias de esta semana que se ha concentrado en China tratando de conseguir más concesiones por parte de Estados Unidos antes de firmar la «fase-1» del acuerdo alcanzado la semana pasada por ambas partes.

1. Las acciones, sin cambios; Coca Cola, American Express, Schlumberger, Synchrony y AMD presentan resultados

Las acciones de Estados Unidos apuntan a una apertura sin cambios, consolidando las ganancias obtenidas tras unos informes de resultados bastante decentes y los progresos en la cuestión del Brexit (de la que hablaremos a continuación).

Encabezando la lista de presentaciones de resultados de hoy, tenemos a Coca-Cola; la atención se centrará probablemente en lo que dice la directiva sobre las previsiones para la primera bebida energética de Coca-Cola, que se lanzará en enero. American Express y Synchrony también publicarán sus informes antes de la campana de apertura, mientras que Advanced Micro Devices también presentará resultados en el transcurso de la jornada.

2. Johnson lucha por conseguir la aprobación del acuerdo de Brexit

Tras los grandes avances en Bruselas del jueves, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, tiene que conseguir ahora la aprobación de su proyecto de ley de salida de la UE en la Cámara de los Comunes que votó tres veces en contra de la versión de su predecesora. La votación se celebrará en sesión extraordinaria el sábado.

La libra sube durante la jornada de negociación en Europa tras conocerse que un número mayor de lo esperado de legisladores del Partido Laborista están dispuestos a respaldar el acuerdo, temiendo una reacción de los electores que votaron, en conjunto, a favor de abandonar la UE en 2016 y cuya capacidad de paciencia/atención se agotó hace ya algún tiempo.

3. Los mercados emergentes suben ante el alto el fuego de cinco días en Siria

Los activos turcos y rusos suben después de que el presidente Erdogan acordara un alto el fuego de cinco días en el norte de Siria, presionado por Estados Unidos.

Las fuerzas armadas de Turquía han atacado a los combatientes kurdos en un frente de cientos de kilómetros de ancho, pero se han encontrado con una resistencia liderada por fuerzas del régimen sirio y sus aliados rusos.

El alto el fuego elimina una amenaza inmediata de intensificación del conflicto que podría perjudicar a cualquiera de los dos mayores mercados emergentes de Europa.

4. Saudí Aramco vuelve a posponer su OPV

Por supuesto, era demasiado bueno para ser verdad. Arabia Saudí ha pospuesto una vez más la salida a bolsa de la petrolera nacional Saudí Aramco, después de que los banqueros no garantizaran la valoración de 2.000 millones de dólares en la que insistía el gobernante de facto del reino, el príncipe heredero, Mohammed bin Salman.

Los informes sugieren que la primera parte de la OPV, que está prevista únicamente en el mercado nacional saudí, se pospondrá al menos hasta enero.

Para entonces, a Arabia Saudí, la OPEP y Rusia les podría haber dado tiempo de tomar más medidas para hacer que los precios del crudo vuelvan a acercarse al nivel deseado. Los precios del crudo han caído esta semana por temor a una superabundancia mundial, lo que se ha reflejado en un enorme aumento de las reservas de Estados Unidos la semana pasada.

El Brexit pende de un hilo antes de la votación del «súper sábado» en el Parlamento

La salida de Reino Unido de la Unión Europea pendía de un hilo el viernes, mientras el primer ministro Boris Johnson trabajaba contrarreloj para convencer a los legisladores de que apoyen su acuerdo de divorcio en una votación extraordinaria en el Parlamento este fin de semana.

En uno de los giros más sorprendentes en el drama de tres años, Johnson confundió a sus opositores el jueves al alcanzar un nuevo acuerdo del Brexit con la UE, después de haber prometido que jamás renegociaría el tratado consensuado el año pasado.

De todas maneras el primer ministro -quien fue rostro en la campaña por la salida del bloque en 2016- debe ratificar el acuerdo en el Parlamento británico donde no tiene mayoría y sus detractores quieren producir el mayor daño político antes de unas elecciones que parecen inminentes.

Johnson debe obtener 318 votos en el Parlamento de 650 escaños para lograr la aprobación. Pero sus aliados norirlandeses no están a favor del pacto y los tres principales partidos de oposición han dicho que lo rechazarán también.

«Tenemos un genial nuevo acuerdo que recupera el control, ahora el Parlamento debería permitir que el Brexit se concrete este sábado», dijo Johnson, antes de la primera sesión del Parlamento británico en sábado desde la incursión argentina a las Islas Malvinas en 1982.

Si gana la votación, Johnson pasará a la historia como el primer ministro que pudo concretar la separación con la UE, para bien o para mal. Si no lo consigue, el político se enfrentará a la humillación de un acuerdo desinflado tras sus promesas de lograr el divorcio con el bloque.

Goldman Sachs dijo en una estimación que el acuerdo sería aprobado y elevó la probabilidad de que el Brexit se concrete consensuadamente el 31 de octubre a 65, desde 60%. Redujo las opciones de una salida desordenada a 10% desde 15% y mantuvo en 25% la probabilidad de que finalmente no haya separación.

La libra esterlina seguía cotizando el viernes cerca de máximos de cinco meses, en 1,2874 dólares.

El primer ministro llegó al cargo basando su carrera en una promesa del Brexit para el 31 de octubre, después de que su predecesora, Theresa May, se vio obligada a postergar la fecha de salida. El Parlamento rechazó el acuerdo que negoció con la UE tres veces, por márgenes de entre 58 y 230 votos.

Downing Street considera que la votación del sábado es la última oportunidad de conseguir el Brexit. Los legisladores tienen la opción de aprobar un pacto o llevarían al país a un divorcio caótico que podría dividir a Occidente, afectar el crecimiento global y desatar violencia en Irlanda del Norte.

Guerra comercial: Mazazo al PIB chino; Pekín podría vender bonos americanos

El PIB de China que hemos conocido esta madrugada es una muestra más de la fuerte desaceleración que está viviendo el gigante asiático (crece un 6,0%, al ritmo más bajo en 30 años), con la guerra comercial con Estados Unidos como principal causa.

Así, Pekín se estaría viendo presionado a desplegar nuevas medidas de apoyo a su economía. En su cuenta de Twitter, Global Times hace referencia a esto: “Con menores expectativas para el crecimiento del PIB global frente al aumento del proteccionismo comercial de Estados Unidos y la necesidad de China de diversificar sus activos de reserva, es posible que Pekín reduzca aún más sus tenencias de bonos del Tesoro de EE.UU.”

Grindelwald - Suiza

Las acciones de Estados Unidos apuntan a una apertura sin cambios, consolidando las ganancias obtenidas tras unos informes de resultados bastante decentes y los progresos en la cuestión del Brexit.

A vueltas con los aranceles de diciembre

A esto se suma la tensión por los aranceles de diciembre por parte de EE.UU. a China. China no confirma la cifra de 40.000-50.000 millones de dólares para las compras agrícolas de EE.UU. durante la sesión informativa del Ministerio de Comercio. “Las compras de las empresas chinas siempre se hacen de acuerdo con las necesidades del mercado, ha dicho el portavoz. Y las compras futuras también se harán de acuerdo a las necesidades de China. Ojo con esto, los chinos quieren que Trump asegure que quite los aranceles de diciembre, y Trump no los quita. Seguimos sin creernos nada”.

Aunque ambos países, oficialmente, parecen querer dar la imagen de que están trabajando en el texto del acuerdo, Trump ya ha repetido en varias ocasiones que no va a firmar nada hasta reunirse con el presidente chino, Xi Jinping. Recordamos que esta cita está prevista para el próximo mes de noviembre.

Sin olvidar las tensiones por Hong Kong

Tal como informa la agencia Xinhua, China sigue instando a EE.UU. de que deje de meterse en los asuntos internos del país asiático.

«El Departamento de Estado de Estados Unidos ha hecho demandas adicionales y puesto deliberadamente obstáculos a las actividades oficiales normales de los diplomáticos chinos en Estados Unidos. China se opone a esta acción y ha presentado severas gestiones ante la parte estadounidense», ha explicado el portavoz de la cancillería china, Geng Shuang, en conferencia de prensa.

«Instamos a la parte estadounidense que corrija su error, retire la decisión y ofrezca apoyo y conveniencia para que los diplomáticos chinos en Estados Unidos realicen sus actividades, en lugar de establecer barreras», ha afirmado Geng, en declaraciones recogidas por Xinhua.

Renault cae un 15% tras su profit warning y lleva al caos al sector

El sector del automóvil sigue viviendo delicados momentos. Si la guerra comercial o el Brexit han pesado demasiado sobre las cuentas de las compañías, este viernes tiene que hacer frente al profit warning de Renault.

La compañía ha rebajado sus previsiones lo que ha provocado que sus acciones se hundan hasta un 15%. En un comunicado emitido en la noche del jueves, el grupo francés revisaba a la baja sus previsiones económicas para 2019 y estima que sus ingresos caerán entre un 3%y un 4% en comparación con el año pasado, debido a un entorno económico «menos favorable de lo esperado».

Además, Renault SA asegura que el margen operativo del consorcio se situará alrededor del 5% del año actual, que supone un 1% menos de lo que vaticinaba el grupo.

Con estos datos, era de esperar que las acciones de Renault se vinieran abajo cuando se produjera el campanazo de apertura en París. Así, el castigo ya supera el 15% y dicen adiós a los 47 euros por sesión, cifras que no se veían desde 2012.

Dentro del panorama español, CIE Automotive S.A. paga los platos rotos y la compañía caía hasta un 5% y se situaba en los 21,32 euros por título. Cabe resaltar que la empresa española depende de Renault ya que el grupo francés es uno de los grandes compradores de componentes de la firma que cotiza en el Ibex 35.

Por su parte, la otra compañía fabricante importante española, Gestamp Automoción, se deja un 3% y su precio se queda en los 3,90 euros. En el resto de Europa, Daimler ha caído un 2%, Volkswagen un 1,8% y Continental un 3%.

Volvo, agua en el desierto

No obstante, hay buenas noticias y Volvo ha presentado unos resultados buenos. La compañía obtuvo un beneficio neto de 2.742 millones de euros hasta septiembre, lo que supone una subida interanual del 31%.

La ganancia operativa mejoró un 29% en los nueve primeros meses hasta 3.576 millones de euros, mientras su facturación neta ascendió a 30.195 millones de euros, lo que supone un 15% más que en el mismo período del año anterior.

Envíenos su consulta