La guerra comercial entre Estados Unidos y China continuará generando impactos sobre la economía mundial y el presidente Donald Trump se apoyará en la Reserva Federal para mantener la economía en marcha, mientras camina hacia su probable reelección.

Esos factores, combinados con el espinoso tema de las relaciones con el Reino Unido después del Brexit, podrían frustrar los esfuerzos del Banco Central Europeo para “revivir” la zona euro. Los precios del petróleo pueden caer a menos de que la OPEP y Rusia hagan más esfuerzos para controlar la producción.

Mientras tanto en Estados Unidos, Netflix luchará contra Disney, Apple y otros competidores para defender su posición en la “guerra del streaming”.

1. No se vislumbra el final de la lucha entre Estados Unidos y China por la supremacía

Es altamente probable que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que debilitó la economía mundial casi por sí sola en 2019, también deje profundas marcas en el 2020. El Fondo Monetario Internacional estimó en octubre que los aranceles impuestos por ambas partes, y la incertidumbre causada, le restarán unos $700 mil millones de valor a la economía mundial el próximo año, el equivalente al 0,8% del producto interno bruto mundial.

El resultado final puede ser menos extremo, dado el aparente progreso en las conversaciones a principios de diciembre, en las que China acordó, en principio, aumentar sus compras de productos agrícolas a Estados Unidos a cambio de una reversión parcial de los aranceles de importación de algunos productos que vende a ese país.

Todavía no hay fecha para la firma, y ​​ninguna de las partes ha publicado un borrador del texto del acuerdo, pero los recortes arancelarios acordados el pasado fin de semana por el gobierno chino parecen allanar el camino para que esto ocurra principios de enero. Sin embargo, incluso después de eso, la mayoría de los aranceles existentes se mantendrán vigentes. Otros temas ponen tensión a las negociaciones, como Hong Kong, Corea del Norte y Taiwán.

2. Las elecciones podrían proyectar una larga sombra sobre la Reserva Federal

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre del 2020 arrojarán una larga sombra sobre la Reserva Federal.

Las encuestas de opinión y estimaciones le dan al presidente Donald Trump una posibilidad equitativa de reelección (suponiendo que sobreviva al proceso de juicio político actual), algo que allanaría el camino para otros cuatro años en los que la política comercial y fiscal serían los factores clave en el desempeño de la economía y los mercados financieros. La Reserva Federal estaría limitada en su función de amortiguar cualquier choque que estas políticas generen, ya sea al alza o a la baja.

Por ahora, según mi opinión las tasas permanecerán en donde están hoy: 1.50% -1.75%, aunque eso dependerá en gran medida de las decisiones que Trump tome de aquí en adelante.

Si Trump decide evitar la escalada de la guerra comercial, es probable que la inflación de Estados Unidos aumente bajo la influencia de un mercado laboral fuerte y un déficit presupuestario de $1.2 billones. Los nuevos ataques del presidente a través de Twitter mantendrán ancladas las tasas de interés de EE.UU., pues la Reserva Federal dudará de tomar medidas que puedan parecer políticas en un año electoral.

Si, por el contrario, Trump siente la necesidad de dinamizar a los votantes con acciones agresivas hacia China (o hacia la Unión Europea, México, Canadá o cualquier otro), entonces la Fed podría verse en la necesidad de aplicar otro recorte.

3. El año de la guerra del ‘streaming’

Olvídese de Star Wars: 2020 será el año en que las guerras del ‘streaming’ se desatarán con toda su furia. El año comenzará con Netflix, que defiende su principal ventaja frente al mercado: actualmente tiene poco menos de 160 millones de suscriptores en todo el mundo y es el primer nombre que viene a la mente de las personas cuando se refiere a servicios de video en streaming.

Sin embargo, esa posición de dominio está amenazada por sus rivales que han lanzado nuevos servicios desde noviembre, como con Apple y Walt Disney.

Con su incomparable catálogo y su dominio de la programación deportiva en vivo, es probable que Disney se convierta en un competidor particularmente duro.

Comcast y AT&T entrarán en el combate el próximo año: la oferta Peacock de NBCUniversal se lanzará en abril y la HBO Max de WarnerMedia se lanzará en mayo. Al igual que en muchos otros sectores, Amazon.com  es un competidor potencialmente poderoso.

La buena noticia es que la mayoría de los analistas ven mucho espacio en el mercado para múltiples actores. La noticia menos buena es que nadie sabe exactamente en qué momento ese espacio comenzará a reducirse.

Ninguna de las compañías parece estar haciendo tanto ruido para proporcionar sus servicios como Roku, que se especializa en televisores inteligentes diseñados para plataformas de streaming. Después de cuadruplicarse en 2019, sus acciones se cotizan a un múltiplo de 15,2 veces el ingreso esperado para 2019. Esa podría ser la facturación más difícil de todas.

4. El petróleo enfrenta nuevos excesos

El mercado mundial del petróleo enfrenta un inicio de año difícil, ya que el lento crecimiento mundial continúa asegurando que la oferta crecerá más rápido que la demanda.

El acuerdo de la OPEP y sus socios, especialmente Rusia, para reducir el suministro en 500,000 barriles netos adicionales por día de enero a marzo ha convencido a los comerciantes de que no habrá un exceso inmediato en la producción. Aun así, la Agencia Internacional de Energía dice que las reservas mundiales podrían crecer a 700,000 barriles por día en el primer trimestre del año.

Los recortes de la OPEP no resolvieron completamente el problema. En cambio, ofrecen un vendaje ligero para pasar el primer trimestre de 2020. Después de eso, dice, los temores de un exceso de oferta seguramente revivirán.

Eso se refleja en la predicción de la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos de un precio promedio del crudo de poco más de $ 55 por barril para el WTI el próximo año, y de $60.51 por barril para el Brent.

Esos precios indican que, para muchos productores estadounidenses, la vida seguirá siendo precaria. Mientras tanto, sus rivales enfrentan mayores costos de capital, ya que los políticos e inversores presionan al sector para que exponga más claramente los riesgos del cambio climático en sus modelos de negocios.

Según los pronósticos del gobierno, los precios y los costos de capital indican que el crecimiento de la producción de EE.UU. se desacelerará a 900,000 barriles por día el próximo año. Eso es menos de 1.3 millones de barriles diarios que este año y 1.6 millones de barriles diarios que en 2018. La AIE espera que la demanda mundial de petróleo aumente en un promedio de 1 millón de barriles por día durante 2020.

5. Problemas comerciales de Europa

La incertidumbre comercial seguirá impactando en la economía europea, frustrando la política de tasas de interés negativas del Banco Central Europeo, presionando aún más la rentabilidad del sistema bancario de la zona euro y manteniendo un tope al euro en el mercado de divisas.

Los riesgos comerciales son muchos, y las formas de evitarlos son pocos. Los aranceles de Estados Unidos sobre China han disuadido la inversión empresarial en ambos países, afectando las exportaciones de bienes de capital de la zona euro. La Unión Europea también es el próximo objetivo para una nueva ofensiva comercial si la administración Trump declara una tregua con China antes de las elecciones.

El otro tema comercial son las relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido, nación que abandonará el bloque a fines de enero. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha señalado que quiere un acuerdo comercial para finales de 2020, cuando la fase de transición de su Acuerdo de Salida termine.

Eso prepara el escenario para una negociación frenética o, más probablemente, un acuerdo comercial que se realizará por etapas, cada uno haciendo lo propio para detener una interrupción desordenada de los flujos comerciales y financieros.

Oportunidades de inversión para el 2020: Qué recomiendan los expertos

El 2020 se vislumbra como un año de importantes desafíos que impactarán los mercados financieros globales. Pero como es bien sabido: detrás de las dificultades se esconden las oportunidades, especialmente para aquellos que se preparan para aprovecharlas.

Preguntamos a un panel de expertos cuáles podrían ser algunas de las oportunidades de inversión que se vislumbran en el panorama para el 2020 y que los inversores no deben perder de vista.

A continuación, podrá ver algunas recomendaciones:

Monedas emergentes

El buen cierre de este año marcará una buena pauta para el inicio del 2020, según James Salazar Salinas, Subdirector de Análisis Económico de CiBanco.

“Dado que 2019 culmina en forma bastante positiva, al menos para los inicios de año (específicamente, los dos primeros meses), con el tema de la probable firma de la fase 1 del acuerdo entre Estados Unidos y China, y la salida de Reino Unido de la Unión Europea (muy probablemente el 31 de enero del 2020), las bolsas de valores, monedas de economías emergentes y la libra esterlina lucen como activos muy atractivos para opciones de inversión”, explica.

Sobre el tema de las monedas emergentes, Gabriela Siller, Directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base, también apunta que es importante considerar la volatilidad que estas implican.

“Es altamente probable que los instrumentos de renta variable y renta fija de economías emergentes, particularmente las latinoamericanas, sigan expuestas a episodios de volatilidad. Esto se debe a que en varios países de la región sigue habiendo inestabilidad política interna. Asimismo, la región, con excepción de México, está expuesta a la desaceleración económica global por tratarse de productores clave de materias primas, sensibles al desempeño económico de China”, explica Siller.

Es importante resaltar que los mercados de América Latina tuvieron un avance importante en diciembre después de haber caído en noviembre por las turbulencias de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como también por algunos episodios internos en diferentes países que generaron volatilidad en monedas como el peso colombiano, el peso chileno y el real brasilero; mientras que el peso mexicano mostró fortaleza en general durante todo el año, pese a algunos episodios de depreciación.

Dólar

El dólar estadounidense seguirá fuerte; hay oportunidades en el euro, sobre todo a partir del segundo semestre del 2020 a medida que se recupere la eurozona, y la libra podría ganar fortaleza con la solución del Brexit y si se logra un acuerdo para regular las relaciones entre Unión Europea y el Reino Unido. Debido a las tasas bajas de interés que se esperan en el mundo, la mayoría de las inversiones en bienes raíces deberían seguir generando rendimientos positivos moderados, así como bonos de mercados emergentes.

Criptomonedas

Las Criptomonedas siguen despertando polémicas y generan opiniones dispares. Mientras que unos consideran que representa una excelente oportunidad de inversión, hay quienes siguen recomendando mucha cautela al respecto.

“Más allá de las rentabilidades obtenidas especulando en divisas y en algunos futuros, creo que el Bitcoin puede darnos una gran oportunidad de rentabilidad si jugamos a la estrategia de comprar/recomprar y mantener durante todo el 2020, pues es un activo que ha demostrado buenos rendimientos durante el 2019”, indica Carlos Dos Santos Da Silva, trader y especialista en diferentes instrumentos financieros y mercados.

“Asumo que la adopción de este instrumento (Bitcoin) cada día será mayor, por lo que puede darnos grandes sorpresas; sin embargo, también es necesario considerar mantenernos alejados de las Altcoins y de algunos instrumentos de renta fija, como bonos del estado, e incluso algunas acciones, pues los rendimientos de los activos tradicionales no vislumbran un buen año”, agrega Dos Santos.

Sin embargo, hay quienes consideran que las Criptomonedas siguen siendo un mercado de gran volatilidad, como James Salazar Salinas, de CIBanco, por lo que recomienda vigilarlas con cautela antes de apostarles. “El Bitcoin es un activo completamente especulativo, donde su valoración actual carece de un tema fundamental”.

Grindelwald - Suiza

Es altamente probable que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que debilitó la economía mundial casi por sí sola en 2019, también deje profundas marcas en el 2020.

Recomendación: diversificar es la clave

Independientemente de las decisiones de inversión que se desee hacer, los expertos recuerdan en que la diversificación del portafolio de inversión es una clave, por lo que nunca debe perderse de vista.

Nosotros destacamos la importancia de tener una cartera de inversión lo suficientemente bien diversificada, en activos que estén menos correlacionados entre ellos.

Ahora que las tasas de interés en todo el mundo han alcanzado mínimos históricos, o en algunos casos alcanzaron cifras negativas, incluso los inversionistas con alta aversión al riesgo tendrán que comprar activos de mayor riesgo para generar rendimientos positivos en sus carteras. Así, los inversionistas deben asumir riesgos en cierta medida y con diversificación aplicando un marco de activos múltiples.

2020 puede ser un año muy interesante para el Bitcoin

El Bitcoin para el año 2020 seguirá siendo una propuesta de valor y un activo especulativo muy importante en la economía global.

Esta moneda virtual puede tener un gran aumento de precio, lo mismo que puede irse a “0” algo, que para entender por qué funciona así, debe pasar por entender su valor intrínseco: es una moneda finita pues sólo se crearán 21 millones de monedas y su red de pagos Blockchain puede ahorrar al mundo más de 400.000 millones de euros sólo en comisiones con una seguridad y velocidad nunca antes vista.

En su cadena de bloques podemos crear contratos inteligentes y dar solución a infinidad de necesidades que las personas demandan.

Su red de pagos funciona desde 2009 y nunca desde entonces se ha producido una sola transacción fraudulenta, ni ha desaparecido una sola moneda de su red.

La calidad de este dinero es muy superior al dinero que hoy en día utilizamos, es más fácil de transportar, es muy divisible, muy escaso, muy duradero e imposible de falsificar.

El Bitcoin poco a poco le irá restando capitalización al Oro como reserva de valor, provocando con ello un aumento de precio.

Si tenemos en cuenta el halving que se producirá el 6 de junio de 2020 y que reducirá la producción de Bitcoin de 1800 unidades a 900 unidades diarias, esto producirá una inflación al 1,6% anual.

En definitiva, 2020 puede ser un año muy interesante para el Bitcoin y todo su ecosistema.

Muy interesante para el Bitcoin en este año puede ser la llegada a las presidenciales de EE.UU. de John McAfee, gran empresario tecnológico estadounidense y creador del primer antivirus informático en la década de los 80, además de gran entusiasta de la criptografía. Según ha comentado él mismo, su intención principal es promover el Bitcoin, las Criptomonedas y la criptoeconomía y esto estará presente en su campaña por la llegada a la Casa Blanca.

Los diez hechos financieros de esta década.

Los últimos 10 años han sido muy favorables para los mercados financieros. Los principales índices de Estados Unidos están cerrando una década con nuevos máximos récord, pero sin duda, no ha sido viaje fácil.

En Investing.com hemos recopilado las diez principales historias financieras de esta década. Le invitamos a darles un vistazo:

2010 – El “flash crash”

En el mercado de valores, el aumento en el uso de máquinas fue evidente en 2010, cuando ocurrió el “flash crash”, como se le conoce a la caída muy rápida y pronunciada del precio de un activo para luego entrar rápidamente hacia su recuperación.

El 9 de mayo de 2010, los mercados bursátiles de Estados Unidos vivieron una caída vertiginosa y sin precedentes que llevó al Dow Jones a bajar 998.5 puntos en cinco minutos. Pero justo en el momento en que los inversores se preparaban para lo peor, 20 minutos después del flash crash el mercado se ajustó, y cerró solo un 3% abajo.

La caída se vio exacerbada por el comercio algorítmico y de alta frecuencia a medida que las máquinas reaccionaron a las caídas iniciales y la venta se disparó. Cuando se publicó el informe del suceso, en septiembre de ese año, se determinó que la causa fue una orden de venta de $ 4.1 mil millones por un fondo mutuo.

Ese año también destaca la crisis de la deuda europea que golpeó a Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España, la explosión de una plataforma petrolera de BP en el Golfo de México y la salida a bolsa de Tesla.

2011 – Surge el “Movimiento Occupy Wall Street”

La ira por el impacto de la crisis financiera y la creciente desigualdad de ingresos se convirtió en un movimiento de protesta el 17 de septiembre de 2011, cuando surgió el Movimiento Occupy Wall Street, también conocido como el Occupy Wall Street, quienes manifestaban su rechazo a las corporaciones financieras mundiales en Nueva York.

Los manifestantes, que se consideraban parte del 99% de quienes se negaban a seguir tolerando la avaricia del 1%, se asentaron en las afueras del parque Zuccotti, en Manhattan, con el objetivo de que sus demandas fueran escuchadas. La protesta fue organizada por el grupo anti-consumista Adbusters.

En ese año también destacan el desastre nuclear de Fukushima, la Primavera Árabe y el fallecimiento del cofundador de Apple, Steve Jobs.

2012 – Draghi impone su popular “whatever it takes”

Los países de la zona euro enfrentaban una avalancha de deudas, pero un hombre estaba listo para al rescate, con el objetivo de evitar lo que muchos vieron como un inminente colapso de la moneda única europea.

En un discurso en Londres en julio, el entonces presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se comprometió a utilizar cualquier medio necesario para salvar el euro. “En nuestro mandato, el BCE estará listo para hacer lo que sea necesario para preservar el euro», dijo. «Y créeme, será suficiente».

Otra gran noticia este año fue que la Corte Suprema defendió Obamacare, el escándalo de Libor y Facebook, que se hizo una empresa pública.

2013 – Los “choques” del oro

Después de 12 años consecutivos de ganancias, finalmente se materializó una venta masiva de oro que muchos habían estado prediciendo durante un tiempo. Los precios del oro cayeron más del 25%, pasando de $1,660 a alrededor de $1,200.

La economía mundial volvía a pisar fuerte, y se especuló que los bancos centrales comenzarían un ciclo de ajuste, perjudicando al metal amarillo que no cedía. Los precios también se vieron afectados en un período de dos días por la preocupación de que Chipre liquidara sus tenencias de oro.

También este año, Twitter siguió a Facebook saliendo a bolsa, Edward Snowden hizo públicos documentos clasificados como secretos acerca de la NSA y el Bitcoin comenzó a ganar fuerza.

2014 – La OPI de Alibaba

El gigante chino de comercio electrónico Alibaba consolidó su lugar en la historia del mercado en septiembre de 2014, cuando realizó la mayor oferta pública inicial. La compañía recaudó $ 25 mil millones cuando debutó en la Bolsa de Nueva York. Las acciones tienen un precio de $ 68 y en un día de apertura cerraron en cerca de $ 94.

El récord de OPI de la compañía finalmente se superó este año 2019, cuando Saudi Aramco se hizo pública. También en ese año 2014 los precios del petróleo se vieron afectados cuando comenzó el boom del fracking, Rusia invadió Ucrania, el Bank of America pagó casi $ 17 mil millones para resolver las acusaciones de fraude que condujeron al colapso de alto riesgo.

2015-El estallido de la burbuja accionaria de China

El gráfico del Índice de Shanghái de 2015 podría hacernos a los inversionistas más experimentados sentirnos mareados.

Después de un enorme y rápido avance, las acciones en China cayeron drásticamente en picada. La razón fue que las valoraciones acababan de adelantarse al rendimiento de las empresas. El mercado chino, dominado por inversores minoristas, elevó los precios con dinero prestado (gran parte con importantes estímulos del estado).

Las devaluaciones en el renminbi tampoco ayudaron y el gobierno se vio obligado a tomar una serie de medidas extraordinarias, incluida la posibilidad de encarcelamiento por venta en el corto plazo.

En total, el Shanghái cayó de un poco más de 4,600 en mayo a un poco más de 3,000 en septiembre.

2016: Trump es electo como presidente

Si bien el impacto inmediato en el mercado de valores cuando Donald Trump venció inesperadamente a Hillary Clinton fue bastante moderado, la influencia de Trump no solo en el panorama de inversión general, sino también en las oscilaciones cotidianas del mercado ha sido enorme.

Se han visto movimientos favorables para el mercado, como la desregulación. Hubo eventos inesperados, pero también favorables al mercado, como el constante ataque público a la Reserva Federal y las demandas para bajar más las tasas de interés. Y también ha habido eventos complejos, la guerra comercial con China.

Entre otros eventos ese año estuvieron Brexit, el lanzamiento de los “Panamá Papers” y la compra de Time Warner por parte de AT&T.

2017: el récord del Bitcoin

Las Criptomonedas ya estaban en el radar del mercado antes de 2017, pero la fortaleza del Bitcoin llegó para quedarse en los mercados como un reconocido vehículo de inversión, y no solo como el medio pago para cuestiones oscuras de la web.

Bitcoin comenzó el año más de $ 1,000, un nivel nunca antes visto. Pero no perdió tiempo en pasa rápidamente ese hito y llegó al récord de cerca de $ 20,000, una ganancia de más de 2,100%. Cerró 2017 alrededor en $14,500.

Entre otros aspectos destacados ese año se encuentran la reducción de impuestos de Trump, la serie de alzas de tasas de la Fed y la aparición de la estatua de la “niña sin miedo” frente al toro que carga cerca de Wall Street.

2018 – Un terrible cuarto trimestre

Pocas personas vieron venir la caída del mercado bursátil del cuarto trimestre de 2018. El Dow cayó un 11.8%, el S&P 500 cayó un 14% y el Nasdaq, un 17.5%. También se dio una estrepitosa caída de 653 puntos en el Dow en la víspera de Navidad; sin duda, fue el peor trimestre desde el accidente de 2008.

Las causas fueron múltiples:

  • Los precios del petróleo cayeron más de un tercio, golpeando las reservas de energía.
  • Las acciones tecnológicas sufrieron perjuicios, por la disminución del 30% de Apple después de que su capitalización de mercado se disparó por encima de $ 1 billón en el verano. El problema fue la caída de las ventas de su iPhone.
  • El aumento de las tasas de interés y la economía interna que parecía estar suavizándose.
  • Preocupaciones internacionales, incluida la lucha comercial entre EE. UU. y China, así como las luchas por el Brexit que agitaron el Reino Unido y Europa.
  • El mercado estaba sobrecomprado en esa caída. Con la venta masiva de Nochebuena, el mercado había caído demasiado y muy rápido. Eso provocó un sorprendente rebote el 26 de diciembre, cuando el Dow aumentó 1,086 puntos.

En otros eventos de ese año, las Criptomonedas cayeron del cielo a la tierra y el TLCAN fue cancelado.

2019 – Foco al cannabis

El optimismo se estrelló contra el muro de realidad y regulaciones en el sector del cannabis en 2019.

Canadá como el primer país del G7 en legalizar la hierba en 2018, las compañías canadienses productoras de cannabis corrieron hacia el 2019 abrazando el nuevo y audaz mercado global. Pero con esa ventaja inicial vino la compleja tarea de aumentar la producción, establecer asociaciones internacionales y estrategias de expansión mundial, mientras intentaban sortear obstáculos regulatorios que no estaban completamente definidos.

Los resultados mostraron que las existencias de cannabis aumentaron a nuevos niveles, pero luego disminuyeron constantemente, acumulando descensos estremecedores que oscilaron entre 40% y 80%.

En Estados Unidos la aprobación del proyecto de ley federal de la agricultura a fines de diciembre de 2018 dio a los mercados de cannabis un comienzo optimista para el año, desencadenando el optimismo de que la legalización nacional de la marihuana pasó de «sí» a simplemente «cuándo».

También este año, Trump fue acusado y ahora se encamina hacia el juicio político (para lo que falta el paso por el Senado), se continuó viendo cifras de desempleo sin precedentes, las protestas encendieron Hong Kong, Uber se hizo pública, pero WeWork no lo hizo.