¿Por qué hay altas expectativas con Suiza?

/, Mundo Enfoque/¿Por qué hay altas expectativas con Suiza?

En mi opinión, el patrón optimista y esperanzador de que los mercados financieros han tomado el mando en los últimos meses está llegando rápidamente a su fin. Me preocupa que pueda necesitar abrocharse el cinturón de seguridad para lo que viene después de las elecciones en EE.UU.

No obstante, dejemos a un lado América y viajemos al viejo continente. Hoy voy a hablarles de Suiza y su futuro.¿Todavía tiene Suiza lo que se necesita para ser una economía próspera y fuerte en el futuro? ¿Sigue siendo independiente? ¿La banca privada y la gestión de patrimonios suizas han sido sentenciadas? ¿El franco suizo sigue siendo el número uno de “moneda de refugio” como solía ser? Estas preguntas son razonables y comprensibles. Analicémoslas.

Durante los últimos años, la mayor parte de la corriente principal de noticias de Suiza ha sido normalmente objeto de un giro muy negativo. Y no hay duda de que una serie de acontecimientos han dado lugar a la preocupación e incluso frustración para muchos. Por encima de todo, no estoy conforme con los compromisos y reglas de flexión que se produjeron en el contexto del caso de UBS. En mi opinión, un gran error – un error cargado de los riesgos morales – se hizo cuando UBS fue protegido por el gobierno de Suiza, es decir, con dinero de los contribuyentes suizos.

Sin embargo, no vamos a entrar en este caso, sino que vamos a dar respuesta a ¿por qué hay altas expectativas con Suiza? Veremos esta cuestión analizando someramente  su economía, su centro financiero, y su moneda.

La “salud” de un país se refleja en la fortaleza de su moneda

Vamos a empezar con la moneda. Vivimos en un momento de transición histórica, un período durante el cual el dominio global de las grandes potencias históricas está dando paso a algo nuevo. Esta transición de poder no sólo recae sobre la geopolítica y la economía, sino que también afecta al indicador definitivo del poder económico y la salud: la fortaleza de la moneda de cada país.

Salvaguardar el capital de las consecuencias desconocidas de las políticas agresivas de los bancos centrales es de suma importancia para los inversores de hoy en día. A raíz de la crisis financiera, determinar qué monedas mantendrán su valor a largo plazo y cuáles caerán, se ha convertido en una tarea más difícil que antes. Esto es así puesto que los antiguos métodos para la inversión en moneda no parecen ser lo suficientemente comprensibles como para hacer frente a los retos actuales.

Por ejemplo, la paridad de la tasa de interés y la paridad de poder adquisitivo son conceptos útiles, pero no ofrecen la orientación necesaria para ayudarnos al día de hoy a determinar más a fondo la fortaleza de la divisa.

¿Qué proceso podemos utilizar para diferenciar a los ganadores de los perdedores en la búsqueda de la diversificación de monedas? Las siguientes variables “fuertes” pueden ser empleadas para determinar la fortaleza económica en una nación:

• S: Sostenibilidad – Balances sostenibles, saludables tendencias fiscales;

• T: Transparencia – Estadísticas disponibles inmediatamente, información fiable;

• R: Estado de derecho –  Marco legal fiable, calidad regulatoria;

• O: Apertura – Libertad para viajar, tipos de cambio libres, etc.;

• N: Fundamentos Nacionales – Economía saludable, competitividad, educación, historia, cultura, etc.;

• G: Gobierno – Prueba de tiempo del sistema político, mecanismos democráticos.

Históricamente, los mercados de divisas han premiado a los países con fundamentos sólidos. Cuanto más positivas sean las valoraciones anteriormente mencionadas en conjunto, más fuerte será la economía de un país y su moneda estará del medio al largo plazo. Suiza ha sido y sigue siendo un ejemplo de fortaleza a lo largo de todas estas dimensiones.

No voy a aburrirles con un montón de estadísticas, pero voy a compartir con ustedes algunas que reflejan la fortaleza de los factores antes mencionados.

Fuertes “Fundamentos nacionales” y “desarrollo sostenible”

Los siguientes factores permiten indicar la fuerza fundamental de un país y de la sostenibilidad fiscal:

• Gestión Fiscal: La calidad y trayectoria de la gestión fiscal y la disciplina. Basado en el “freno a la deuda” suizo, una ley invocada y ratificada por el pueblo suizo en 2001. Y es que Suiza ha contado con superávit de forma continuada, incluso durante estos últimos años difíciles.

• La competitividad nacional: La competitividad económica se puede medir de muchas maneras. El ranking más prestigioso se ofrece anualmente con el Índice de Competitividad Global. Suiza lidera esa clasificación como la economía más competitiva del mundo.

• Las variables macroeconómicas fundamentales: Una serie de variables macroeconómicas pueden ser utilizadas como indicadores de la fuerza en las dimensiones de “Sostenibilidad” y “Fundamentos Nacionales”. Los siguientes son sin duda los más criticados: la baja deuda nacional respecto al PIB, el elevado superávit respecto al PIB, y la positiva posición de la cuenta corriente. Una vez más, en todas estas variables Suiza sale por lo alto.

Si se compara la rentabilidad de la moneda frente al dólar de EE.UU. en relación al ratio Deuda / PIB desde 2000 a 2010. Claramente, siendo estable la deuda y cayendo el PIB, tienden a correlacionarse con una rentabilidad positiva. El franco suizo ha superado a todas las demás monedas.

Fuente: OCDE, de 12/31/10

 

La fortaleza atendiendo a “la apertura y la libertad ‘

Suiza está considerado como uno de los países más libres y abiertos del mundo. Esto se basa principalmente en su sistema de democracia directa y su larga historia de independencia y neutralidad, así como en su alto nivel de diversidad e interrelaciones internacionales.

Los mercados de divisas tienen antecedentes recompensado a aquellos países que están en libertad. ¿Por qué es eso?

Los países que son más libres, tienen la tendencia de evitar el exceso de carga impositiva y el exceso de regulación, y apoyan políticas que promuevan la libertad y la innovación. Los regímenes cambiarios flotantes permiten que las fuerzas del mercado desempeñen un papel en la determinación del valor. Además, las fuerzas del mercado y los sistemas democráticos, y en particular, el sistema suizo, crean mecanismos de retroalimentación para ayudar a mantener bajo control los excesos del gobierno.

Obviamente, la medición de la libertad y apertura es propensa a los matices subjetivos y juicios de valor. Sin embargo, una medida que podría considerarse como generalmente aceptada es el Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage, o el de libertad económica según el Índice Mundial del Instituto Fraser.

Los países con mayor libertad económica también tienen tendencia de tener una rentabilidad fuerte en su moneda frente al dólar.


 

La fortaleza atendiendo al Estado de Derecho

Suiza es una jurisdicción segura con un Estado de Derecho sólido. Los inversores y las empresas, tanto a nivel interno como a nivel internacional, dan valor de la solidez y la fiabilidad del sistema legal suizo. No es casualidad que Suiza sea el hogar de algunas de las mayores corporaciones globales y organizaciones internacionales. Es probable que reconozca algunos de sus nombres, incluyendo Nestlé, ABB, Roche, Novartis, Google, FIFA, Swatch, UBS, Credit Suisse, la UNESCO, la OMS, la OMC, Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, la Declaración Universal Postal Union, etc.

Los derechos fundamentales otorgados tanto a empresas suizas, ciudadanos como a residentes se reflejan en un elevado nivel de confianza en la ley así como en la calidad de su regulación. A modo de ejemplo, se puede observar la interacción de los ciudadanos suizos con las autoridades fiscales suizas. En la mayoría de los países, cualquier atención por parte de las autoridades fiscales tiende a ser una situación que se trata de evitar a toda costa. En Suiza, sin embargo, las reuniones y negociaciones, en particular a nivel cantonal, son una vía buscada regularmente por los contribuyentes. Con frecuencia, los contribuyentes pueden aprovechar la competencia fiscal entre diferentes cantones. En mi opinión, este tipo de competencia fiscal es el que más contribuye al hecho de que los impuestos sigan siendo relativamente bajos en Suiza.

Una medición generalmente aceptada como “Estado de Derecho” es la de los indicadores Worldwide Governance del Banco Mundial. Una vez más, los mercados de divisas han favorecido a los países fundamentalmente sólidos con un Estado de Derecho sólido.

Se basan algunas de estas consideraciones en que, en primer lugar, seguimos favoreciendo al franco suizo como moneda de seguridad en la gestión de nuestra cartera. En segundo lugar, se basa en el hecho de que la moneda de un país refleja su fortaleza económica y sobre la que somos optimistas con el futuro de Suiza como una nación libre con una economía fuerte.

¿Está muerta la banca privada suiza?europa-central

Muchos no sólo se han apresurado a predecir el final de la banca privada suiza, sino incluso, el final de Suiza como centro financiero. Estas conclusiones se basan en las dos burbujas que han estallado.

En primer lugar, los negocios con activos no declarados han llegado a su fin. En todo el mundo, la transparencia del ciudadano se mueve en el “estándar comúnmente aceptado”. Partiendo del supuesto de que la banca privada suiza sólo puede tener éxito en un mundo que tolere la evasión fiscal y el secreto bancario, muchos concluyeron que los inversores buscarían refugio en otros lugares y la banca suiza se quedaría en el olvido.

En segundo lugar, la maquinaria del crédito mundial es tartamuda. Los inversores, especialmente en Europa y EE.UU., no se atreven a invertir, y ciertamente son reticentes a aplicar apalancamiento en sus inversiones. Por supuesto, esto es una mala noticia para los bancos y los corredores que se han beneficiado del volumen de negocios y de transacciones. Suiza seguramente sentiría también este dolor.

En ambos relatos, estas preocupaciones han sido justificadas, pero se está demostrado que es errónea. En efecto, un gran número de inversionistas – por ejemplo, alemanes con cuentas no declaradas – han transferido sus activos fuera de Suiza, frecuentemente a jurisdicciones como Hong Kong o Singapur. Con base en el enfoque de la difusión en Suiza, una impresión un tanto sesgada fue creada acerca de que Suiza ha renunciado por completo al secreto bancario y traicionó a los clientes de sus bancos.

Sin embargo, esto no ha sucedido. El gobierno suizo está trabajando duro para conservar y proteger el secreto bancario suizo a través de una serie de tratados de doble imposición con Alemania, Reino Unido, Austria, Grecia, y otros países, que aspiran a la protección de la privacidad a cambio de retener los impuestos sobre sus cuentas. En otras palabras, los inversores de países con acuerdos fiscales vigentes continuarán disfrutando de los beneficios absolutamente legítimos de su privacidad – El secreto bancario NO se construyó para la evasión fiscal, sino para otorgar seguridad personal en el régimen de la Alemania nazi – pero, se deberán pagar impuestos sobre sus ganancias de acuerdo con las tarifas definidas en los respectivos tratados.

Por lo tanto, Suiza no ha “echado el cierre”, más bien al contrario. Los inversionistas que transfirieron sus fondos a Singapur, por ejemplo, están despertando por el hecho de que no se encuentran en mejor situación. Estas jurisdicciones no son iguales en términos de servicio, privacidad o seguridad reglamentaria. Además, el marco regulatorio ha cambiado mucho más drástica y rápidamente.

Singapur, al igual que Suiza, ha estado bajo creciente presión. Y, según parece, se ha entregado en cuerpo y alma. La semana pasada, Singapur firmó un acuerdo de intercambio de información fiscal con Alemania. Con otros países, incluyendo EE.UU. y Reino Unido, se espera que se alcancen acuerdos a la mayor brevedad. La Autoridad Monetaria de Singapur (“MAS”) ha anunciado planes para penalizar a los bancos que abran cuentas con dinero libre de impuestos.

Además, la Autoridad Monetaria de Singapur anunció una ley para el 9 de octubre, que incluye delitos fiscales como delito declarado de lavado de dinero en Singapur. Esta ley entrará en vigor el 1 de julio de 2013 y significa que los delincuentes fiscales serán tratados igual que a los narcotraficantes, contrabandistas o miembros del crimen organizado. Ellos serán reportados y procesados en consecuencia.

 Suiza, sigue siendo el líder mundial en la Banca Privada Internacional

Suiza, un país pequeño, rico, sano, económicamente competitivo y justo en el centro de Europa. Por supuesto que está bajo la presión de sus no tan afortunados vecinos y “aliados” en quiebra. La tendencia hacia una mayor transparencia y cumplimiento fiscal será difícilmente aprovechada, al menos no en un mundo con un creciente déficit. Los suizos lo han reconocido. Están ajustando su modelo negocio de banca privada, con dolor, pero con pragmatismo y de forma constante. La mayoría de los suizos quieren mantener el secreto bancario, por el mayor tiempo posible, y de ahí surgen dichos tratados sobre doble imposición anteriormente mencionados. Habrá más recortes y despidos, sobre todo en los grandes bancos. Y, la mayoría de bancos suizos siguen siendo reacios a aceptar clientes de Estados Unidos, al menos mientras el tratado tributario con los EE.UU. siga en ciernes. Sin embargo, creo que llegar a la conclusión de que la banca privada suiza ha llegado a un punto muerto es falsa.

Contrariamente a la impresión creada por la prensa, y en contra de todos los pronósticos, Suiza sigue siendo el líder en la banca privada transfronteriza. En términos de cuota de mercado, y en base a un estudio realizado por Boston Consulting, Suiza representa más del 27% del mercado mundial de la banca privada transfronteriza.

 Fuente: Boston Consulting Group; Investigación SBVg

Por otra parte, en una época de creciente desequilibrio fiscal y monetario, con tendencia a la represión financiera y las políticas intrusivas de los gobiernos, los inversionistas de todo el mundo una todavía siguen buscando un refugio seguro para guardar sus activos. La mayoría de los bancos privados suizos siguen atendiendo entradas netas de fondos.

Desde la zona del euro, Estados Unidos y el Reino Unido, después de impuestos, o los llamados fondos “blancos”, están corriendo a Zurich y Ginebra. Y ahora, estos son, por naturaleza, después de impuestos, declarados activos. El considerable crecimiento viene desde otras regiones, principalmente Asia, América Latina y Rusia. Cada vez un mayor número de nuevos millonarios y altos inversionistas acaudalados buscan una jurisdicción sólida y en la que puedan confiar, con un buen servicio y una larga tradición de la banca privada. Suiza se ajusta.

¿Se quedará Suiza sin afectación por la debilidad económica global? ¿No es un problema el piso frente al euro? ¿Tendrán los bancos privados y los gestores de patrimonio que ajustar sus modelos de negocio? Por supuesto, la respuesta a todas estas preguntas es sí. La economía suiza, incluida el sector financiero, se enfrentan a un entorno muy difícil.

Sin embargo, al final, como en cualquier competición, el ganador no tiene que ser perfecto. El ganador sólo tiene que ser un poco más rápido y mejor que el resto. Si yo tuviera que apostar, Suiza estaría, sin duda, en lo alto de mi lista.

Contáctenos y solicite una consulta personalizada y gratuita acerca de todos nuestros servicios.
2018-05-20T17:45:30+00:00 marzo 14th, 2013|Categories: Cuentas Bancarias, Mundo Enfoque|Tags: , , , |

Calendar

junio 2018
LMXJVSD
« May  
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Contact Info

Residential Location: Main Office, Blake Building Eyre Street, Belize City, Belize

Phone: 507.838.7651

Fax: 507.838.7651

Web: MundoOffshore.Net

Proteja su legado con nuestros
Programas de ciudadanía por
Inversión
Solicite una consulta
ENVIAR
 Haz tu vida mejor 
close-link
Suscribir
SUSCRÍBASE AHORA

Suscríbase a nuestro Newsletter y
reciba gratis el libro:

"The Digital Banking Revolution"
close-link