Dada nuestra experiencia como consultores, a menudo nos preguntan sobre cuál podría ser un buen plan B. ¿Qué hacer si las condiciones sociales, políticas o económicas de sus país se tornan intolerables? ¿Qué alternativas hay? ¿Qué opción elegir y por qué?

En nuestro caso, la respuesta para el plan B es Panamá. Actualmente, es muy conveniente ser un residente permanente de este país y obtener la cédula o documento de identificación nacional.  Uno de los programas de residencia permanente es la visa de países amigos.

Al elegir a Panamá como destino de reubicación en caso de emergencia, realizamos una evaluación exhaustiva de ese país y lo comparamos  con otras alternativas posibles. A continuación, los criterios que evaluamos:

1-Accesibilidad a la residencia permanente. Es posible que en algunos países solo se tenga que demostrar un nivel mínimo de ingresos para obtener una visa de residencia. Otros requieren la garantía de una pensión o bien una inversión. Probablemente se deba, o no, estar presente físicamente en el país por un número específico de días para mantener la residencia legal allí.

2-Posibilidades de trabajar o iniciar un negocio. La mayoría de los países no ofrecen facilidades para que los nuevos residentes trabajen para un empleador local. Con frecuencia, existe un proceso aparte para obtener un permiso de trabajo, además del de residencia. Algunas clasificaciones de residentes, como las figuras de pensionado, en muchos países de habla hispana (incluido Panamá), no le permiten trabajar en absoluto.

3-Seguridad vs. Libertad. En cierto modo, existe mayor libertad si las fuerzas judiciales del país de adopción son ineficaces, o si es posible incurrir fácilmente en sobornos o cualquier otra interacción irregular con las autoridades. Sin embargo, la falta de un sistema de vigilancia efectivo también alentará a los potenciales delincuentes. Además, si usted, por ejemplo, puede recurrir al soborno para escapar de un problema legal, entonces cualquiera puede hacerlo. En muchos países, en situaciones como esta, un extranjero probablemente está en desventaja respecto a un ciudadano local.

4-Costo de la vida. En muchos países se puede vivir a un bajo costo si existe la disposición para adoptar el estilo de vida de las personas locales. Pero, si las expectativas se concentran en mantener las mismas comodidades que en el país de origen, es posible que se tenga que pagar un alto costo por ellas.

5- Derechos de propiedad. ¿Se garantizan los derechos de propiedad? Esto es especialmente importante en las transacciones de bienes raíces, pero también aplica a cuentas bancarias o de fideicomisos, e incluso a sus propiedades personales.

6-Derecho a la privacidad. Es posible que existan menos derechos de privacidad fuera de los Estados Unidos que dentro. Por ejemplo, muchos países exigen que los extranjeros se registren ante la policía a los pocos días de su llegada.

7-Infraestructura. Esto contempla cualquier aspecto, desde la disponibilidad de cajeros automáticos hasta el acceso a atención médica. También incluye transporte, servicios, acceso a internet, entre otros.

8-Lenguaje. Al escoger un segundo país de residencia sin tener dominio  del idioma oficial, habrá que confiar en otros emigrantes y/o en cualquier persona que hable inglés. En cambio, si usted es capaz de realizar compras, ordenar servicios de comida, pedir direcciones y mantener una conversación básica en el idioma local, le resultará mucho más fácil desenvolverse.

9-Actitud hacia los extranjeros. La nacionalidad, el color de piel, el acento, la religión o cualquier otro tipo de factores, puede predisponer a los ciudadanos locales respecto a los migrantes. En algunos países, los extranjeros pueden ser blanco de delitos.

10-Tributación. La mayoría de los países aplica impuestos sobre el ingreso global de cualquier persona que resida allí más de seis meses al año. En cambio, pocos países cobran impuestos solo sobre la renta local, eximiendo los ingresos obtenidos fuera de sus territorios.

11-Accesibilidad a la ciudadanía y obtención de pasaporte. ¿Su nuevo país le brinda la posibilidad de obtener la ciudadanía y un pasaporte después de haber vivido allí durante una determinada cantidad de años?

12-Dependencia/vulnerabilidad frente a Estados Unidos. Este criterio no necesariamente tiene que ser evaluado, sin embargo, lo último que cualquiera desea es elegir una segunda ubicación que experimente una crisis al mismo tiempo que los Estados Unidos.

Grindelwald - Suiza

Transcurridos cinco años como residente legal, es posible adquirir la ciudadanía y el pasaporte panameño

Consulta gratuita

Por qué Panamá satisface lo mejor de estos criterios

Panamá aprobó con gran éxito la mayoría de las variables expuestas anteriormente. En esta jurisdicción, la visa de residencia no requiere que usted viva en el país; solo debe pasar un día al año en el mismo para mantener su estatus de residente. En contraste, si se presenta un momento de crisis en su país de origen, puede permanecer en Panamá todo el tiempo que desee.

Puede recibir una visa diseñada para “ciudadanos de países amigos“. Esta le otorga el derecho de trabajar, invertir o dirigir un negocio en Panamá. La forma más fácil de calificar a esta visa es a través de la constitución de una empresa panameña junto con un depósito de  mínimo 5 000 $ en una cuenta bancaria local.

Transcurridos cinco años como residente legal, es posible adquirir la ciudadanía y el pasaporte panameño. Para esto, se requiere residencia física durante al menos una parte de dicho tiempo, lo cual le permitirá demostrar cierto grado de integración al país así como dominio del idioma español. Sin embargo, existe un inconveniente: Panamá no permite la doble ciudadanía, aunque esta prohibición no se aplica de manera estricta.

Las leyes de privacidad financiera en Panamá son muy sólidas, aunque se aplica un número creciente de excepciones a las investigaciones llevadas a cabo por parte de las autoridades fiscales extranjeras, especialmente por el Servicio de Impuestos Internos de EE.UU. (IRS, por sus siglas en inglés).

En cuanto a la infraestructura, Panamá no satisface los estándares del primer mundo. Es probable que se deba adquirir un generador eléctrico de respaldo, en caso de que su lugar de residencia no esté equipado con uno, para contrarrestar los frecuentes cortes de electricidad. Por otro lado, hay una excelente infraestructura asociada al sistema médico, de transporte y servicios de internet.

El idioma oficial de Panamá es el español y seguramente, sin tener dominio de éste, pueda desenvolverse sin dificultades dentro de la capital (que además es la ciudad más grande) ya que en ella el inglés es utilizado ampliamente. Sin embargo, no ocurre lo mismo para otras ciudades.

En Panamá no se observan prácticas racistas. Por ejemplo, cualquier hombre de raza blanca y mediana edad puede relacionarse sin ser objeto de prejuicios. Los lugareños suelen ser bastante atentos con los extranjeros. Esto puede deberse al hecho de que los panameños se han estado relacionando con visitantes norteamericanos durante más de un siglo, a que relacionan a éstos directamente con el dinero, o bien a ambas causas.

Panamá es uno de los pocos países con un sistema tributario “territorial”. En general, esto significa que el contribuyente solo paga impuestos sobre los ingresos generados localmente. Esto no es especialmente útil para los ciudadanos estadounidenses, por ejemplo, ya que estos deben pagar impuestos sobre los ingresos globales, independientemente de dónde se generen los mismos. Sin embargo, conjuntamente con la disposición sobre la exclusión de ingresos devengados en el extranjero (FEIE, por sus siglas en inglés), un ciudadano de Estados Unidos que genere ingresos obtenidos fuera de su país o en Panamá, está en plena capacidad de costear un estilo de vida de alta calidad, pagando un pequeño porcentaje, o ninguno, en impuesto sobre la renta. (Es válido acotar que la FEIE no es aplicable a dividendos, ingresos empresariales o ganancias de capital).

Para los ciudadanos estadounidenses, o titulares de una green card, que vivan y trabajen fuera de Estados Unidos, la FEIE exime del pago de impuestos a los primeros  99 200 $ de sus ingresos anuales. Además, si se está acompañado de un cónyuge, es posible duplicar esta exención y percibir un ingreso por pareja de hasta 198 000 $ al año, libre de las obligaciones impositivas exigidas por EE.UU.

Las desventajas de vivir en Panamá

En ciertas áreas, es posible que este país no satisfaga todas las expectativas. La corrupción y el crimen, incluidos los delitos dirigidos a extranjeros, son un problema a considerar. Además, las investigaciones policiales dejan mucho que desear, a menos que tenga contactos con la “élite” política. En algunas zonas del país, también se han reportado ciertas historias desagradables sobre los expatriados, acerca de la falta de títulos de propiedad transparentes, especialmente los llamados “derechos de posesión” sobre las propiedades. Sin embargo, tratándose de la compra de un inmueble cerca o dentro de una ciudad, es completamente factible obtener un título de propiedad claro.

Además, si bien Panamá no ha sido históricamente catalogado por tener muchas características de un “estado paternal”, esto está empezando a cambiar gracias al recién investido presidente Juan Carlos Varela. Una de sus principales iniciativas ha sido imponer controles de precios a los alimentos básicos, lo cual ya ha provocado escasez.

También es  interesante reflexionar sobre cómo se vería afectado este país durante un evento de crisis en los Estados Unidos. Panamá ha adoptado al dólar estadounidense como su moneda oficial, por lo que una devaluación repentina del mismo implicaría una gran inflación en Panamá, que afectaría  el costo de los bienes importados en el país. Aún así, si las circunstancias lo exigiesen, Panamá podría desvincular el Balboa, su moneda paralela, del dólar estadounidense.

El canal de Panamá está estrechamente vinculado a Estados Unidos, aun cuando este último haya renunciado a todos sus derechos en 1999. Sin embargo, el país norteamericano todavía conserva el derecho de actuar ante cualquier agresión o amenaza dirigida contra el canal. Esto puede proporcionar tranquilidad al inversionista que adopte esta nación como su segunda residencia, con plena conciencia de que el ejército más poderoso del mundo está listo para defender la fuente de ingresos más importante de dicho país.

Si desea obtener más información sobre Panamá, puede visitar nuestro sitio web panamaresidency.net, especializado en programas de residencia, constitución de compañías, inversiones en bienes raíces y actividades bancarias en este país. Solicite una consulta gratuita por parte de expertos y obtenga el “Paquete Panamá” en su totalidad.

Envíenos su consulta