Hungría está situada en el centro-este de Europa y limita con siete países: Austria, Eslovaquia, Ucrania, Rumania, Serbia, Croacia y Eslovenia.  El río Danubio divide al país y a la capital, Budapest, antes conocida como dos ciudades separadas, Buda y Pest. En un ranking global de competitividad de ciudades de la EIU, Budapest se sitúa por encima de Tel Aviv, Lisboa, Moscú y Johannesburgo, entre otras ciudades.

Por otra parte, el país cuenta con una economía de mercado orientada a la exportación con un fuerte énfasis en el comercio exterior, y ocupando el puesto 35 entre las economías de exportación más grandes del mundo. En los últimos años, Hungría se ha convertido en una de las naciones líderes de Europa Central y Oriental en cuanto a la atracción de inversiones extranjeras directas. Existen diferentes tipos de industrias donde invertir en esta jurisdicción, tales como procesamiento de alimentos, agricultura, tecnología de la información, metalurgia, maquinaria, productos eléctricos y turismo. Además, la fabricación de productos electrónicos y la investigación desempeñan un papel clave en el crecimiento económico de Hungría.

En Hungría, los empresarios extranjeros encuentran oportunidades de negocio por las siguientes cinco principales razones: ubicación geográfica estratégica, mano de obra cualificada y bien formada, entorno empresarial favorable gracias a los incentivos que ofrece el gobierno, pertenencia a la Unión Europea y, por último, pero no menos importante, un sistema fiscal favorable tanto para las empresas como para las personas naturales.

Para profundizar en este tema, Mundo Offshore se ha reunido con un experto fiscal internacional, el Dr. Csaba Magyar.


-Por favor, ¿podría hablarnos acerca de usted y de su experiencia laboral?

Soy egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Pázmány Péter, luego obtuve la Certificación de Consultor Fiscal Acreditado. Aprobé el examen de BAR antes de obtener la acreditación de Insolvency Practitioner y Asset Controller. Luego me convertí en Chartered International Tax Expert. Dicto seminarios y cursos sobre fiscalidad internacional en diferentes institutos de formación y universidades para asesores fiscales y abogados.

Durante mi trabajo reciente, me he dedicado en su mayoría a la planificación fiscal y de activos internacionales, incluyendo el manejo de transacciones complejas, la gestión de impuestos transfronterizos y cuestiones de inversión con éxito tanto para las necesidades corporativas como personales. Proporciono a los clientes soluciones fiduciarias focalizadas en temas de Gestión de Negocios para directores de empresas e Individuos de Alto Valor Neto (HNWI por sus siglas en inglés).

-¿Cómo ha sido el crecimiento del negocio en su país durante el último año?

Las últimas cifras muestran que el año pasado fue muy lucrativo en Hungría, con un crecimiento del PIB del 4,9%. Las LLC (en Hungría: Kft.) estuvieron muy solicitadas, a juzgar por el aumento de este tipo de organización. La tendencia positiva antes mencionada confirma que Hungría sigue siendo un destino atractivo para los inversores nacionales y extranjeros. Los gobiernos húngaros siempre han estado dispuestos a fomentar las inversiones extranjeras. Actualmente, Hungría sirve como centro de inversiones para los inversionistas no europeos en la Unión Europea. Cada vez son más las compañías multinacionales extranjeras que crean empresas mixtas, fabrican, conceden licencias, crean sociedades de cartera, así como centros de logística, financiación y otros centros de servicios con el objetivo de proporcionar capital, bienes y servicios, así como conocimientos especializados a las jurisdicciones seleccionadas. Estas funciones son realizadas por trabajadores húngaros altamente calificados y bien educados. Por último, pero no menos importante, el sistema bancario y financiero húngaro es el más avanzado de la región de Europa Central y Oriental.


Hungría, un país de oportunidades


-¿Qué diferencias hay entre las leyes y reglamentos fiscales de su país y las de otros países en torno a este tema? ¿En qué se diferencian las reglas para los extranjeros que desean iniciar un negocio en su país?

Al momento de examinar una jurisdicción potencial, existen al menos dos factores importantes: la legislación corporativa y la fiscal. En el caso del régimen del impuesto de sociedades, las empresas húngaras están obligadas a pagar el impuesto de sociedades a una tasa del 10%. También es muy impresionante que el dividendo recibido, la ganancia de capital realizada y los ingresos derivados de la venta o contribución de propiedad intelectual puedan quedar exentos del impuesto de sociedades. Además del régimen preferencial de concesión de licencias, existe una iniciativa especial que prevé un trato fiscal preferente para la I+D. Desde el 1º de enero de 2011 no hay retención de impuestos para las personas jurídicas en Hungría. Por otra parte, los aspectos internacionales también son muy atractivos. Hungría tiene tratados para evitar la doble imposición con unos 90 países. Hungría aplica generalmente el método de crédito (sistema de imputación) para evitar la doble imposición. Es preciso destacar que estos son sólo algunos ejemplos, ya que el sistema tributario húngaro, centrado en el inversor, se encuentra dotado de una gama mucho más amplia de beneficios fiscales. Cabe destacar que los fideicomisos, las fundaciones privadas y los fondos de inversión privados también están disponibles en Hungría.

Grindelwald - Suiza

El país cuenta con una economía de mercado orientada a la exportación con un fuerte énfasis en el comercio exterior, y ocupando el puesto 35 entre las economías de exportación más grandes del mundo.

-¿Qué puede decirnos sobre la residencia por motivos de negocios en Hungría?

Solíamos tener un programa de bonos de residencia por inversión anteriormente, pero ya no está disponible. Nunca hemos tenido un programa de ciudadanía de este tipo, sólo la ruta tradicional puede funcionar en Hungría (permaneciendo aquí por lo menos 8 años). Sin embargo, Hungría otorga permisos de residencia temporales a todos los inversores extranjeros en igualdad de condiciones, siempre que participen activamente en el funcionamiento de su compañía en Hungría. El primer paso para establecerse en Hungría con fines comerciales es la creación de una empresa con una presencia económica real.

Las empresas se registran en un plazo de 2 a 8 días. El impuesto de sociedades húngaro del 9% facilita en gran medida el funcionamiento de las empresas. El director extranjero de la empresa puede entonces presentar su solicitud de permiso de residencia. Después de haber obtenido un permiso, sus cónyuges e hijos también pueden solicitarlo. Hungría es un Estado miembro de pleno derecho de la Unión Europea, por lo que los permisos de residencia expedidos por las autoridades húngaras son válidos para todo el espacio Schengen.

-¿Cómo se puede solicitar esta opción?

El Director General de la empresa tendrá derecho a un permiso de residencia de tipo «D». La empresa debe emplear a tres empleados de la Unión Europea a tiempo completo. No existen regulaciones específicas en cuanto a sus puestos de trabajo y remuneración. Después de 3 meses la solicitud del permiso podrá ser enviada a la Oficina de Inmigración. El permiso de residencia se expide primero por dos años. Una vez transcurridos los dos años, el permiso de residencia puede ser renovado en Hungría.

Si usted ha decidido expandir su negocio en esta jurisdicción después de que el Dr. Csaba Magyar nos ayudara a examinar más de cerca las leyes y regulaciones tributarias húngaras, así como la residencia de negocios y cómo aplicarlas, Mundo Offshore puede brindarle asistencia a su medida en esta materia. Usted puede estar tranquilo y dejar todo en manos de nuestro experimentado equipo de expertos. No lo dude más y póngase en contacto con nosotros.

Envíenos su consulta