Nacer en un territorio en específico muchas veces tiene que ver con el azar, más que con una decisión premeditada de nuestros padres. Nada nos garantiza que nuestra nacionalidad nos vaya a beneficiar o no más adelante, en especial si consideramos que nadie sabe realmente qué le depara el futuro.

A medida que crecemos y, en este caso en específico, nos vamos acercando al mundo de las inversiones y la economía, nos damos cuenta de que una ciudadanía (lo cual incluye el pasaporte) es mucho más importante de lo que le puede parecer a una persona que se dedique a otra área.

Este documento nos traerá tanto ventajas como desventajas. Por ejemplo, si el territorio en el que nacimos entra en conflicto con otro, nuestro pasaporte pasará a ser un obstáculo que nos impedirá trasladarnos a este lugar y, por supuesto, establecer negocios.

Pensando en situaciones como esta es que se recomienda a los inversionistas que se asesoren sobre las mejores jurisdicciones para obtener una segunda ciudadanía, contando así con otro pasaporte en caso de que sea necesario (que, muy probablemente, lo será).

Es así como surgen filosofías y teorías que sugieren maneras inteligentes de lograrlo y evitar este tipo de inconvenientes, tal como la teoría de las seis banderas, la cual habla sobre un estilo de vida en el extranjero muy particular.

Teoría de las seis banderas

¿De qué se trata? Es una estrategia (dirigida sobre todo a inversionistas) que logra que terceras partes tengan el menor acceso posible a la información privada relacionada a las transacciones. Es decir, es una forma de proteger de personas malintencionadas el capital acumulado.
Aunque en un principio partió de tan solo tres banderas, hoy en día se ha actualizado para incluir tendencias como el uso de las redes sociales e internet.

La idea principal nace de la premisa de no depositar todos los ingresos en un mismo sitio, ni confiar en un solo sistema bancario. La meta es encontrar la libertad financiera y no depender de las regulaciones de nuestro lugar de origen. Es la respuesta a como vivir en el extranjero –en distintos países– sin que esto represente una pérdida económica.

Cada bandera se refiere a un país en el cual usted debería centrarse para una sola actividad, partiendo de la cualidad de “turista permanente” (Permanent Tourist, PT). Veamos cuáles son:

  • Pasaporte y ciudadanía

Lo ideal en esta primera categoría es escoger una jurisdicción en la que no tenga mayor importancia para las entidades gubernamentales lo que hacen los ciudadanos fuera del territorio (siempre y cuando no se trate de una actividad ilegal, claro está).
Incluso, hay países que no aplican gravámenes sobre las ganancias obtenidas o generadas fuera de la nación, lo cual es clave para su negocio.

Por supuesto, también hay que pensar en el pasaporte y las naciones que podemos visitar. Se recomienda escoger países de la Unión Europea para tener permiso de viajar a todo el continente sin necesidad de una visa.

  • Residencia fiscal o domicilio

Tal como en la bandera anterior, aquí tampoco deberían exigirle gravámenes sobre las ganancias internacionales puesto que será su residencia fiscal, es decir, el domicilio legal donde usted tendrá que pagar impuestos.

De preferencia, un país estable en términos económicos, sociales y políticos.

  • Recreación

Claramente, este será el territorio en el que pasará la mayor parte de su tiempo, por eso es fundamental encontrar al menos uno que ofrezca la mejor calidad de vida según su criterio y necesidades.

Como no debe convertirse en residente fiscal, lo ideal es encontrar más de dos países (pueden ser incluso cuatro) y combinarlos. La meta es tener sitios donde descansar sin sobrepasar los límites de estadía que le obliguen a pagar impuestos.

  • Base de los negocios

En este caso, se trata de la ubicación física de sus negocios. Por lo tanto, debe ser un territorio que brinde tasas impositivas muy bajas o, mejor aún, exención de impuestos. Al ser el lugar donde generará la mayoría de su capital, debe ser distinto a su domicilio fiscal.

  • Depósito de activos

Una bandera crucial pues representa el territorio en el que sus ahorros serán gestionados. La principal preocupación será encontrar un país que respete (dentro de los límites legales) la privacidad financiera y tenga una economía estable.

Tal como en las otras secciones, tasas impositivas mínimas es la meta, sobre todo las que se aplican en intereses y ahorros.

  • Ciberespacio

La última categoría en incluirse, tomando en cuenta el auge que ha tenido el internet en el mundo.

El reto aquí es encontrar un país donde el manejo de redes esté libre de impuestos y que, además, sea un país distinto al de su residencia física. Parece difícil, pero no imposible con la ayuda adecuada.

Grindelwald - Suiza

La idea principal nace de la premisa de no depositar todos los ingresos en un mismo sitio, ni confiar en un solo sistema bancario. La meta es encontrar la libertad financiera y no depender de las regulaciones de nuestro lugar de origen.

¿Como vivir en el extranjero?

La teoría de las seis banderas está estrechamente relacionada con el término “turista permanente”, pero esto no quiere decir que usted será uno, sino que debe ser percibido como tal en varias jurisdicciones para evitar tener que cumplir con deberes como el servicio militar, pago de impuestos (dependiendo de las condiciones de cada país) y demandas.

Para lograr este estilo de vida en el extranjero de manera legal, hay que saber combinar varios dispositivos que pueden ayudarnos a cumplir con la teoría al pie de la letra.

Uno de los primeros pasos es encontrar la segunda ciudadanía ideal y no hay mejor manera de hacerlo que mediante un programa de ciudadanía por inversión. Estos abundan sobre todo en el Caribe; por ejemplo, San Cristóbal y Nieves ofrece a los beneficiarios de su CIP la posibilidad de visitar más de 150 países, incluyendo todos los que forman parte de la Unión Europea y la Mancomunidad de Naciones.

Además, no tendrá que renunciar a su nacionalidad, o al menos esto no es un requisito de la jurisdicción caribeña. Si su país de origen lo permite, puede mantener ambas nacionalidades y pasaportes.

Lo mejor de todo es que no perderá su tiempo: gracias al proceso de solicitud acelerado (AAP) de San Cristóbal y Nieves, puede obtener su ciudadanía por inversión en tan solo 60 días.

En cuanto a la inversión, hay varias opciones:

  • Contribución al Sugar Industry Diversification Foundation o SIDF por 250.000 USD.
  • Contribución al Sustainable Growth Fund o SGF por 195.000 USD (grupo familiar de cuatro personas).
  • Compra de propiedad por 400.000 USD; debe mantenerse a nombre del comprador por mínimo cinco años.
  • Compra de propiedad por 200.000 USD; debe mantenerse a nombre del comprador por mínimo siete años.

Pero, en la teoría de las seis banderas, no todo se trata de una ciudadanía, también es fundamental conseguir una residencia fiscal. ¿Cómo se logra? Para ser considerado como residente fiscal, primero se requiere que obtenga un permiso de residencia temporal; luego de un tiempo, el permanente y, con este estatus, será contribuyente del país.

En este caso, la búsqueda se ha de centrar en una nación que otorgue visas con pocos requisitos y sin tanta complicación.

Una excelente opción es Panamá, gracias a su visa de países amigos. 47 países tienen la suerte de formar parte de una lista que les permitirá contar con residencia fiscal en muy poco tiempo y por requisitos muy sencillos.

Lo básico es demostrar que usted no cuenta con antecedentes penales, está en un buen estado de salud, y tiene una compañía registrada en Panamá y al menos 5.000 USD en una cuenta bancaria.

¿Cómo saber cuál país escoger?

Si bien los países que acabamos de ejemplificar son excelentes opciones en niveles generales, esto no aplica para todos los inversionistas.

En caso de que usted quiera poner en práctica la teoría de las seis banderas y gozar de este estilo de vida en el extranjero, tendrá que dedicar mucho tiempo al análisis e investigación de las jurisdicciones para asegurarse de escoger las indicadas.

¡Es una tarea para más de una persona! En Mundo Offshore ponemos a su disposición a nuestro equipo de trabajo. Nos asociamos con profesionales y expertos que están más que capacitados para ofrecerle la asesoría que usted requiera.

No se deje guiar por suposiciones, consulte con nuestro equipo de expertos para descubrir como vivir en el extranjero sin perder tanto dinero en tributaciones. Recuerde que la clave es manejarse bajo las regulaciones legales que se adapten a sus criterios y, sobre todo, a sus necesidades.

¡En Mundo Offshore le ayudamos a proteger su legado! Contáctenos, nuestra primera hora de consulta es gratuita.