¿Es realmente necesario obtener un segundo pasaporte para venezolanos? Según uno de los índices más reconocidos sobre restricciones de visa, el pasaporte venezolano está ubicado como el número 40 y cuenta con permiso para acceder a 132 territorios sin que sea obligatorio tramitar una visa (algunos países exigen un permiso al llegar o un permiso electrónico).

Aunque su posición parece ser buena a primera vista, tenemos que evaluar sus resultados durante los últimos años: en el 2006, este pasaporte se había ganado el puesto número 25 del ranking; justamente una década después, en el 2016, había bajado al número 32.

¿A qué se debe esta caída? En este estudio no solo se evalúa la cantidad de territorios a los que se puede entrar, sino que también se toman en cuenta otras características económicas, políticas y sociales que pueden determinar la estabilidad del país. He allí el trasfondo del asunto, pues Venezuela no está en uno de sus mejores momentos.

Muchos venezolanos incluso han tenido inconvenientes para obtener el pasaporte de su propio país, optando por emigrar a territorios del Mercosur para evitar depender de este valioso documento.

Queda clara la necesidad de conseguir un respaldo, un segundo pasaporte para venezolanos, que les otorgue más ventajas. ¿Es esto posible? ¡Claro que sí! Siga leyendo.

Ciudadanía por inversión: la forma ideal de conseguir los mejores pasaportes

Si un pasaporte es un documento que nos identifica como ciudadanos de un territorio, para conseguir uno de otro país lógicamente tendremos que convertirnos en ciudadanos de éste.

Existen formas tradicionales de obtener un pasaporte, como descubrir que tenemos ascendencia de cierta nación o caer perdidamente enamorado de un extranjero y contraer nupcias, pero la posibilidad de que alguna de estas opciones ocurra es mínima.

Por ello otras opciones, como la ciudadanía por inversión, se han popularizado tanto. Dicho programa es adoptado por muchos Estados para atraer a inversionistas dispuestos a contribuir económicamente a cambio de numerosas ventajas.

Ya que el de Venezuela no resulta confiable, será ideal escoger como segundo pasaporte para venezolanos uno que pertenezca a un país ubicado en los primeros puestos del ranking y que, además, permita a extranjeros optar por una ciudadanía por inversión. Veamos cuáles son.

Ciudadanía por inversión en Antigua y Barbuda

Al escoger a Antigua y Barbuda, el beneficiario tendrá el honor de ser ciudadano del país número 30 en la lista y tener la certeza de que se mantendrá en ese puesto o incluso mejorará sus resultados (en el 2009 era el número 40). Además, podrá visitar 150 diferentes territorios sin necesidad de visa.

Si bien el cambio no será drástico comparado con Venezuela, el gran atractivo de esta opción son sus económicos precios de inversión que van desde los 100.000 USD si se realiza una contribución al Fondo Nacional de Desarrollo de manera individual.

Otra opción de inversión es mediante la adquisición de una propiedad (todo bajo la autorización del Gobierno de Antigua y Barbuda). En este caso, el monto mínimo es de 400.000 USD y es obligatorio mantener el inmueble a nombre de quien solicita la ciudadanía por al menos cinco años (una vez transcurrido el lapso es posible vender).

También es posible invertir en negocios o comercios (igualmente, bajo autorización), aunque en este caso la cantidad requerida es superior: 1.500.000 USD sin socios o 5.000.000 USD con otros inversionistas (cada uno debe aportar mínimo 400.000 USD).

Grindelwald - Suiza

Dicho programa es adoptado por muchos Estados para atraer a inversionistas dispuestos a contribuir económicamente a cambio de numerosas ventajas.

Ciudadanía por inversión en Malta

En este caso, sí que se notará una diferencia: el pasaporte de Malta tiene el lugar número 9 en la lista en lo que va de este 2020, con la posibilidad de visitar sin visa hasta 183 países, incluyendo grandes destinos como Canadá y Estados Unidos (en ambos casos solo se requiere un permiso electrónico).

Se ha mantenido en el top 10 durante la última década, logrando incluso en una ocasión subir al séptimo puesto, por lo que es una opción segura como segundo pasaporte para venezolanos.

La inversión requerida es una suma de contribuciones a distintas áreas: en primer lugar, una donación de 650.000 EUR al Fondo de Desarrollo Nacional, luego una compra de 150.000 EUR en bonos o acciones del gobierno y por último una inversión de 350.000 EUR en bienes raíces.

Tanto los bonos como el inmueble deben mantenerse a nombre de la persona por un mínimo de cinco años.

Si no desea adquirir una propiedad, puede alquilar una (residencial) por un valor de mínimo 16.000 EUR al año, igualmente por cinco años.

¿Ya decidió cuál es la mejor opción para usted? Hay muchos otros países que también ofrecen ciudadanías por inversión por pocos requisitos. ¡Comuníquese con nosotros! En Mundo Offshore estamos dispuestos a ayudarlo a conseguir un segundo pasaporte de respaldo.