Una noticia que ha dado la vuelta al mundo en pocas horas, es la decisión del Banco Nacional Suizo de desligarse del Euro, en una estrategia por frenar la apreciación del Franco y que su repunte afectara la recuperación del Euro, retirando el cambio mínimo que se mantenía de esta divisa, pasando de cambiarse a 1.20 francos por 1 euro a 1.16 unidades en solo unas horas.

Además de eliminar el tipo de cambio mínimo respecto al Euro, el Banco Suizo decidió aumentar el precio por los depósitos, la eliminación de la barrera cambiaría a la cual se mantenía anclado el Franco Suizo desde el 2011, disparó en sus primeras horas la moneda suiza hasta un 30% de su valor habitual.

Según el Banco Central Suizo, la abrupta medida de liberar al Franco Suizo del Euro fue justificada dada la fortaleza que había mostrado el Euro en los últimos días. Aunque muchos expertos aseguran que el verdadero motivo obedece a la incapacidad de mantener el limite de flujos que llegan al país a consecuencia de la inestabilidad prevaleciente en países como Rusia o Grecia o la crisis Ucraniana respectivamente, (recordemos que a partir del 2011 cuando el BNS fijo la tasa de cambio mínimo de 1.20 francos respecto al Euro, muchos inversores decidieron refugiarse en el Franco como una divisa que desde entonces se mantuvo a la alza, motivo que actualmente ha generado devastadoras consecuencias en el mercado).

Algunas consecuencias de la liberación del Franco Suizo

franco-suizo-euroLa eliminación del limite cambiario por el BNS provocó de inmediato un desplome en la bolsa suiza que cayó hasta 12.65% depreciando el valor del euro hasta un 13.5% al igual que otras divisas más tales como 13,2% contra el dólar, hasta los 1,161 dólares, y un 14% contra la libra esterlina, hasta las 0,733 libras.

Como consecuencia de estas medidas adoptadas por el Banco Nacional Suizo, existen ya serias repercusiones en la economía interna, europea y el sector financiero en general y aunque al final del día y tras dispararse hasta 30% sobre el euro, su valor se estableció en 13% respecto a este, según Andreas Ruhlmann, analista de IG Bank «El mercado no se lo esperaba”

Algunos de los efectos en de la llamada Tormenta Suiza han sido los siguientes:

El sector hipotecario es uno de los más impactados, al separarse del Euro, su posición respecto al franco cayó significativamente, por lo que aquellas hipotecas cotizadas en francos, son mucho más caras hoy que hace dos días. Uno de los países que ejemplifican esta situación es Austria, donde cerca de 150,000 hogares tienen prestamos hipotecarios en francos suizos. Siendo así Los Brokers son las primeras víctimas de esta sacudida en los mercados de divisas, llevando intermediarios como los operadores de divisas Alpari, a declararse como insolventes, o expulsando a Global Brokers del negocio.

En las primeras horas tras la decisión del SNB, la banca tradicional también sufrió perdidas millonarias, tal como Detushce Bank, que perdió cerca de 150 millones de dólares o Barclays que registró bajas por cerca de 100 mdd. Según The Wall Street Journal, la bolsa suiza ha cerrado a la baja con perdidas en bancos como Julius Baer, Credit Suisse o UBS, o la aseguradora Swiss Life, que han sufrido caídas bursátiles de hasta 10%.

La economía suiza en términos globales también ha resentido esta maniobra, debilitando su posición competitiva en la economía mundial. Las compañías suizas han perdido competitividad, y representan un enorme riesgo para inversionistas. Las exportaciones en Suiza por ejemplo, se verán afectadas a corto y mediano plazo, debido a que cerca del 50% de ellas tienen como destino la Zona Euro.

Sin embargo, ante las diversas reacciones al respecto, como el desplome de las acciones suizas, los expertos esperan que eventualmente el sistema cambiario suizo se normalice y pese a la volatilidad, la situación sea estable progresivamente.