Por: Lazaro J. Mur, Esq.

PARTE I

Los líderes de las finanzas mundiales están cada vez más preocupados de que la disputa comercial entre Estados Unidos y China, que no da señales de cese, pueda provocar una crisis en la economía mundial.

La sensación de pesimismo durante el encuentro del Grupo de las 20 principales economías se produjo en medio de la evidencia cada vez mayor de que el crecimiento económico mundial está ralentizándose en el marco de la renovada guerra comercial del Presidente Trump con Pekín.

Como se informó recientemente, en una declaración de clausura, los funcionarios del G-20 advirtieron que las tensiones comerciales se han «intensificado» y acordaron hacer frente a los riesgos.

Sin embargo, la administración Trump, con la intención de reescribir las reglas del comercio internacional a favor de Estados Unidos, no dio señal alguna de que estuviera lista para retroceder. El Secretario del Tesoro Steven Mnuchin continuó culpando a China por prolongar la disputa comercial e insistió en que la misma no estaba perjudicando la economía de Estados Unidos ni obstaculizando el crecimiento mundial.

Grindelwald - Suiza

Los líderes de las finanzas mundiales están cada vez más preocupados de que la disputa comercial entre Estados Unidos y China, que no da señales de cese, pueda provocar una crisis en la economía mundial.

Consulta gratuita

«No creo que las contracciones económicas que se observan en algunas partes del mundo sean el resultado de las tensiones comerciales actuales», dijo el Sr. Mnuchin a los periodistas que se encuentran al margen del G-20.

Desde entonces, las tensiones han incrementado a medida que el Sr. Trump aumentaba los aranceles sobre bienes chinos por valor de 250.000 millones de dólares y amenazaba con someter a impuestos a casi todas las importaciones chinas. Pekín ha respondido con aranceles más altos para los productos estadounidenses, y en un libro blanco publicado el domingo pasado, los funcionarios chinos se comprometieron a «nunca ceder» por cuestiones de principios. Ahora, la Unión Europea también se enfrenta a posibles aranceles.

«No estamos lejos de una guerra comercial real y abierta entre China y Estados Unidos», dijo Bruno Le Maire, Ministro de Finanzas de Francia, en una entrevista al margen de la reunión del domingo. «Creo que todos los miembros del G-20 son conscientes de que este tipo de situación conduciría a una crisis económica, a una falta de crecimiento y a una recesión en todo el mundo».

El Sr. Mnuchin se reunió el domingo con Yi Gang, presidente del Banco Popular de China. Fue el primer contacto cara a cara entre funcionarios de los dos países desde que rompieron conversaciones el mes pasado. El Sr. Mnuchin, en un tweet, describió su discusión sobre el comercio como «sincera». No obstante, dijo que no tenía planes de regresar a Pekín antes de que el Sr. Trump y el Sr. Xi se reunieran y que los funcionarios chinos no viajarían a Washington. El secretario de Hacienda, que ha viajado a China varias veces en el último año, dijo que no había tenido contacto alguno con Liu He, el Viceprimer Ministro chino y principal negociador comercial, desde principios de mayo.

Parte II


Este artículo es cortesía de Lazaro J. Mur, Esq., abogado asesor de Mundo Offshore y especialista en residencia fiscal y estructuras financieras en los Estados Unidos.

Envíenos su consulta