Los fondos cotizados (Exchange-traded fund o ETF, por sus siglas en inglés) son una herramienta de inversión muy conocida. Particularmente en el contexto convencional de la gestión de cartera, con frecuencia los ETFs son utilizados con el objetivo de lograr un acceso eficiente a una asignación de activos diversificada en determinados mercados y sectores. Sin embargo, cuando se trata de negociar con oro, esta herramienta no debe ser la primera opción. A menos que usted sea un comerciante de oro, que compre y venda este recurso activamente, usted no debería de involucrarse con los ETF de este metal precioso. A continuación le explicamos las razones.

 El problema con los ETF de oro

En una presentación reciente, después de recomendar las ventajas de la asignación física de metales sobre los ETS, uno de los participantes preguntó lo siguiente: ‘‘¿Qué tiene de malo el ETF de oro? Si bien estoy de acuerdo con las dudas sobre la totalidad de su respaldo, diferentes ETF, incluso el GLD que usted menciona, todavía han reflejado bastante bien el movimiento de los precios del oro. Son fáciles de comprar y vender. Además, los costos involucrados son más bajos que en cualquiera de los programas de asignación física que conozco».

Estuve bastante tiempo respondiendo esta pregunta, ya que es fundamental.  Si usted tiene la intención de proteger su exposición a los mercados financieros y protegerse de los riesgos de la banca global asociados con el oro, necesita hacerlo de forma correcta. Repetiré mi respuesta aquí para su beneficio.

Primero que todo, los ETF generalmente no están a tan bajo precio como se cree. De hecho, las estructuras de costo tienden a ser algo más confusas y poco claras de lo que generalmente dan a conocer. Por tal motivo, en realidad se desconoce cuáles son los verdaderos costos. Sin embargo, usted puede estar seguro de que los bancos obtienen buenas ganancias con los fondos de inversión.

En segundo lugar, suponiendo que desee tener oro u otros metales preciosos en su formato físico, es decir, activos reales tangibles, entonces un fondo de inversión como el GLD no cumple con estas necesidades.

Sí, el GLD es el mayor y el más prominente ETF de oro en la actualidad. Es un producto financiero construido y administrado por JP Morgan, HSBC y otras grandes instituciones financieras de Wall Street. Hay bastantes ETF de oro en el mercado y muchos de ellos reproducen la estructura y los términos del GLD. Por lo tanto, tiene mucho sentido analizar más detalladamente el fondo GLD en particular.

Cinco razones por las que debe evitar el fondo GLD

 Para entender a fondo la figura GLD, o más exactamente el »SPDR Gold Trust», usted necesita revisar el folleto de productos publicado en mayo de 2017. Como ocurre frecuentemente con este tipo de catálogos, éstos están escritos en un lenguaje jurídico que deja al lector como muchas interrogantes y aún más incertidumbres. Ciertamente, el folleto mencionado no es la excepción.

Sin embargo, valientemente, realicé una revisión exhaustiva del mismo. Con toda claridad, debo decir que nunca invertiría en este tipo de producto. Sorprendentemente, otros miles de inversionistas sí lo hicieron y aún lo hacen. Permítame ahorrarle un poco de tiempo y resumir los puntos clave de mi razonamiento.

Grindelwald - Suiza

A menos que usted sea un comerciante de oro, que compre y venda este recurso activamente, usted no debería de involucrarse con los ETF de este metal precioso.

A continuación, las 5 razones por las cuales recomiendo no participar en el fondo GLD:

1. Dependencia con la Bolsa de Valores de New York (NYSE) – Para aquellos que adquieren metales preciosos como un seguro contra una situación de crisis y como protección ante una crisis financiera, la capacidad de acceso y de flujo de transacciones a todo momento es crítica, el GLD no lo permite. Se cotiza exclusivamente en la NYSE. Durante los períodos de crisis financiera, generalmente la NYSE cesa sus cotizaciones. En consecuencia, el acceso y la capacidad de comprar y/o vender metales preciosos a través de GLD pueden estar restringidos justo en el momento más crucial.

2. El fondo NO permite reembolsos en especie de sus lingotes de oro – Un hecho que al menos levanta inquietudes es la negativa de GLD para facilitar cualquier forma de reembolso en especie, en otras palabras, la entrega de oro físico a solicitud del inversor.

3. GLD NO parece tener problemas de almacenamiento– Uno de los retos clave de los programas de asignación física de oro es proporcionar un almacenamiento seguro y eficiente en costo. Este es un problema que se enfrentaría si realmente estuvieran implicados oro o plata en forma física. Cuando el ZKB Gold ETF, un fondo de cotización suizo que sí parece tener respaldo de oro (independientemente de otras deficiencias) alcanzó aproximadamente las 70 toneladas, el banco emisor tuvo que encontrar más espacio para el almacenamiento de este metal. Esto apareció en todas las noticias, en cambio, para GLD no hay noticias al respecto, lo cual también levanta sospechas.

4. Las tenencias en oro de GLD NO son auditadas – ¡No hay auditorías sobre GLD! Como se refleja en los extractos señalados abajo del formulario 10-K del fondo, incluso el monitoreo es limitado. De hecho, los sub-custodios no tienen que proporcionar ninguna documentación como prueba de la existencia del oro subyacente. La pregunta obvia es entonces, ¿cómo se supone que un inversionista sabe que realmente hay oro en las bóvedas?

 »La capacidad del Fideicomisario para monitorear el desempeño del Custodio puede ser limitada porque, de conformidad con los Acuerdos de Custodia, el Fideicomisario puede, solo hasta dos veces al año, visitar las instalaciones del Custodio con el fin de examinar el oro del Fideicomiso y ciertos registros relacionados que sean mantenidos por el Custodio»

 »Además, el Fideicomisario no tiene derecho a visitar las instalaciones de ningún sub-custodio con el fin de examinar el oro del Fideicomiso o los registros que tenga el mismo, y ningún sub-custodio está obligado a cooperar en revisión alguna que el Fideicomisario desee realizar tanto de las instalaciones, como de los procedimientos, registros o solvencia de dicho sub-custodio.»

5. Las tenencias de oro de GLD (si las hubiera) NO están aseguradas – »El oro del fondo puede estar sujeto a pérdida, daño, robo o restricción de acceso». Estos obviamente son factores de riesgo que cualquier programa de asignación de oro enfrentará. Los programas sólidos abordan este particular asegurando el valor del oro almacenado. En el caso de GLD, todo el riesgo recae en el inversionista.

 »El oro del fondo está sujeto a pérdida, daño, robo o restricción de acceso»

»Existe el riesgo de que algunas o todas las barras de oro del Fideicomiso en poder del Custodio o de cualquier sub-custodio en nombre del Fideicomiso puedan perderse, dañarse o robarse».

»El acceso a las barras de oro del Fideicomiso también podría estar restringido por eventos naturales (como un terremoto) o acciones humanas (como un ataque terrorista). Cualquiera de estos eventos puede afectar adversamente el funcionamiento del fideicomiso y, en consecuencia, una inversión en las acciones».

»Es posible que el fideicomiso no tenga fuentes de recuperación adecuadas si su oro se pierde, se daña, es robado o destruido, y la recuperación puede ser limitada, incluso en caso de fraude, al valor de mercado del oro en el momento en que se descubre el fraude».

Si usted desea comprar o almacenar oro con un agente de confianza, comuníquese con nosotros e inmediatamente le pondremos en contacto cn nuestros especialistas.

Grindelwald - Suiza

»El acceso a las barras de oro del Fideicomiso también podría estar restringido por eventos naturales (como un terremoto) o acciones humanas (como un ataque terrorista).

Envíenos su consulta