Los temores por la recuperación económica de Estados Unidos han hecho estremecerse el mercado. El dólar ha registrado mínimos de dos años frente al euro y otras monedas tras el debilitamiento de los datos del mercado laboral, los indicios de un retraso en el próximo paquete de estímulo y el agresivo discurso sobre China de Donald Trump. El mercado de valores de China se desploma fuertemente. El euro alcanza máximos de 22 meses a medida que la economía de la eurozona vuelve al crecimiento. Las acciones de Intel se desploman tras anunciar otro retraso en un proyecto clave, y Disney también está luchando por cumplir con su cartera de películas, fuente de gran rentabilidad. Aquí tenemos las cinco cuestiones principales de las que hay estar pendientes este viernes, 24 de julio, en los mercados financieros.

  1. Temores por el repunte de EE.UU. al estancarse las conversaciones de estímulo y el mercado laboral

La preocupación en torno a que la recuperación económica de Estados Unidos pueda estar flaqueando ha hecho estremecerse a los mercados globales, lastrando los activos de riesgo e impulsando aquéllos considerados refugio seguro.

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años ha descendido al 0,56%. Sólo ha cerrado por debajo de ese nivel una vez, en abril. Los futuros de oro, sin embargo, no lograron superar el nivel de 1.900 dólares por segunda jornada consecutiva.

Este movimiento fue desencadenado por la combinación de un aumento de las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo semanales del jueves y un nuevo retraso en el anuncio de los planes de los republicanos del próximo paquete de medidas de estímulo. Éstos no se publicarán hasta la semana que viene, según el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell.

  1. Los mercados chinos caen mientras Trump amenaza con un acuerdo comercial

Otro factor que lastra los activos de riesgo es la última pelea diplomática entre China y Estados Unidos. Pekín ha ordenado a Estados Unidos cerrar su consulado en Chengdu en respuesta al cierre del consulado chino de Houston a principios de esta semana.

En su rueda de prensa del jueves, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parecía preparar el terreno para la implantación de nuevas medidas comerciales contra China, diciendo que el acuerdo comercial en varias fases que ambos países firmaron a principios de año «significa menos para mí ahora que cuando lo firmamos», debido al papel de China en la propagación del coronavirus.

Las acciones de China reaccionaron mal a la amenaza, cayendo el índice Shanghai Shenzhen CSI 300 un 4.4% hasta mínimos de tres semanas. El dólar, por su parte, alcanzó máximos de tres semanas en 7,0236 yuanes para después retroceder ligeramente

  1. El euro, en máximos de 22 meses al volver a registrar crecimiento la eurozona

Sin embargo, el dólar pierde terreno frente a muchas otras monedas, alimentando las sospechas de que ha entrado en un periodo de descenso prolongado frente a las monedas del mundo desarrollado tras renunciar a una prima de tipos de interés aparte de también parecer estar al borde de otra recaída económica.

El índice dólar, que sigue la evolución de esta moneda con respecto a una cesta de otras seis divisas principales, ha abandonado sus mínimos de abril para alcanzar su nivel más bajo desde septiembre de 2018. El euro, en particular, ha ganado en todos los ámbitos, superando los 1,16 dólares por primera vez en casi dos años.

La moneda única también se ve respaldada por la publicación de lecturas más fuertes de lo esperado de los índices de gestores de compras por todo el continente. El PMI compuesto de la Eurozona de IHS Markit se ha elevado hasta 54,8 puntos en julio frente a los 48,1 de junio, una lectura que sugiere que la economía dejó de contraerse al comienzo del tercer trimestre.

  1. Las acciones apuntan a una apertura a la baja

Los mercados de valores de Estados Unidos abrirán a la baja y parece probable que permanezcan bajo presión hasta que el flujo de noticias sobre la relación entre Estados Unidos y China mejore o el Congreso pueda hacer progresos más sustanciales en el próximo paquete de estímulos.

El aumento de las solicitudes de subsidio por desempleo de la semana pasada ha dirigido la atención del mercado hacia el riesgo del consumo interno si se permite que las actuales ayudas a los millones de recién desempleados expiren a finales de mes.

  1. Intel y Disney decepcionan con sus retrasos

Los inversores esperan que estas empresas den mejores noticias que Intel tras el cierre del jueves. Las acciones de Intel cayeron un 11,8% antes de la apertura tras anunciar otro retraso en la producción de su nueva generación de chips de 7 nanómetros.

La compañía dijo que tal vez no pueda empezar a fabricar chips hasta principios de 2023.

En otro espectro del entorno corporativo, las acciones de Walt Disney cayeron un 1,8% después de que el gigante del entretenimiento dijera que retrasaría el lanzamiento de su nueva película Mulán, así como las próximas entregas de las franquicias de StarWars y Avatar.

¿Los inversores alcistas impulsarán el mercado con tipos de interés Bajos?

Con una política de tipos de interés en cero y el enorme programa de expansión cuantitativa lastrando los tipos en el extremo largo de la curva de endeudamiento, los inversores han estado esperando que una expansión de múltiplos impulsara los precios de las acciones. Después de todo, el argumento es que no hay alternativa, y teniendo en cuenta que se espera que los ingresos se desplomen debido a la pandemia del coronavirus, lo único que puede impulsar más las acciones son los múltiplos. Pero la historia tiende a ofrecer un relato diferente. Los bajos tipos de interés no producen múltiplos más altos, las ganancias sí.

Ya hemos visto esta narrativa de bajos tipos de interés antes, cuando los tipos cayeron tras la crisis financiera de 2008 y 2009. Los múltiplos han tardado años en expandirse. Europa tuvo tipos de interés bajos durante todo el período, y ni siquiera los múltiplos de una economía robusta impulsada por las exportaciones como la de Alemania ha visto el mismo nivel de expansión que la de Estados Unidos ahora mismo.

  • Rendimiento y múltiplos

La relación precio-beneficio a plazo de un año para el S&P 500 ha aumentado recientemente hasta 19,8, su cota más alta desde abril de 2002. Por aquel entonces, los múltiplos de dicha relación se contraían tras el estallido de la burbuja dot.com. Los múltiplos cayeron a cerca de sólo 9 en 2009. Después, la Fed recortó los tipos tras la recesión de 2009, y el rendimiento de los bonos del Tesoro se desplomó y los múltiplos de la relación precio-beneficio comenzaron a expandirse, casi duplicándose hasta 18 en diciembre de 2017.

Sorprendentemente, de 2011 a 2013, incluso cuando la Reserva Federal mantuvo los tipos de los fondos federales anclados en el 0,25%, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años subió de cerca del 1,6% a casi el 3%. Como esto ocurrió, la relación precio-beneficio del S&P 500 se expandió de 11 a 15.

Cuando el rendimiento de los bonos a 10 años comenzó a caer a alrededor del 1,5% en el verano de 2016, hubo muy poco aumento de la relación precio-beneficio, que subió hasta aproximadamente 16. Después de eso, el rendimiento comenzó a aumentar, en previsión del primer aumento de los tipos de interés de la Fed desde 2005, y continuó haciéndolo durante otros dos años, hasta octubre de 2018. En ese tiempo, la relación precio-beneficio del S&P subió a 18.

Grindelwald - Suiza

El dólar ha registrado mínimos de dos años frente al euro y otras monedas tras el debilitamiento de los datos del mercado laboral, los indicios de un retraso en el próximo paquete de estímulo y el agresivo discurso sobre China de Donald Trump.

  • Las ganancias podrían pesar más

Si bien los tipos más bajos han coincidido en el pasado con un aumento de los múltiplos de la relación precio-beneficio, este no siempre es el caso. Parece ser que la dirección de los tipos de interés puede tener poco —si es que algún— peso en el múltiplo de ganancias reales del S&P 500. Y tampoco parece que no haya otra manera de que los múltiplos se expandan que no sea a través de un entorno de tipos a la baja.

Lo que parece importar más en cuanto a la dirección del múltiplo de ganancias es el tipo de cambio de las ganancias reales en sí, con un crecimiento de ganancias más alto y rápido que estimule la expansión múltiple. La correlación parece ser increíblemente estrecha cuando se mira a simple vista, con este gráfico que muestra la relación precio-beneficio del S&P contra el beneficio acumulado por acción.

Incluso si nos fijamos en Alemania, donde el rendimiento de los bonos del Gobierno a 10 años de referencia cotiza en -50 puntos básicos, el DAX opera con una relación precio-beneficio de 15. Esto se encuentra en el extremo superior de su rango histórico que se remonta a 2003. Los múltiplos del DAX colapsaron bastante bruscamente en 2009, registrando mínimos de alrededor de 7, frente a los cerca de 14 del año anterior, y desde entonces se han más que duplicado. Pero al Banco Central Europeo le ha costado más de una década de bajos rendimientos de los bonos y al menos cinco años de política de tipos de interés en cero que esto suceda. Los múltiplos del S&P se duplicaron en mucho menos tiempo.

Por lo tanto, los tipos de interés también tienen poca incidencia en la expansión, o contracción, de los múltiplos de la relación precio-beneficio, al menos no en los últimos 20 años, cuando, en las economías desarrolladas, los tipos estaban en cero o casi cero. Si fuera el caso, esto podría ser un gran problema para el mercado de valores. Sugiere que una contracción de los ingresos debería conducir a una contracción de los múltiplos. Si es así, entonces los alcistas del S&P podrían tener dificultades para avanzar más a partir de aquí, e incluso podría enfrentarse a un fuerte declive.

Análisis del Mercado Europeo

Llegamos al fin de semana con los inversores alicaídos por las últimas noticias que nos llegan tanto desde el frente macroeconómico -los malos datos de paro provocaron ayer el cierre en negativo de Wall Street, entre otros factores- como empresarial, con varias noticias de las FAANG provocando también caídas y eclipsando los buenos resultados que habíamos conocido durante el día y llegados de Europa.

Además, el virus avanza sin control en la primera economía del planeta, al tiempo que no hay esperanzas de un acuerdo entre Reino Unido y la UE antes de que termine julio.

Aquí tiene los factores que hoy marcarán el devenir de las bolsas a ambos lados del Atlántico:

1. Un decepcionante dato de paro

El dato de solicitudes de subsidio por desempleo que conocimos ayer en Estados Unidos fue peor de lo esperado. Se esperaba que 1,3 millones de personas hubiesen solicitado subsidio por desempleo en Estados Unidos durante la semana pasada, pero la lectura salió en 1,4 millones, aumentando por primera vez en los últimos cuatro meses.

Dicen desde ActivTrades que el dato señala que el sector laboral estadounidense se está frenando de nuevo a medida que aumentan los contagios por coronavirus en zonas clave del país norteamericano.

 2. El COVID-19, imparable en Estados Unidos

La ola de contagios en EE.UU. es imparable. Se han contabilizado más de 1.000 muertes por tercer día consecutivo, y se están produciendo unas 200.000 nuevas infecciones por día. Una situación muy delicada que ha obligado a Donald Trump a cancelar la convención republicana de Florida y en Reino Unido ya se plantean doblar el número de vacunaciones para la gripe común a más de 30 millones de cara a este próximo otoño, cuenta Bloomberg.

 3. Un Brexit sin acuerdo

Como ya comentábamos ayer, la última ronda de conversaciones entre Reino Unido y la UE se han saldado sin entendimiento, por lo que aún estamos lejos de ver un acuerdo entre ambas partes. Según Michel Barnier, todavía “hay grandes diferencias a superar y que no habrá acuerdo si Reino Unido no da su brazo a torcer en algunos de los puntos de la negociación”. Podrían no volver a sentarse a la mesa de negociaciones hasta septiembre.

 4. Pompeo sigue presionando a China

En un discurso tras la sorpresiva orden de Washington de cerrar el consulado chino en Houston, Pompeo repitió ayer con frecuencia las acusaciones de Estados Unidos sobre las prácticas comerciales de China, los abusos de derechos humanos y los supuestos esfuerzos por infiltrarse en la sociedad estadounidense.

5. En la agenda, día hoy de PMIs

Acabamos de conocer el dato de ventas minoristas en Reino Unido, un dato que influirá en la libra. Pero también es día de PMIs, cuyos datos conoceremos en diferentes países europeos. En España conoceremos el dato de IPP

Futuros europeos bajando: Debilidad de los datos y FAANG

La jornada del viernes se iniciará muy probablemente a la baja, a juzgar por las caídas que ya vemos en los futuros europeos y que, en el caso del futuro del Ibex 35, superan ya el 1%. El mal dato de solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos pone de manifiesto la delicada situación de su economía, y los efectos del alcance del COVID-19, cuya segunda ola de contagios se revela imparable. Se han contabilizado más de 1.000 muertes por tercer día consecutivo, y se están produciendo unas 200.000 nuevas infecciones por día.

Wall Street cerró a la baja preocupada por estas cifras y también por el impacto de varias malas noticias del bando de las FAANG (Amazon, Apple, etc.), lo que, en el bando empresarial, eclipsó los buenos resultados de empresas como Unilever en Europa. Hoy será el turno de Vodafone y Centrica. En Asia, los índices terminaron también con signo negativo, preocupados también por las nuevas tensiones surgidas entre Estados Unidos y China. El Hang Seng de Hong Kong baja más de un 2%, y el Shanghai Composite un 3%. Japón siguió cerrado por festivo.

En Europa estaremos hoy pendientes de varios datos de PMIs -entre ellos, el de la zona euro-, pues tampoco gustó ayer la caída en la confianza del consumidor. En España conoceremos el dato de IPP, mientras que en Italia se publicará el dato de confianza de los consumidores.