Gracias a su característica de país transcontinental –pues está ubicado justo en los límites entre Asia y Europa–, Turquía ha gozado siempre de la cultura de ambas civilizaciones. Es una ubicación estratégica que en décadas anteriores le llevó a ser territorio tanto del Imperio romano como del Impero bizantino e incluso el persa.

Como gran punto de encuentro entre lo oriental y lo occidental, descubriremos que contar con el pasaporte de Turquía es una llave para entrar a ambos territorios. Si bien en estos momentos no tiene acceso sin visa a todos los países de la Unión Europea, se estima que para este 2020 esta situación cambie.

Y es que, hablando de acceso sin visa, los ciudadanos de Turquía tienen la posibilidad de visitar 111 naciones sin tener que tramitar un permiso antes del viaje, tan solo visa de llegada en algunos países como Taiwán y visa electrónica en otros como México.

Esto le ha otorgado el puesto No. 55 en el índice de restricciones de visa de Henley & Partners (HVRI); nada mal considerando que hay más de 190 países en esta lista.

¿Desea obtener el pasaporte de Turquía? ¡Es posible hacerlo! Desde hace pocos años, Turquía ofrece a extranjeros de todas partes del mundo la oportunidad de convertirse en ciudadanos a través de una inversión en distintas áreas. Veamos cuáles son.

Inversión en bienes raíces

Si ha escuchado hablar antes de los programas CIP, seguramente sabrá que la inversión en inmuebles es una práctica muy común que permite conseguir una ciudadanía sin muchos inconvenientes.

Es tan atractiva para los inversionistas pues representa una forma de obtener ingresos mediante el alquiler de la propiedad y también existe la posibilidad de recuperar el dinero invertido tras cierto tiempo.

En el caso de Turquía, el lapso mínimo durante el cual se debe mantener la propiedad es de tres años. Luego de esto, es posible venderla.

El requisito principal es, por supuesto, la compra de un inmueble por al menos 250.000 USD. En cuanto a los documentos, es crucial realizar un acuerdo de compra-venta del bien, además de incluir en la solicitud el título y posteriormente el justificante de compra.

Inversión en capital

En esta opción, el dinero estará destinado a una empresa nacional, la cual debe ser aprobada primero por el Ministerio de Economía del país.

Es decir, usted primero tendrá que encontrar una compañía de su agrado en la que aportar cierto monto, asegurarse de que las entidades gubernamentales estén de acuerdo y solo entonces realizar la solicitud de la ciudadanía.

¡Pero no se preocupe! Contará con nuestro respaldo como agentes autorizados antes, durante y después de cada paso.

La inversión debe ser de mínimo 500.000 USD y es obligatorio presentar un informe de propósito especial en el que se demuestre el monto de capital fijo (dicho documento debe ser aprobado por un contador público autorizado).

Grindelwald - Suiza

¿Desea obtener el pasaporte de Turquía? ¡Es posible hacerlo! Desde hace pocos años, Turquía ofrece a extranjeros de todas partes del mundo la oportunidad de convertirse en ciudadanos a través de una inversión en distintas áreas.

Inversión en bonos o depósitos bancarios

Una opción que se ve poco en programas de ciudadanía por inversión, pero igual de efectiva que cualquier otra es la adquisición de bonos del tesoro de un país en específico.

No solo aplica para esta herramienta, sino que también abarca otras alternativas similares como instrumentos de préstamo gubernamentales o simplemente un depósito bancario en alguna institución que forme parte de la banca nacional.

En Turquía, el monto mínimo de esta compra es de 500.000 USD y, tal como en bienes raíces, debe mantenerse por tres años a nombre de la persona que realiza la solicitud.

La transacción debe ser confirmada por el organismo correspondiente; por ejemplo, si escoge invertir mediante un depósito bancario, la Agencia de Regulación y Supervisión Bancaria será la encargada de dar la aprobación.

¿Cómo saber cuál escoger?

Aunque todas las opciones que acabamos de mencionar son excelentes para obtener la ciudadanía y posteriormente el pasaporte de Turquía, le recomendamos que se asesore con expertos y profesionales no solo para dar con la mejor inversión según su perfil y requerimientos, sino también para incrementar la posibilidad de ser aceptado por las entidades a cargo.

Luego de 90 días de hacer la solicitud, es posible recibir una respuesta afirmativa y comenzar a tramitar el pasaporte de inmediato. Evite tener que invertir más tiempo del necesario: con la asesoría correcta tendrá las herramientas para dejar de lado los errores de novatos.

¡En Mundo Offshore podemos ayudarlo! Comuníquese con nosotros y con gusto le ofreceremos nuestra primera hora de consulta totalmente gratis.