El primer país en incursionar en lo que hoy se conoce como CIP, programa de ciudadanía por inversión, fue San Cristóbal y Nieves en 1984. Desde ese entonces, es posible que extranjeros de cualquier parte del mundo obtengan su ciudadanía sancristobaleña mediante una inversión o contribución a la nación.

Poco a poco, esta práctica se fue adoptando por otros territorios que observaron los resultados obtenidos en San Cristóbal, llevando a que hoy en día exista el programa en decenas de países (aunque en cada uno es distinto, la premisa de ciudadanía a cambio de inversión se mantiene).

Lo curioso es que en la gran mayoría de los CIP, la inversión ofrecida es en bienes raíces. Es decir, usted adquiere un inmueble y con este aporte puede solicitar la naturalización.

¿Quiere obtener un segundo pasaporte, pero no le interesa comprar una propiedad? ¡Este artículo es para usted! Hablaremos sobre la obtención de una ciudadanía a través de los bonos offshore.

¿Qué son los bonos offshore?

Ciertos países brindan a los extranjeros alternativas además de la ciudadanía por inversión en bienes raíces. De hecho, una opción es invertir en bonos del gobierno de otros países. Estos son bonos gubernamentales o bonos del tesoro que un Estado utiliza para respaldar sus operaciones financieras.

¿Vale la pena escoger una inversión en bonos offshore en lugar de la compra de un inmueble? En Mundo Offshore creemos que sí, pues no tendrá que preocuparse por el mantenimiento de una estructura física –lo que podría implicar traslados periódicos al territorio– y los riesgos son mínimos (además de poder recuperar la inversión luego de un lapso mínimo).

De las jurisdicciones que ofrecen esta posibilidad, hay dos que destacan sobre el resto. ¡Veamos cuáles son!

Inversión en bonos en Santa Lucía

Puede ser ciudadano al adquirir un bono del estado que no genere intereses por 500.000 USD. La condición principal es que se mantenga a nombre de la persona que realiza la solicitud por un lapso de mínimo cinco años.

Se puede obtener la ciudadanía junto a un cónyuge por 535.000 USD y por 550.000 USD todo el grupo familiar (inversionista, cónyuge y dos dependientes) se convertiría en ciudadano de Santa Lucía.

Todo esto se puede realizar de manera remota gracias al respaldo de un agente autorizado, sin que esté en la obligación de trasladarse hasta el país. Una vez culminado el proceso de naturalización (suele tomar cuatro meses), el pasaporte de Santa Lucía le permitirá viajar a más de 120 países sin visa.

Grindelwald - Suiza

Una opción es invertir en bonos del gobierno de otros países. Estos son bonos gubernamentales o bonos del tesoro que un Estado utiliza para respaldar sus operaciones financieras.

Inversión en bonos en Turquía

Curiosamente, el monto requerido para la compra de bonos offshore es el mismo: 500.000 USD. La mayor diferencia es que en Turquía el lapso mínimo en el que se debe mantener la inversión es de tan solo tres años.

Dicha compra debe ser autorizada y posteriormente confirmada por la Subsecretaría de Hacienda.

De igual manera, en Turquía no se requiere de residencia física ni una entrevista para aprobar la solicitud; sin embargo, puede que el gobierno cambie de opinión sobre esto último si hay datos incongruentes o sospechas de actividades ilícitas.

Por ello es fundamental que se asegure de contestar correctamente todas las casillas de las planillas y entregar los documentos en perfecto estado, legibles y sin tachaduras. Tener el respaldo de un agente autorizado también puede marcar la diferencia: en Mundo Offshore le ayudaremos a demostrar una imagen positiva.

¿Aún no está convencido sobre los bonos offshore? ¡Contáctenos! Durante nuestra primera hora de consulta gratuita podemos aclarar sus dudas y estudiar su caso para determinar si es la mejor opción según su perfil y necesidades.

¡Confíe en nosotros! Tenemos más de dos décadas prestando apoyo a todos nuestros clientes en la obtención de residencias y ciudadanías alrededor del mundo y bajo diversas modalidades. Compra en bienes raíces, contribuciones al estado o adquisición de bonos, ¡estamos capacitados ante cualquier categoría de inversión!