1. China crea con sus actos mejoras comerciales con Estados Unidos.

China mejoró las esperanzas de una distención de la guerra comercial con Estados Unidos, pues el editor del Global Times, Hu Xijin, sugirió a través de su cuenta de Twitter que el Gobierno chino se apoya en los compradores agrícolas para reanudar las compras de soja y carne de cerdo estadounidenses.

El editor no dicta la política del Gobierno, pero ha sido un indicador razonablemente fiable de la opinión de China sobre el comercio en los últimos meses, lo que refleja la condición del Global Times como vehículo para el pensamiento del Partido Comunista Chino.

2. Las acciones se acercan a máximos históricos

Los crecientes indicios de deshielo entre Estados Unidos y China han situado a los mercados bursátiles creca de máximos históricos.

Los futuros del Dow subieron 94 puntos o un 0,3%, mientras que los futuros de S&P 500 y los del Nasdaq también subieron un 0,3%, situándose el contrato del S&P a menos de medio punto porcentual de sus máximos históricos.

3. La libra registra su cota más alta desde julio

La libra esterlina registra su cota más alta en casi dos meses, después de que un informe de un periódico diera un nuevo impulso a las esperanzas de que el 31 de octubre se evite un Brexit desordenado «sin acuerdo».

El Times ha informado de que el Partido Unionista Democrático del Irlanda del Norte había abandonado efectivamente su oposición a un plan que dejaría a gran parte de su economía sujeta a la UE en lugar de a la regulación del Reino Unido después del Brexit, algo que da al primer ministro, Boris Johnson, más margen para alcanzar un compromiso sobre el tema con los negociadores de la UE.

La libra, que ha operado casi exclusivamente en función del riesgo del Brexit las últimas semanas, se situó por encima de 1,24 dólares por primera vez desde finales de julio y subió 1% frente al dólar hasta 1,2453 dólares.

4. A la espera de la confianza de los consumidores de la universidad de Michigan

La encuesta sobre la confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan que se publica a las 16:00 horas (CET) lleva un día relativamente tranquilo en lo que a datos económicos de Estados Unidos se refiere. La encuesta tiene lugar un día después de que el índice de los precios al consumo subyacente registrara máximos de 2019 —subiendo un 2,4% interanual— en una acción que da munición a quienes argumentan en contra de una acción agresiva de la Reserva Federal la semana que viene.

El Barómetro de Tipos de la Fed de Investing.com sugiere que los mercados ya no confían en un recorte de tipos la semana que viene. La probabilidad implícita de que se lleve a cabo esta acción ha descendido hasta el 87% frente al 92% de la semana pasada.

5. WeWork vuelve a poner en marcha su OPV, según el Wall Street Journal

La empresa matriz de WeWork comenzará a anunciar su OPV la semana que viene tras aceptar las concesiones a los inversores externos sobre cuestiones de gestión, informó el Wall Street Journal.

We Company, como es sabido, tiene la intención de salir a bolsa en el Nasdaq, añadía el periódico. No hubo más actualizaciones en lo que respecta a las previsiones de valoración, aunque varios informes lo han recortado de 47.000 millones de dólares a menos de 20.000 millones de dólares en las últimas semanas.

EE.UU.-China: Rumores de acuerdo corren como la pólvora en los mercados

Si echamos un vistazo a los últimos mensajes en Twitter, tanto de Donald Trump como de China, la posibilidad de que ambos países lleguen a un acuerdo, aunque sea de mínimos, podría estar cada vez más cerca.

Efectivamente, así ha constatado el diario Global Times: “Las empresas chinas están preguntando los precios de compra de soja y carne de cerdo de Estados Unidos. Las dos potencias económicas deberían negociar compromisos y establecer un acuerdo comercial que sus líderes firmen en la cumbre de APEC en noviembre”.

Soja y cerdo, también exentos de aranceles

China ha vuelto a tener otro gesto de buena voluntad para suavizar las relaciones con Estados Unidos. Así lo ha comunicado Xu Xijin, editor jefe de Global Times y considerado el portavoz no oficial del Gobierno chino, ha lanzado este tuit en su cuenta personal: «Según lo que sé, el Gobierno chino alienta a las empresas chinas a comprar cierta cantidad de productos agrícolas de Estados Unidos, como la soja y el cerdo, que también estarán exentos de aranceles adicionales. Se espera que la parte estadounidense pueda mantener la reciprocidad de buena voluntad con China a través de acciones prácticas».

Grindelwald - Suiza

Los crecientes indicios de deshielo entre Estados Unidos y China han situado a los mercados bursátiles creca de máximos históricos.

Los rumores se extienden

“Tras los recientes gestos de ‘buena voluntad’ protagonizados por ambos países, ayer se habló de la posibilidad de que se alcanzara un acuerdo comercial provisional, en el que se cerraran los temas más sencillos y que incluyera la retirada de algunas tarifas.

CNBC recogió ayer las palabras de Trump, que afirmaba a los periodistas que le gustaría firmar un acuerdo completo con la segunda economía más grande del mundo. Sin embargo, dejó la puerta abierta para llegar a un acuerdo limitado con Pekín.

«Si vamos a hacer el trato, hagámoslo», dijo Trump. «Mucha gente está hablando de eso, veo que muchos analistas están diciendo un acuerdo interino, lo que significa que haremos piezas, primero las más fáciles. Pero no hay nada fácil ni difícil. Hay un trato o no hay un trato. Pero es algo que consideraríamos, supongo».

El diario Político apunta que el Gobierno de EE.UU. quiere que China vuelva al acuerdo que el Gobierno del país asiático rechazó en mayo. “La diferencia es que esta vez los funcionarios estadounidenses tienen la esperanza de aprovechar el aplazamiento de la implementación de las tarifas adicionales para conseguir que China llegue a compromisos en materia de propiedad intelectual.

The Wall Street Journal destaca que el Gobierno chino está tratando de separar el comercio de otros asuntos, con el viceprimer ministro Liu He liderando las conversaciones comerciales mientras un equipo separado tiene asignado gestionar otros asuntos geopolíticos.

Asimismo, Reuters informó ayer de que China realizó la mayor compra de soja estadounidense desde al menos el pasado mes de junio.

La agencia Bloomberg informó que el Gobierno de Pekín está considerando permitir a las compañías chinas retomar las compras de productos agrícolas de EE.UU. antes de las conversaciones comerciales del próximo mes.

Por su parte, la agencia Xinhua se hizo eco de las declaraciones ayer jueves del portavoz del ministro de Comercio chino, Gao Feng, en las que confirmó que las compañías chinas han empezado a consultar con los exportadores estadounidenses sobre productos agrícolas.

 ¿Qué esperar?

 “Trump sabe que no puede tensar mucho más la cuerda, ya que si la economía estadounidense entra en recesión en los próximos meses todos sus adversarios políticos y mediáticos le van a echar la culpa al conflicto comercial con China y a su modo de gestionarlo, escenario que dificultaría mucho sus aspiraciones de ser reelegido en 2020”, comenta Plus Capital Market.

“La clave ahora de todo pasa por China y EE.UU. Esta noche se ha dado un paso más para llegar a un acuerdo entre ambos”.

Un acuerdo de mínimos que “podría dejar contentas a las bolsas una buena temporada. Ahora mismo es una posibilidad muy real. Y esto tranquiliza al mercado”.

El dólar amplía pérdidas ante las persistentes esperanzas comerciales

El dólar amplía pérdidas al comienzo de la jornada de negociación de este viernes en Europa, a medida que las monedas de mayor rendimiento suben con la esperanza de una tregua, al menos temporal, de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El presidente Donald Trump ha restado importancia a un informe de Bloomberg que afirmaba que su Administración se disponía a alcanzar un acuerdo temporal con China, lo que podría revertir algunos de los aranceles impuestos recientemente sobre las importaciones de los productos chinos.

El índice dólar, que sigue la evolución de esta moneda con respecto a una cesta de otras seis divisas principales, registra mínimos de más de una semana a las 9:30 horas (CET) en 98,07, dejándose un 0,2% con respecto a finales del jueves.

Tanto el euro como la libra esterlina registran sólidas ganancias, superando la libra los 1,2400 dólares por primera vez en siete semanas, ya que los problemas políticos y judiciales del primer ministro Boris Johnson alimentan las esperanzas de que el país evite una salida desordenada de la Unión Europea a finales del año que viene.

El euro, mientras tanto, sube a pesar de los mejores esfuerzos del Banco Central Europeo por mantenerlo debilitado con un paquete de medidas de flexibilización monetaria. A las 9:30 horas (CET), se sitúa en 1,1104 dólares, tres cuartos de céntimo por encima de donde se encontrara antes de las decisiones de política monetaria del BCE.

Von Gerich sostiene que el modesto tamaño del nuevo programa de expansión cuantitativa del BCE era una ligera decepción, a pesar del efecto de señal de prudencia que se produce al dejar su duración abierta. Dijo que es probable que la presidenta entrante, Christine Lagarde, quiera relajar aún más la política monetaria en diciembre, sobre todo elevando los límites actuales del BCE sobre la cantidad de bonos individuales que puede comprar de cada Gobierno. Eso permitiría al banco reforzar el programa si fuera necesario.

Las monedas emergentes siguen subiendo en un contexto de política monetaria más relajada en los mercados desarrollados. El rublo ruso registra máximos de siete semanas frente al dólar, mientras que el yuan chino offshore registra máximos de un mes.

Los mercados de la China continental y Corea permanecen cerrados este viernes con motivo de una festividad nacional, mientras que el de Japón cierra el lunes.

Envíenos su consulta