Por Luigi Wewege

A finales de 2018, la Asamblea Nacional de Belice modificó tres leyes que estaban en vigencia. El objetivo era actualizar la legislación vigente, y por lo tanto más en línea con las expectativas pautadas por determinadas organizaciones, tales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Grupo de Acción Financiera Internacional. Como las organizaciones internacionales modificaron las formas de evaluar y regular las políticas y procesos financieros dentro de las diferentes naciones, había preocupación con respecto a qué leyes deberían regir para el establecimiento y manejo de las cuentas offshore en Belice. En particular, las tres leyes que brindan el marco para la banca offshore en Belice, a saber, la Ley de Sociedades Comerciales Internacionales (The International Business Company Act), la Ley de Impuestos a las Empresas e Ingresos (The Income and Business Tax Act) y la Ley de Deberes de Estampillas (the Stamp Duties Act)– sufrieron modificaciones con el fin de permitir que Belice vuelva a tener el estatus de ser paraíso fiscal favorecido. ¿Cuáles fueron esos cambios y cómo afectará a las  corporaciones de negocios internacionales (IBC) en la actualidad y en el futuro? A continuación los detalles que ayudarán a entender el impacto que esto tuvo en el establecimiento y mantenimiento de las cuentas en Belice.

Quién puede ser dueño de una IBC

Aprobada en 1990, la Ley de Sociedades Comerciales Internacionales ya sufrió modificaciones. Esta ley fue modificada más de una vez en un año. Las últimas revisiones y/o cambios se llevaron a cabo en 2011. Debido a las modificaciones que entraron en vigencia a partir de 2019, tres importantes ajustes legislativos tuvieron lugar. El primero está relacionado con quién puede ser dueño de una IBC. Hasta el momento, los dueños de las IBC no podían ser residentes legales en Belice. Ahora es posible ser residente beliceño, tener presencia física en el país y estructurar la empresa en total conformidad con las normativas que regula a las IBC. ¿Cómo se logró esto? Los cambios amplían la definición de residente beliceño. Desapareció una exención que una ocasión no permitió que una IBC sea categorizada de esa manera. Esto trajo el segundo cambio significativo debido a que se removió la prohibición que existía respecto a realizar negocios con otros residentes, algo que podría ayudar a ampliar las ventas y otras oportunidades de negocios para las empresas que poseen las características para hacerlo.

En tercer lugar, ahora las IBC pueden ser propietarias de bienes en el país, siempre que estas instalaciones sean utilizadas activamente para atender clientes locales e internacionales. Hay aun requisitos que deben ser reunidos para poder cumplir con las nuevas regulaciones para las IBC, los que incluyen el requisito de tener presencia física.  Los empresarios que buscan obtener este estado tienen un lapso de cinco años para obtenerlo.

Grindelwald - Suiza

Actualmente se encuentran en vigencia aquellas obligaciones fiscales y de información que no regían previamente para las IBC.

¿Quién debe pagar impuestos ahora?

Las actualizaciones también impactan en las obligaciones fiscales. Estas van de la mano con qué tipo de corporación puede ser considera un residente beliceño. Depende de la naturaleza de la operación comercial, si la corporación puede ser clasificada como lo que se lo llama un “residente fiscal”. En algunos casos, los cambios eliminan la posibilidad de ser considerada una jurisdicción libre de impuestos. Las corporaciones de este tipo son generalmente consideradas de alguna forma arriesgadas. Existen también procesos más complejos para poder cumplir con las regulaciones a las que se las refiere vagamente como los requisitos de know you client. Poseer las características para obtener la residencia no significa que las IBC tienen que generar un mínimo de ingreso anual. Esto significa los ingresos recaudados y no los ingresos generados. Además, es posible que las empresas sean auditadas. Para poder serlo, hay varios aspectos que tienen que estar presentes. Por ejemplo, el total de los recibos no debe ser menor a seis millones de dólares estadounidenses. Si la empresa opera una planta de procesamiento, los ingresos no deben ser menores a cinco millones de dólares de Belice. Existe también una lista de otros cinco requisitos incluidos en las modificaciones que podrían o no resultar en una auditoría. La corporación debe cumplir con un mínimo de dos de los requisitos que se detallan a continuación:

  • La sociedad debe cotizar en una bolsa que esté en conformidad con los términos de las leyes.
  • Planes para liquidar todos o parte de los activos de la corporación por medio de una acción pública o privada.
  • Reestructurar la corporación o vender todos los activos como parte del proceso.
  • Empresas vinculadas que diseñen y presenten los estados financieros consolidados.
  • Cualquier empresa que es regulada por la Comisión de Servicios Financieros Internacionales.

Actualmente se encuentran en vigencia aquellas obligaciones fiscales y de información que no regían previamente para las IBC. Estas obligaciones incluyen calcular y remitir los impuestos según las tablas que se encuentran en la ley, presentar las devoluciones anuales basadas en las regulaciones vigentes hoy en día, y potencialmente estar sujeto a las disposiciones contenidas en la Ley de Deberes de Estampillas.


Leyes Bancarias y de Negocios en Belice


Obligaciones estimadas en los documentos emitidos por las IBC

La posibilidad de registrarse como un residente legal también implica que las IBC están sujetas a las disposiciones contenidas en la Ley de Deberes de Estampillas, disposiciones que previamente no estaban obligadas a cumplir. Esta ley tiene el foco en las obligaciones o impuestos estimados con respecto a los documentos emitidos por y para aquellas organizaciones que son consideradas residentes beliceños.

Los documentos relacionados a transacciones de terrenos y recibos por los servicios brindados, cheques y otros instrumentos jurídicamente vinculantes están ahora sujetos a las mismas obligaciones que las sociedades locales.

¿En qué se beneficia Belice con estos cambios?

Belice se beneficia de estas modificaciones de varias maneras. Además de recaudar una modesta cantidad de dinero en impuestos, la posibilidad de obtener un mayor reconocimiento en la comunidad global es altamente motivadora.

En palabras sencillas, modificar las leyes que estaban en vigencia para que sean vistas con mejores ojos por las organizaciones internacionales que premian altamente a la trasparencia se traduce en poseer un perfil muy positivo. Eso a su vez resulta en un mayor interés de las empresas offshore. A pesar de que se deben pagar impuestos, estos son comparativamente bajos si se los contraponen con los impuestos que se deben pagar en otros países. Aún a los niveles de generación de ingresos más bajos, las pequeñas, medianas y grandes empresas tienen beneficios fiscales. El hecho de que las obligaciones fiscales son menores una vez que los ingresos alcanzan y mantienen un cierto nivel sólo sirve para hacer que obtener la residencia luzca más atractivo. Al tomar la decisión de hacer que las leyes estén más en línea con los estándares internacionales es también un buen aspecto para Belice. Es posible que las IBC que están pensando en solicitar la residencia vean las cambios como una manera de mejorar la estabilidad dentro de una nación. Esto es una razón más para optar por Belice en vez de otros países que ofrecen beneficios financieros similares. Existen aquellas personas que creen que las modificaciones sólo harán que Belice luzca más atractiva que nunca para los dueños de las empresas. Mientras que mucho depende de la naturaleza de la operación y si la corporación reúne los requisitos para obtener la residencia legal, existe una posibilidad de que las corporaciones que alguna vez pasaron por alto a Belice seriamente consideraren lo que este país tiene para ofrecerles. Sólo el paso del tiempo dirá si esto es verdad.


Luigi Wewege es el vicepresidente de uno de los bancos más prestigiosos de Belice. Ha publicado el libro “The Digital Banking Revolution” y también ha sido coautor de una investigación presentada ante el Congreso de los EE.UU. Además de escribir para Mundo Offshore Luigi es instructor de la escuela FinTech y orador en el Silicon Valley Innovation Centre. Posee un diploma con especialización en negocios internacionales y una triple maestría en Finanzas, Negocios Internacionales y Administración de la universidad de Missouri-St. Louis.