Por Belisario Castillo Sáenz

Uno de los mayores retos que afrontan los starups y los emprendedores al momento de iniciar sus proyectos es el financiamiento. Para estas empresas emergentes obtener un crédito por los canales tradicionales es práctiamente imposible, además, que en el evento de obtenerlo el costo financiero es muy alto generándoles inmediatamente un problema de flujo de no obtenerse los resultados esperados a corto plazo. No obstante, la criptoeconomía les da una alternativa a estas compañías a través de una “Oferta Inicial de Monedas” o “Initial Coin Offering” (en adelante ICO). 

¿Qué es un ICO? ICO es un mecanismo de financiamiento mediante el cual una compañía vende una serie de criptomonedas o tokens, que le permitirán al inversor acceder, en unas determinadas condiciones, a los productos o servicios que serán desarrollados por la compañía o bien a algún tipo de retorno como dividendos o intereses del emisor. 

Esta emisión de tokens normalmente se lleva a cabo con el objeto de que la empresa obtenga el capital necesario para desarrollar un producto o servicio, mediante la emisión de una cierta cantidad de criptoactivos o tokens a través de una plataforma permisionada de blockchain, que son adquiridas por los inversionistas.

Las tipos tokens o criptomondas a emitir dependeran del emisor del ICO, siendo los más usuales los siguientes:

  1. Payment Tokens: Son medios de pago para adquirir productos y servicios durante un periodo de tiempo. El tenedor no tiene ningún derecho sobre el emisor.
  2. Utility Tokens: Son tokens que le proporcionan a su tenedor o dueño acceso digital a un aplicación o servicio. 
  3. Asset Tokens: Representan activos tales como participaciones en compañías o flujos de ganancias, o un derecho a dividendos o pagos de intereses. En términos de su función económica, los tokens son análogos a las acciones, bonos o derivados.
  4. Híbridos: Aquellos que comparten características comunes de varios de los anteriores. 

Las principales ventajes que obtienen los starups y los emprendedores al momento de utilizar ICO como fuente de financiamiento son las siguientes:

  1. Acceso al mercado internacional sin intermediario: Fiel a la concepción libertaria de Satoshi Nakamoro, una ICO no requiere de un tercero (casa de valores) como intermediario, por tanto, el inversionista puede pactar directamente con el emisor. Además, se tiene acceso a través del internet al mercado internacional.
  2. Global y Segura: La transacción se realiza a través de una red permisionada de Blockchain, por lo tanto es global, sincronizada a través de Internet, visible para cualquier persona dentro de la red y protegida por la criptografía, o sea difícil de hackear.
  3. No Discriminación: Los inversionistas de ICO pueden invertir de conformidad con su economía (pequeña, mediana, grande), limitadas solamente por las condiciones del emisor. Generalmente los grandes inversionistas pueden comprar en la pre-ICO, asegurándose así descuentos o promociones.
  4. Debida Diligencia: Las ICO pueden incluir requerimientos dirigidos a conocer la identidad real de los inversores, con el objeto de proteger la criptoindustria de los riesgos del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. 
  5. Rapidez y Economía: Las ICO pueden realizarse de manera rápida a través de plataformas como Ethereum o Stellar. Por otra parte, las ICO son más económicas comparadas con una emisión en mercado bursátil regular. 

Los gastos de una ICO incluyen:

  • Desarrollo del proyecto: Representa el 44% del total de los gastos.
  • Marketing del proyecto: Representa el 17% del total de los gastos.
  • Asesoría Legal: Representa el 11% respecto del total de los gastos.
  • Otros gastos: Representa el 28% respecto del total de los gastos.

El éxito del ICO como fuente alterna de financiamiento es indiscutible, de ahí que de acuerdo con el sitio web Coin Schedule (www.coinschedule.com)

Grindelwald - Suiza

A junio de 2019 se han logrado obtener fondos por la suma de US$284,037,389.00 en estas categorías.

Como todo negocio en desarrollo, las ICO tienen retos que superar tales como:

  • Legislación: Muchos países no han regulado el tema. No obstante, jurisdicciones como Suiza, Malta, Lituania, Gibraltar, Jersey e Isla Man han logrado regular las ICO como productos financieros, ofreciéndolos dentro de sus portafolios de inversión.

Panamá ha tomado una propuesta indefinida en materia de ICO. En el 2018 el Gobierno Nacional presentó a la Asamblea de Diputados un Proyecto de Ley de Modernización del Sistema Financiero Internacional de Panamá, el cual promovía el desarrollo de esta industria, autorizando las ICO, sin embargo, el proyecto no fue aprobado.

El proyecto incentivaba el desarrollo de esta industria con una regulación que permitía su desarrollo y efectiva supervisión, dejando a un lado los tabúes que rodean la criptoeconomía.

  • Volatilidad de los Mercados: Al igual que la burbuja del puntocom, las emisiones de token y criptomonedas requieren atención permanente para no realizar malas inversiones.
  • Desconocimiento de los inversores: Necesidad que los emisores de las ICO al momento de realizar sus emisiones, revelen su identidad y producto, con el objeto que las mismas no sean fraudulentas y afecten a la industria.

Las ICO son el futuro de la industria, además de una fuente de financiamiento para las starup y emprendedores, por lo cual se hace necesario que la República de Panamá aprovechando sus características como hub de negocios, incentive el desarrollo de este sector con una legislación que permita la innovación tecnológica debidamente regulada.


Belisario Castillo Sáenz ha sido abogado con ejercicio profesional en la República de Panamá por más de 19 años en las áreas Derecho Corporativo, Derecho Bancario, Fiduciario, Cumplimiento y Blockchain Legal. Tiene amplia experiencia en el sector bancario y financiero panameño.
 
Es Socio Senior de una prestigiosa firma regional con oficinas en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Argentina.

Envíenos su consulta