Justo entre Túnez y el sur de Italia, se encuentra un archipiélago que históricamente ha sido uno de los territorios más deseados por todos los imperios y civilizaciones que rodean el Mediterráneo.

Hablamos de Malta. Su privilegiada ubicación geopolítica, sus playas de otro mundo y sus sitios históricos la han convertido en uno de los lugares de visita obligada en el Mediterráneo.

Malta es conocida por ser un museo al aire libre. Pero su rica historia y sus profundas raíces culturales cristianas no son las únicas razones por las que hay tantos extranjeros mudándose al archipiélago.

La isla fue el primer país de la UE en establecer un programa de CPI, que rápidamente se convirtió en el más prestigioso del planeta. Y tiene una de las economías más sólidas de toda la UE. De hecho, Malta y Alemania fueron los únicos países que no sufrieron una recesión durante la crisis de la deuda europea a principios de 2010.

Y, además de eso, Malta ofrece uno de los mejores regímenes non-dom de Europa para atraer a los inversores extranjeros a la isla, ofreciendo una tasa especial del 15% de impuesto sobre la renta de las personas físicas. Añada a eso una red de tratados de doble imposición de más de 70 acuerdos, y verá por qué amamos tanto a Malta.

Compare esa tasa de impuesto sobre la renta con el promedio de la OCDE (casi 24%) y el promedio de América Latina (27%) y probablemente comenzará a ver por qué tantos extranjeros se mudan a Malta.

Añada que se estaría mudando a una de las más bellas islas del Mediterráneo con todo lo que el Mare Nostrum promete: clima maravilloso, vistas impresionantes, playas paradisíacas, gente acogedora, buen vino y comida deliciosa.

Pero Malta es más que una cara bonita con fantásticas oportunidades de optimización fiscal. Ofrece servicios financieros de primer nivel y cuenta con una próspera economía diversificada, tecnológica y orientada a los servicios. Las pequeñas economías suelen depender demasiado de la IED, lo que las hace vulnerables, pero la diversificación de la economía maltesa le ha ayudado a construir una economía y una reputación sólidas como una roca.

La mayoría de las industrias de la isla son de alta tecnología, como los semiconductores, la medicina, los programas informáticos, las piezas de aviones y las finanzas.

Reubicar su residencia fiscal en Malta ofrece:

  • La posibilidad de calificar para un régimen nondom con una tasa de impuesto sobre la renta del 15 %.
  • Establecer una empresa en una jurisdicción con un maravilloso sistema de reembolso de impuestos corporativos.
  • Vivir en un país con industrias avanzadas.
  • Establecimiento de negocios de cripto, juegos electrónicos o divisas en uno de los pioneros de la concesión de licencias en esas esferas.
  • Asombrosa red de tratados fiscales de más de 70 acuerdos.
  • Aprovechar el estupendo sistema fiscal maltés, basado en las remesas, para la planificación fiscal.

El sistema fiscal maltés

Las jurisdicciones con sistemas fiscales atractivos tienden a no ofrecer mucho más allá de ese asombroso beneficio, pero Malta es una de las excepciones. Cuenta con un sofisticado sistema tributario, que cuenta con el pleno apoyo de la Unión Europea y la OCDE, que es totalmente onshore pero con beneficios casi inauditos. Además, también tiene una economía profundamente diversificada con una plétora de opciones para todo tipo de trabajadores cualificados, empresarios e inversores, y la posibilidad de obtener la ciudadanía y la residencia mediante la inversión.

A primera vista, ver una tasa de impuesto corporativo del 35% y una tasa máxima de impuesto sobre la renta del 35% puede no parecer muy atractivo.

Pero hay que saber leer las letras pequeñas.

En el lado corporativo, Malta tiene un sistema de devolución de impuestos (devolución completa, 6/7, 5/7, 2/3, y reducción de impuestos en el extranjero) que puede eximir completamente a ciertos holdings del impuesto corporativo y reducir la tasa de impuestos de muchas compañías al 5 %.

En el aspecto personal, Malta tiene un estatus non dom que reduce la tasa de impuesto sobre la renta al 15 %.

Tal como lo lee. Nombremos un par de ejemplos. Imagine que es un ciudadano alemán que se traslada a Malta bajo el régimen nondom y gana 100 mil euros al año (la cifra es sólo para simplificar). No compliquemos el ejemplo con la deducción, el impuesto eclesiástico o la presentación como pareja.

En Alemania, eso significaría, tras un complejo proceso de cálculo, una carga fiscal total de unos 35mil euros. Eso significa que sólo puede quedarse con 65 mil euros de su dinero duramente ganado. Y eso sin considerar los impuestos regionales.

Ahora, imaginemos que gana la misma cantidad en Argentina. Sin complicaciones ni deducciones, generalmente significaría que se quedaría con alrededor de 62 mil euros de su dinero.

En ambos casos, si solicita una de las visas que le permitiría reubicarse en Malta bajo el régimen non dom, le gravarían con una tasa fija del 15 %. Eso significa que se quedaría con 85 mil euros de sus 100 mil euros de ingresos por empleo siempre que lo genere o lo remita a Malta.

Malta no tiene impuestos sobre el patrimonio y el sistema se basa en el domicilio. Quienes tienen la ciudadanía maltesa no son considerados automáticamente residentes fiscales, lo que significa que sólo se gravan las remesas a Malta. Los residentes no domiciliados (explicaremos más sobre esto adelante) son gravados por sus ingresos remitidos a Malta. Esto también se aplica a los ciudadanos no residentes, lo que significa que pueden residir en otras jurisdicciones para optimizar sus impuestos.

Malta cuenta con una de las mejores redes de tratados de doble imposición, con más de 70, incluyendo jurisdicciones como Macao y las Islas Caimán, pero con pleno cumplimiento de la OCDE y la UE.

Malta grava los siguientes ingresos en el impuesto sobre la renta de los residentes:

  • Ingresos comerciales
  • Ingresos por empleo
  • Dividendos, intereses o primas
  • Pensiones (con excepciones)
  • Venta y alquiler de bienes inmuebles

Y para los no residentes:

  • Los beneficios de los establecimientos permanentes en Malta
  • Beneficios del cargo o empleo ejercido en Malta
  • Ingresos derivados de los bienes inmuebles en Malta

Malta no recauda impuestos de herencia, riqueza o donaciones. Tiene un impuesto de timbre del 5 % por la venta de bienes inmuebles.

Grindelwald - Suiza

Además, también tiene una economía profundamente diversificada con una plétora de opciones para todo tipo de trabajadores cualificados, empresarios e inversores, y la posibilidad de obtener la ciudadanía y la residencia mediante la inversión.

El régimen non dom maltés

Ahora, probablemente se pregunte si los paréntesis mencionados anteriormente se aplican a usted si decide mudarse a Malta.

No hay una respuesta simple; depende.

Primero, debemos explicar la diferencia entre residencia fiscal y domicilio fiscal en Malta. Usted puede ser un residente fiscal en Malta si aplica y es aceptado en uno de los variados esquemas de residencia en Malta o en el programa de ciudadanía por inversión. En cada uno de estos casos, pagará un 15% de impuesto sobre la renta sobre sus ingresos de origen maltés o remitidos a Malta.

El domicilio es el lugar en el que se establece de forma permanente. En el caso de que se considere que tiene su domicilio fiscal en Malta, entonces declarará sus ingresos mundiales en Malta.

Sin embargo, si usted es un extranjero residente no domiciliado, Malta sólo aplica un sistema basado en las remesas. Usted pagará impuestos sobre:

  • Ingresos generados en Malta.
  • Ganancias de capital derivadas de Malta.
  • Ingresos de origen extranjero remitidos a Malta, excepto los ingresos por ganancias de capital.

¿Cómo puede obtener el estatus non dom? El sistema se aplica a los que están en uno de los siguientes programas de residencia:

  • Programa de residencia global
  • Programa para inversores particulares
  • Programa de residencia
  • Programa de jubilación
  • Normas para personas altamente cualificadas

Expliquemos cada uno de ellos.

El programa de residencia global es el programa de residencia por inversión de Malta para ciudadanos no comunitarios. Requiere:

  • Comprar 250mil euros en bonos del gobierno.
  • Hacer una donación de 30 mil euros al Fondo Social de Desarrollo Nacional (NDSF).
  • Comprar una propiedad por al menos 270 mil euros o alquilar una propiedad por 10 mil euros al año.
  • Mantener estas inversiones por lo menos cinco años.

Le concederá la posibilidad de vivir y trabajar permanentemente en Malta, y una tasa impositiva fija del 15 % con un estatus de residencia non dom si remite por lo menos 25 mil euros al año a Malta. Debe vivir en Malta durante al menos 90 días al año.

El programa de inversionistas individuales es el programa de ciudadanía por inversión. Le dará un pasaporte maltés y la libertad de vivir, trabajar e invertir en toda la UE. Tiene requisitos más estrictos:

  • Una donación de 650 mil euros a la NDSF.
  • Invertir 150 mil euros en valores.
  • Comprar una residencia de al menos 350 euros o alquilarla por un alquiler anual de al menos 16 mil euros.
  • Mantener sus inversiones por lo menos cinco años.

Este programa puede llevar más de un año para que reciba el pasaporte, pero no se le exigirá que viva en Malta mientras tenga un pasaporte de la UE.

El programa de residencia es sólo para los ciudadanos del EEE y de Suiza. Recibirá los beneficios non-dom siempre que remita al menos 15mil euros a Malta y no permanezca en ninguna otra jurisdicción aparte de Malta más de 183 días al año. Se requiere que compre una propiedad por al menos 275 mil euros o que la alquile por 9,6 mil euros al año.

El programa de jubilación también es exclusivo de los ciudadanos del EEE y de Suiza. El residente fiscal recibirá la tasa del 15 % de los ingresos de pensión del extranjero siempre que remita al menos 7,5mil euros al año. Deberá residir en Malta durante al menos 90 días al año y no permanecer en ninguna otra jurisdicción durante más de 183 días al año.

Por último, las normas sobre personas altamente cualificadas están abiertas a los ciudadanos de la UE y de otros países. Pueden beneficiarse del programa durante cinco años, que pueden ampliarse a diez si son ciudadanos de la UE, o cuatro años que pueden ampliarse a ocho si son ciudadanos no pertenecientes a la UE. Para tener derecho a ello, deben:

  • Trabajar en ciertas áreas de la industria financiera, de la aviación y de los juegos de azar.
  • Recibir ingresos por empleo de al menos 85mil euros.
  • Tener al menos cinco años de experiencia laboral.
  • Tener cualificaciones profesionales.

Si quiere saber más sobre nuestros servicios de ciudadanía y residencia en Malta, vea nuestro artículo aquí mismo.

¿Quiénes somos y qué podemos hacer por usted?

En Mundo, ayudamos a nuestros clientes a vivir, trabajar e invertir libremente. Ese es nuestro valor principal, la libertad. Ayudamos a family offices, individuos de alto valor neto, e inversionistas de todo el mundo a tomar mejores decisiones de negocios que les ayuden a vivir libremente.

Es por eso que ofrecemos servicios de primer nivel en inmigración,corporativos, bancarios, financieros, de protección de activos y de impuestos en todo el mundo. En Malta, trabajamos con un equipo con más de 25 años de experiencia en la prestación de servicios de inmigración y asesoramiento fiscal para personas de alto poder adquisitivo y sus familias.

Podemos ofrecerle el mejor asesoramiento y las mejores soluciones si desea establecer su residencia fiscal en Malta.

Malta tiene uno de los mejores regímenes nondom de todo el mundo, con una tasa de impuesto sobre la renta del 15%, que es una de las más bajas de la UE y significativamente inferior a la de la mayoría de los países de América Latina. Esto le llevará a una simplificación maravillosa de su planificación fiscal y a reducir significativamente su carga fiscal global, incluso reduciéndola a la mitad.

Malta ofrece uno de los mejores regímenes non dom de Europa y un fantástico sistema tributario en un entorno empresarial amistoso lleno de paisajes impresionantes y de industrias de alta tecnología. ¿Quiere saber más sobre nuestros servicios? Solicite su consulta ahora