El Daily Mail – un periódico británico no conocido principalmente por su matizado enfoque periodístico – publicó una exposición sobre un promotor con sede en Dubái que ofrecía la ciudadanía moldava como un bono para aquellos que compraban residencias de lujo en su desarrollo «Corazón de Europa», que forma parte del archipiélago artificial «El Mundo» de Dubái. Encuentre una versión en inglés de este artículo aquí

Dicho en términos familiares para los profesionales de la inversión en migración, cansados de leer las representaciEnes inexactas y excesivamente simplificadas de la empresa en los principales medios de comunicación – «puerta trasera», «riesgo de seguridad», «evasión fiscal» – esta historia, como era de esperar, ganó fuerza sin demora. En el momento de escribir este artículo, Arabian Business, Forbes y una gran cantidad de otros medios populares han recogido la narrativa de «pasaportes europeos gratuitos para extranjeros ricos».
La cobertura ha incluido, naturalmente, comentarios que insinúan que la práctica es desconcertante, tanto en términos de moralidad como de seguridad.

«Más allá de las obvias preocupaciones éticas, esto plantea un grave riesgo de seguridad tanto para Moldavia como para todo el Espacio de Schengen al que se puede acceder sin necesidad de visado», dijo Naomi Hirst, de Global Witness, al Daily Mail.

Ni las preocupaciones éticas ni las amenazas a la seguridad son «obvias»

Ofrecer a los compradores de propiedades en el País X el beneficio adicional de (potencialmente) calificar para la ciudadanía en el País Y no es éticamente incorrecto. La jurisdicción del PCI (Programa de Ciudadanía por Inversión) obtiene fondos adicionales no imponibles (o lo que Christian Kälin ha acuñado como capital soberano) más allá de lo que habrían ganado de no haber existido tales trucos creativos de venta.

Los compradores de viviendas están principalmente interesados en bienes raíces de los EAU – no en nuevas ciudadanías – por lo que es probable que Moldavia no hubiera recibido solicitudes de estas mismas personas si la ventaja hubiera sido una camiseta gratis en lugar de la ciudadanía.

La forma en que Kleindienst trabaja tampoco es problemática desde el punto de vista de la seguridad nacional. El hecho de que el promotor acepte cubrir el monto de la donación obligatoria a Moldavia -fondos que supuestamente retira del precio de venta de 1,2 millones de euros- no significa que el cliente esté exento del mismo proceso de diligencia debida y de documentación al que están sujetos los inversores habituales del PCI. El cliente puede no calificar si no pasa el debido proceso correspondiente, independientemente de que haya comprado una propiedad frente a la playa en Dubái.

Así que, a menos que el PCI de Moldavia sea en sí mismo una amenaza para la seguridad de Europa -cosa que no ocurre debido a sus rigurosos requisitos de investigación-, el método Kleindienst no es tampoco una amenaza para la seguridad de la Unión Europea.

Grindelwald - Suiza

Más allá de las obvias preocupaciones éticas, esto plantea un grave riesgo de seguridad tanto para Moldavia como para todo el Espacio de Schengen al que se puede acceder sin necesidad de visado.

Consulta gratuita

No es una cuestión de seguridad y no es una cuestión moral. Pero es un dolor de cabeza para las RRPP

La gente ya se siente incómoda con el concepto de ciudadanía como una mercancía. Hemos discutido antes que el intercambio de ciudadanía por inversión no le sienta bien a una proporción significativa de laicos, que consideran la ciudadanía no sólo como un asunto práctico sino como algo más exaltado y solemne, incluso sacrosanto. El intercambio de la misma por dinero, en consecuencia, se vuelve vulgar para ellos. Creo que es una forma equivocada de verlo y que estos críticos ignoran el argumento moral a favor de la ciudadanía mediante la inversión, pero, como industria, debemos tener en cuenta estos puntos de vista, independientemente de sus defectos, porque tienen implicaciones en la vida real.

En cuanto a las preocupaciones de seguridad, a menos que usted tenga familiaridad directa con la residencia o la ciudadanía mediante el procesamiento de solicitudes de inversión, lo más probable es que no tenga idea de lo que implica participar en un programa de este tipo en términos de verificación de antecedentes y diligencia debida. Si el beneficio de ciudadanía de Kleindienst se describe como algo «regalado» como un bono y si, además, los periódicos llevan a los lectores a creer que la adquisición de ese bono por parte del comprador es una conclusión previsible, desenfrenada por obstáculos adicionales, no podemos sorprendernos si esto causa un alboroto.

«No se trata de la cuestión de la seguridad como tal, sino que a la gente de Bruselas le asusta pensar que un promotor en los EAU está a cargo de promover los visados Schengen», dijo Bruno L’ecuyer, jefe del IMC (Investment Migration Council), en un correo electrónico enviado al IMI (Investment Migration Institute). Debería saberlo, ha pasado los últimos meses reuniéndose con funcionarios europeos para disipar los mitos que propagan la idea de que los delincuentes pueden obtener pasaportes de la UE si pagan lo suficiente. La historia de Kleindienst retrasará su trabajo varios meses.

Hemos visto este escenario de Sísifo muchas veces en el pasado. El IMC y las principales empresas de la industria pasan meses y millones corrigiendo malentendidos sobre RCBI (Residency Citizenship by Investment), sólo para ver que sus esfuerzos se desvanecen en un momento a causa de un reportaje de noticias redactado de una manera descuidada.
Kleindienst debe asumir alguna responsabilidad en este sentido.

En primer lugar, por la forma en que inicialmente se anunciaba la ciudadanía como «automática», lo que exacerba la idea errónea generalizada de que la ciudadanía por medio de la inversión es un negocio de dinero a cambio de pasaportes.
En segundo lugar, porque ellos deberían haber sabido que esto se vería mal para todos, excepto para aquellos que saben cómo funcionan realmente los programas de RCBI.

Kleindienst puede aún redimirse, tal vez a través de una donación única al IMC para compensar los daños de relaciones públicas que han causado. Se dice que la empresa vendió por un precio récord de 100 millones de dólares en el primer trimestre de este año, por lo que deberían poder ofrecer al IMC este «kleiner dienst».

Envíenos su consulta