Esta inquietud se ha planteado cientos, o quizás miles de veces pero, ¿realmente está Bitcoin llegando a su fin? Desde la creación de Bitcoin en octubre de 2008, muchos expertos y pronosticadores de todas las tendencias han vaticinado su final. Pero si en realidad esta criptomoneda es tan mala, ¿por qué se mantiene aún?

Nuestra premisa es, por supuesto, que prácticamente todos los instrumentos financieros son volátiles y sí, es muy sencillo predecir si estos subirán, bajarán, o se mantendrán estables. Pero lo realmente difícil es saber cuándo y en qué medida ocurrirá el cambio. Algunos afirman que conocer esto es imposible, lo que nos conduce de nuevo a la pregunta inicial: ¿Bitcoin ha llegado a su fin?

Aquellos que son partidarios del Bitcoin tienen tres elementos claves a su favor cuando se debaten los argumentos que apoyan la desaparición de esta criptomoneda.

1-“Era sólo una burbuja financiera. Nunca se recuperará de esta caída”

Al respecto, sus defensores alegan que es posible encontrar desempeños de otros recursos financieros, o incluso de cientos  de acciones (como Amazon, por ejemplo) cuyas estadísticas en algún momento se han asemejado a las de Bitcoin, y que luego se han convertido en los líderes del mercado.

Grindelwald - Suiza

A medida que el precio cae, también lo hacen los márgenes de ganancia de los mineros

Consulta gratuita

2- “A medida que el precio cae, también lo hacen los márgenes de ganancia de los mineros (quienes producen la moneda), al punto que es mayor el costo de generación de una nueva moneda (un bit) que los ingresos por concepto de venta de la misma”.

En realidad, esto es cierto. Pero quienes lo argumentan ignoran el hecho de que a medida que los precios bajan, se hace cada vez más fácil minar y se consume menos electricidad. En consecuencia, los costos de minería también disminuyen. Hay que tener en cuenta que durante varios años, el Bitcoin se cotizó en apenas unos centavos y eso no detuvo ni ralentizó su producción. Así pues, esto no es una razón para que la minería cese. Además, la innovación en el área es constante y los mineros están encontrando formas cada vez más novedosas y económicas para producir monedas. Esto incluye hallar una fuente de electricidad a muy bajo costo y construir ordenadores modernos (computadoras especializadas) que sean mucho más eficientes y produzcan más bitcoins por consumo energético.

3- “Bitcoin es una solución que genera un nuevo problema. Por lo tanto no resuelve nada»

Este es un argumento al que frecuentemente recurren los «expertos» que no entienden la tecnología ni los problemas más amplios que enfrentan quienes utilizan blockchain o  bitcoin.

En la realidad, Bitcoin intenta resolver algunos problemas del mundo real. Este es el primer indicio para determinar la probabilidad de éxito a largo plazo de cualquier empresa o tecnología. Pero Bitcoin no es una compañía, es un protocolo: la primera aplicación a gran escala de la tecnología blockchain.

¿Y cuál es la característica más atractiva de blockchain? Permite transferir cualquier tipo de recurso digital desde una ubicación a otra a escala global y sin limitaciones, ya que la transferencia de dichos activos  ocurre sin la necesidad de aprobación de nadie y a un costo muy bajo. En esto radica la verdadera solución y es lo que realmente motiva a los defensores de la criptomoneda más popular.

Envíenos su consulta