Por: Lazaro J. Mur, Esq.

PARTE II

Los tomadores de decisiones de todo el mundo expresaron su preocupación por el enfoque proteccionista del Sr. Trump hacia el Sr. Mnuchin con la esperanza de que el ex banquero de Goldman Sachs, que ha sido una voz más moderada en el comercio, pueda persuadir al presidente para que retire las amenazas arancelarias y encuentre una manera de hacer las paces con China.

El Sr. Le Maire dijo que le presentó este caso directamente al Sr. Mnuchin e instó al Secretario del Tesoro a considerar un enfoque multilateral, como por ejemplo, recurrir a la Organización Mundial del Comercio, para hacer frente a China. También señaló que los aranceles sobre el acero y el aluminio que el Sr. Trump impuso a las importaciones el año pasado han tenido un efecto dominó, agravando el proteccionismo que ha surgido de los Estados Unidos.

Este año, la Unión Europea se ha visto obligada a imponer cuotas para frenar una flota de acero chino barato, que de otro modo habría llegado a las costas de los Estados Unidos.

En Alemania, además de estar a la espera de que el Sr. Trump tome una decisión sobre la imposición de aranceles a las importaciones de automóviles, la ansiedad por el comercio ha llevado a una disminución en el espíritu empresarial y el consumo.
«Todos esperamos que haya una salida a estas tensiones comerciales», dijo en una entrevista Olaf Scholz, Ministro de Finanzas alemán. «Porque cada uno de nosotros sabe que nuestra economía está influenciada por la inseguridad que genera esta situación.» Y añadió: «Como efecto indirecto de esta situación de incertidumbre, las empresas posponen sus decisiones de inversión».
Canadá también padece las consecuencias de las tensas relaciones entre Estados Unidos y China. El año pasado, las autoridades canadienses arrestaron a Meng Wanzhou, el director financiero del gigante tecnológico chino Huawei, que se enfrenta a la extradición a Estados Unidos. Desde entonces, China ha detenido a dos canadienses, rechazando los llamamientos de Canadá para su liberación. También ha comenzado a bloquear las importaciones de canola canadiense.
«Estamos observando acciones para restringir el comercio de canola en China», dijo Bill Morneau, Ministro de Finanzas de Canadá. «No vemos eso como algo relacionado con la calidad de la canola, sino como una respuesta comercial a nuestro sistema legal.»

Toda esta fricción está afectando a muchas de las economías más grandes del mundo, ya que las empresas se apresuran a reorientar sus cadenas de suministro y esperan con ansias la aparición de nuevas medidas de contención del comercio. El Sr. Trump se ha sumado a la incertidumbre de las últimas semanas, amenazando con aplicar aranceles a aliados como México para resolver problemas, como la inmigración, que no tienen nada que ver con el comercio.

Grindelwald - Suiza

Este año, la Unión Europea se ha visto obligada a imponer cuotas para frenar una flota de acero chino barato, que de otro modo habría llegado a las costas de los Estados Unidos.

Este mes, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional advirtieron sobre las perspectivas de la desaceleración del crecimiento económico, y ambos señalaron que las crecientes disputas comerciales son la causa de ello. El banco señaló que el crecimiento del comercio mundial ha decaído a su nivel más bajo en una década, mientras que el FMI dijo que los aranceles que Estados Unidos y China aplican a las importaciones entre sí podrían reducir el PIB mundial en un 0,5 por ciento, es decir, 455.000 millones de dólares, el año que viene.

La administración de Trump considera la relativa fortaleza económica de Estados Unidos como una poderosa fuente de influencia, pero también hay indicios de que los aranceles están causando estragos en Estados Unidos.
En una encuesta sobre negocios realizada por la Reserva Federal en mayo, los contactos en los 12 distritos del banco central mencionaron las tarifas 37 veces, frente a 19 en el informe de abril y 18 en marzo.

Las empresas reportaron diferentes experiencias: Algunos dijeron que estaban pasando por aumentos de costos, mientras que otros dijeron que no les era posible avanzar. Los productores de nueces en el distrito de Dallas estaban considerando cambiar a la siembra del cáñamo y alejarse de sus cultivos perjudicados por los aranceles, mientras que las tiendas de ropa en Richmond, Virginia, informaron que habían acumulado inventario para evitar impuestos a la importación y que no podían hacer nuevos pedidos «apropiados para la temporada».

En Fukuoka, una ciudad costera conocida como puerta de entrada comercial para el resto de Asia, los ministros de finanzas debatieron sobre cómo evaluar los efectos de las tensiones comerciales en la economía mundial. Estados Unidos expresa su escepticismo en cuanto a que sus medidas proteccionistas están frenando el crecimiento. Al redactar el comunicado, se resistió al discurso que pedía que se resolvieran las tensiones comerciales.

Parte I

Parte III


Este artículo es cortesía de Lazaro J. Mur, Esq., abogado asesor de Mundo Offshore y especialista en residencia fiscal y estructuras financieras en los Estados Unidos.

Envíenos su consulta