1. Desaceleración esperada para la economía estadounidense

La Oficina de Análisis Económico dará a conocer el dato preliminar sobre el PIB del segundo trimestre de Estados Unidos, con un pronóstico de crecimiento anualizado que indica que se desacelerará a 1.8%, el avance más débil en más de dos años.

En parte, esta desaceleración, que se produce en medio de una expansión económica de 10 años, la más larga de la historia, es un resultado de la gestión de inventario en torno a la introducción de nuevos aranceles a las importaciones chinas, el reflejo más claro del conflicto comercial que ha afectado el crecimiento global. Ese escenario ha alimentado las expectativas de que la Reserva Federal recortará las tasas de interés en un cuarto de punto.

Una cifra de crecimiento peor a la esperada podría elevar las acciones de Estados Unidos, pues los mercados interpretarían como más municiones para que la Fed alivie la política de manera más agresiva.

2. Alphabet e Intel sorprenden, mientras que Amazon decepciona; Starbucks salta

Las ganancias trimestrales publicadas después del cierre del mercado del jueves dieron ánimos al mercado, con Google, su pariente Alphabet e Intel Corporation impulsando a las empresas tecnológicas, mientras que los resultados de Amazon.com Inc decepcionaron a los mercados.

Las acciones de Alphabet se dispararon más del 8% en las operaciones previas a la comercialización, luego de la publicación de sus resultados trimestrales, superando los límites máximos y mínimos e incluyó una recompra de $ 25.000 millones. El gigante de la tecnología también rebajó las preocupaciones de los inversionistas por una mayor vigilancia de los reguladores, diciendo que no era nada que no hubieran visto antes.

Las acciones de Intel se dispararon un 5% después de que reportó cifras sólidas y un aumento en el pronóstico de ingresos, lo cual es un buen augurio para otros fabricantes de chips.

Por su parte, Amazon.com fue la excepción a esas noticias positivas, con una caída de sus acciones de alrededor de 1.5%, debido a que las ganancias de la compañía no alcanzaron el consenso del mercado.

Fuera de la tecnología, Starbucks Corporation elevó su pronóstico de ganancias anuales. Las acciones se dispararon más del 6%.

3. Twitter y McDonald’s tomarán la batuta de los resultados trimestrales

La temporada de ganancias aún no ha llegado ni la mitad del camino, pues apenas el 42% de las firmas del S&P 500 han publicado números trimestrales hasta el cierre del jueves. De las compañías que ya se confesaron ante los mercados, 76% han superado las expectativas de ganancias con un crecimiento promedio del 5,5%, mientras que el 63% ha superado las estimaciones de ventas con un crecimiento del 4,7%, según The Earnings Scout.

Twitter tomará la batuta de los resultados de las empresas de tecnología, ya que informará sus cifras antes de la apertura.

El promedio de usuarios activos diarios monetizables (mDAU) será una de las métricas observadas después de que la compañía reportó un aumento del 11% a 134 millones en el primer trimestre. Igualmente, los mercados también estarán atentos a cualquier reflejo del aumento del riesgo regulatario.

McDonald’s será el centro de atención como la única compañía de Dow en informar con anticipación, con un enfoque en el mercado centrado en las ventas.

4. Apple confirma la compra de $ 1.000 millones del negocio de módems de Intel

Apple Inc confirmó que está en camino de convertirse en autosuficiente en relación con los chips de teléfonos inteligentes, ya que logró obtener la mayor parte del negocio de módems de Intel en un acuerdo valorado en $ 1.000 millones.

Los chips de módem conectan dispositivos como el iPhone a redes de datos inalámbricas. Apple siempre ha confiado en proveedores externos para este tipo de piezas.

El acuerdo con Intel reforzará la meta de Apple de hacer su propio chip de módem, cerrando la brecha con dos de sus mayores rivales mundiales, Samsung Electronics y Huawei, que ya suministran esos componentes internamente.

5. Los futuros de EE.UU. reciben un impulso de las ganancias por delante del PIB

Los informes de ganancias positivas fueron suficientes para devolver el apetito por el riesgo a los mercados de EE.UU. Wall Street se hundió el jueves, hecho atribuido a los pedidos de bienes duraderos mejores a los pronosticados que afectaron los argumentos para una acción agresiva de la Fed.

Es probable que los datos del PIB sean la última pieza del rompecabezas para encajar en la especulación sobre cuán moderada será la Fed la próxima semana, y el foco puede caer en la cuenta de Twitter del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dada la presión que ya ha ejercido sobre la Fed a través de ese canal.

Trump criticó a la Fed por elevar las tasas demasiado rápido el año pasado y no reconoció la necesidad de una aceleración más rápida ahora, argumentando que el crecimiento económico sería mucho más alto y que el banco central «muy equivocado» debería «moverse ahora».

El último tuit de Trump el jueves anunció la aprobación prevista del acuerdo presupuestario.

Wall Street cierra en rojo su peor semana desde el 2008

Este viernes, Wall Street cierra la semana con la mayor pérdida semanal desde la crisis financiera del 2008, debido a la intensificación de los temores por el impacto del mortal coronavirus en la economía de Estados Unidos y la del mundo.

«En Estados Unidos, el S&P 500 registró una caída semanal de 11.49% a 2,954.22 unidades; mientras que el Dow Jones perdió 12.36% hasta 25,409.36 puntos, siendo las mayores caídas semanales desde la segunda semana de octubre de 2008, cuando los índices perdieron más de 18% en cinco días», explicó Gabriela Siller, Directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base.

En cuanto a la jornada diaria, el Dow Jones cayó este viernes 1.38%; el S&P 500, un 0,83% y Nasdaq Composite terminó con un marginal de +0.01%.

Bolsa y peso mexicanos en caída

El índice referencial de la Bolsa Mexicana de Valores, el S&P/BMV IPC -conformado por las 35 empresas más líquidas, cerró en 41,324.31 puntos, lo que refleja una caída de -0.68%, luego de conocerse dos casos confirmados de coronavirus en México.

«En México, el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores perdió 7.76% en la semana, su mayor caída desde septiembre de 2011 y antes de eso desde octubre de 2008», explica Siller.

Por su parte, el peso mexicano cerró el mes de febrero con una depreciación mensual de 4.06% o 76.4 centavos, cotizando alrededor de 18.66 pesos por dólar.

«Tan sólo en la última semana del mes, el peso perdió 3.78% o 71.4 centavos, tocando un máximo de 19.8942 pesos por dólar, nivel no visto desde el 4 de septiembre de 2019», comenta Siller. Dicho nivel es la mayor depreciación semanal del peso desde noviembre de 2016, cuando Donald Trump ganó la presidencia de los Estados Unidos.

Y, según analistas, el panorama para el peso mexicano podría complicarse aún más pues, si persiste el ambiente de aversión al riesgo, la moneda podría romper su barrera psicológica más importante, que son 20 pesos por dólar.

Bolsas borran ganancias del año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó su evaluación de riesgos globales por el Covid-19 de un nivel “alto” a un nivel «muy alto».

En un primer momento, cuando el virus estaba concentrado en la región de Hubei (China), los mercados se mostraron relativamente preocupados por las consecuencias del virus sobre las cifras de crecimiento a nivel global, pero a medida que ha incrementado las regiones contagiadas, ha aumentado la aversión al riesgo, explican analistas de Banorte.

“El dólar americano se ha venido apreciando versus otras monedas en el mundo, mientras que los índices de volatilidad se han disparado. En este contexto, las bolsas no solo han borrado las ganancias que llevaban en el año, sino que muestran rendimientos negativos”, agregan. Aunque en Banorte consideran que aún es muy temprano para evaluar el impacto del virus sobre el crecimiento global, sus analistas no descartan que pudiera generar una fuerte desaceleración de la actividad económica, conllevando a un posible escenario de recesión global.

Grindelwald - Suiza

Las acciones de Intel se dispararon un 5% después de que reportó cifras sólidas y un aumento en el pronóstico de ingresos, lo cual es un buen augurio para otros fabricantes de chips.

Fed se pronuncia de manera inesperada

Este viernes, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, publicó un comunicado de manera inesperada, en donde explica que, aunque la economía de Estados Unidos sigue siendo fuerte, el coronavirus plantea riesgos.

«Los fundamentos de la economía estadounidense siguen siendo fuertes. Sin embargo, el coronavirus plantea riesgos en evolución para la actividad económica», dijo Powell.

«La Reserva Federal está monitoreando de cerca los desarrollos y sus implicaciones para el panorama económico. Utilizaremos nuestras herramientas y actuaremos según sea apropiado para apoyar la economía», agregó.

El precio del petróleo también retrocedió a niveles observados en 2008, debido a los crecientes temores de una demanda de petróleo más débil de la actual como consecuencia de la paralización de la actividad turística y aérea.

El FMI probablemente rebajará las perspectivas de crecimiento por el coronavirus

El coronavirus claramente tendrá un impacto sobre el crecimiento económico mundial y como resultado es probable que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebaje sus perspectivas de expansión, dijo el jueves un portavoz del organismo.

«Claramente, el virus tendrá un impacto en el crecimiento», dijo el portavoz del FMI, Gerry Rice, en una rueda de prensa regular en la que no dio más detalles.

Rice afirmó que espera una decisión pronto sobre el impacto del coronavirus para las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial en abril, y señaló que se están considerando una serie de opciones. Reuters informó el miércoles que las autoridades consideran reducir las reuniones o realizarlas a través de teleconferencia.

Powell dice economía EEUU  bien, pero Fed está preparada para actuar si es necesario

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo el viernes que la economía de Estados Unidos se mantiene en una condición sólida, aunque el brote de coronavirus plantea un riesgo y el banco central actuará como sea apropiado para dar respaldo a la actividad.

«Los fundamentos de la economía de Estados Unidos se mantienen sólidos», dijo Powell en un comunicado divulgado en medio de la fuerte liquidación en los mercados de acciones.

«Sin embargo, el coronavirus presenta riesgos en evolución para la actividad económica. La Reserva Federal está vigilando de cerca los acontecimientos y sus implicancias para el panorama económico. Utilizaremos todas nuestras herramientas y actuaremos como sea apropiado para respaldar a la economía», agregó.

La declaración de un solo párrafo se dio en respuesta a las crecientes expectativas del mercado de que la Fed reducirá las tasas de interés en su reunión de marzo, y señala la voluntad del banco central de actuar si la emergencia de salud continúa extendiéndose e impactando la economía.

Después de una semana de una liquidación masiva en los mercados, algunos analistas esperaban esa señal. Hasta que el presidente habló, los funcionarios de la Fed se habían centrado en el hecho de que el brote no parecía afectar los datos económicos de Estados Unidos y que esperaban que fuera contenido y que cualquier daño económico fuera modesto.

Para el viernes, sin embargo, los inversores anticipaban la acción de la Fed con tal certeza que podría resultar difícil para el banco central no tomar una decisión por temor a que ir en contra de esas expectativas sea dañino.