Conceptos equívocos frecuentes y las últimas actualizaciones de los activos de tokenización.

Has oído hablar de blockchain, de tokens, de tokenización de activos no-líquidos. ¿Qué significa todo esto para las empresas, los consumidores y los inversores del mundo real?

Ahora que las primeras jurisdicciones empiezan a incluir tokens de seguridad regulados en sus bolsas de valores nacionales (especialmente en Seychelles), ha llegado el momento de entablar un debate real sobre lo que esto significa.

¿Qué es la tokenización?

En pocas palabras, tokenización significa la digitalización de un activo a través de una cadena de bloques (blockchain). Cualquier activo con valor real, como bienes raíces, terrenos, obras de arte y marcas registradas, puede convertirse en una representación digital mediante la emisión de un token. Un token común utilizado para representar un activo es el token ERC-20 basado en Ethereum, modificado para cumplir con las leyes de seguridad. Por lo tanto, desde el punto de vista jurídico, estos activos se consideran valores.

Digamos que usted es dueño de una propiedad. Su propiedad es su activo. La tokenización implicará emitir una serie de tokens (fichas) para representar el valor de ese activo. Puede dividir su activo en un millón de piezas y comercializarlas en el mercado para obtener mayor liquidez y apreciación de los activos.

Simple y fácil, ¿verdad? Pues, no tan rápido.

Pasos para tokenizar y sus desafíos actuales

Si bien, en teoría, la tokenización de activos traen consigo múltiples beneficios: aumento de capital, mayor liquidez, rastreo inmutable y transacciones racionalizadas, en realidad, todavía nos queda un largo camino por recorrer antes de lograr una negociabilidad conforme con el mercado.

Con el fin de tokenizar cualquier activo, es necesario que estos procesos se lleven a cabo de una forma u otra. Como mínimo, tenemos que ser capaces de responder a estas preguntas:

¿Cuál es la representación legal real del token?

Más fácil que como suena. En el sector inmobiliario, existen numerosos tipos diferentes de derechos de propiedad, desde la propiedad directa hasta los derechos de renta. ¿Qué representa legalmente su token: el derecho a usar la propiedad o tal vez las acciones de una SPV (Special Purpose Vehicle) que posee la propiedad?

Esto no sólo afectará el tipo de leyes de seguridad o las implicaciones fiscales a las que está sujeto, sino también sus derechos de reclamación directa y las cuestiones legales causadas por esos diferentes derechos.

¿Cuál es la lógica de los contratos inteligentes y el protocolo?

De lo que estamos hablando aquí es esencialmente de la programación de garantías. Los contratos inteligentes pueden automatizar procesos como el pago de dividendos con el cumplimiento integrado. Por lo tanto, deben tenerse en cuenta los términos y acuerdos preestablecidos, las condiciones de mercado y las complicaciones.

¿Cómo almacenar y transferir legalmente la propiedad de los activos tokenizados?

Aquí es donde las cosas empiezan a complicarse. De una forma u otra, usted necesita tener una plataforma de blockchain que tenga la autoridad legal para almacenar esos derechos sobre los activos. Un mercado regulado, por así decirlo. O bien necesitará una licencia para emitir tokens de seguridad, que es un capítulo completamente distinto.

Ser capaz de almacenar legalmente activos en Blockchain es una cosa. Para lograr una mayor liquidez, también es necesario poder transferir la propiedad a los inversores y a otras partes interesadas de forma compatible.

Hasta la fecha, todavía no disponemos de un solo sistema de intercambio de tokens que permita su uso generalizado por parte de inversores no acreditados.

Si bien, en teoría, la tokenización de activos traen consigo múltiples beneficios: aumento de capital, mayor liquidez, rastreo inmutable y transacciones racionalizadas, en realidad, todavía nos queda un largo camino por recorrer antes de lograr una negociabilidad conforme con el mercado.

¿Cómo comercializar legalmente y convertir los tokens en dinero real?

Tokenizar un activo no tiene sentido si no se tiene un lugar para vender, comprar y, en última instancia, convertir el valor representado en una cifra del mundo real, como el dinero fiduciario.

Ya tenemos una serie de mercados no regulados en los que se realizan todo tipo de operaciones, pero para que esto sea legal, estamos buscando un proceso no tan fácil de rastrear la propiedad, los inversores y otras partes interesadas, las valoraciones privadas y los requisitos AML/KYC (Anti-Money Laundering/Know-Your-Customer) que son todos diferentes en cada país.

¿Cómo estructurar y gestionar la toma de decisiones en conformidad?

Algo de lo que no hablamos lo suficiente. Muchos podrían tokenizar felizmente sus activos no-líquidos, pero no se preocuparían por la forma en que se gestionan las cosas después.

Como un tipo de activo, los valores son algunos de los tipos más regulados en el mundo de hoy. Esto significa que el tamaño de las inversiones que se colocan es relativamente predecible. En un mundo tokenizado, una propiedad podría literalmente ser cortada en decenas de millones de fracciones que ya no están limitadas por decimales fiduciarios como 0,01 $USD. Por lo tanto, el manejo, la elección y la estructuración de estos instrumentos tendrían que ser creados para reflejar esa escalabilidad.

Para la mayoría de las preguntas anteriores, sencillamente no tenemos respuestas todavía.

Habiendo estado en el centro de este desarrollo y habiendo visto el juego entre la tecnología y la ley, algo aparentemente simple como una firma electrónica puede tomar toda una vida para ser aprobado legalmente. Por lo tanto, tokenizar los activos para que puedan ser negociados por la gran mayoría a escala global es todavía algo muy, muy novedoso.

No obstante, dicho esto, existe otra manera.

Una forma alternativa de tokenizar

Como en cualquier otra cosa en la vida, siempre hay una alternativa.

Empresas inteligentes = entidades legales tokenizadas

Del mismo modo que los activos de tokenización, como los bienes raíces, ¿por qué no tokenizar a toda una empresa?

En esencia, esto significa que las acciones corporativas de una entidad legal pueden convertirse en tokens. De manera similar a la contabilización de activos no líquidos, las acciones corporativas contabilizadas son una representación digital de los activos de la empresa. Por lo tanto, en lugar de tokenizar los bienes raíces, podría tokenizar a la entidad legal que posee el bien. En nuestro caso, convertimos las acciones corporativas en tokens ERC-20 modificados para las leyes de seguridad de cada jurisdicción en la que operamos.

¿Y por qué alguien querría hacer eso? Simple. Para obtener la propiedad legal real sobre los activos tokenizados y poder gestionar todo lo relacionado con esos activos directamente en Ethereum.

El concepto erróneo más común

Esto es lo que está pasando. Debido a la falta de regulaciones en este campo en la actualidad, el método utilizado actualmente para la contabilización de bienes raíces es el siguiente: bienes raíces → tokens de seguridad → comercio no regulado → O comercio regulado sólo para inversores acreditados. Honestamente, para comerciar con inversores acreditados, ni siquiera necesitamos tener un blockchain. Hemos establecido perfectamente las formas de hacerlo ya a través de instrumentos regulados como los REITs (Real Estate Investment Trust) por ejemplo. Entonces, ¿cuál es exactamente el propósito de la tokenización de un activo en primer lugar?

No obstante, si usted tokeniza a la entidad legal que posee el bien inmueble, usted tiene una propiedad conforme sobre el bien, la custodia directa. Por lo tanto, puede vender, comprar, comerciar y fusionar – prácticamente cualquier operación que pueda realizarse como cualquier entidad legal. Esto es para lo que Smart Companies fue diseñado.

Entonces, ¿Qué se puede hacer con una entidad legal tokenizada? Veamos.

1. Poseer, almacenar, comprar y vender acciones corporativas tokenizadas.

2. Tokenizar cualquier cosa de valor en la forma de una sociedad limitada como bienes raíces, terrenos y yates o derechos de propiedad intelectual y marcas registradas. Posteriormente, convertir esas acciones en monedas fiduciarias de la misma manera que lo harían las empresas hoy en día en los mercados reales.

3. Seguimiento, gestión y votación digital con todos los accionistas en un tablero de control potenciado por Ethereum con validez legal inmediata.

4. Tokenizar ciertos activos corporativos con términos pre-condicionados que se colocan en un fideicomiso inteligente automatizado.

Y la lista sigue….¿se entendió la idea? Nos gusta este océano de posibilidades.

Ahora bien, es evidente que la tokenización de empresas enteras facilita la operación desde el punto de vista legal en la actualidad, pero esto plantea otros desafíos, como el manejo de las entidades, los dividendos y la falta de alineación de los incentivos.

Conclusiones

Desde cualquier punto de vista, todavía estamos en pañales.

La Tokenización de activos ilíquidos tiene el potencial transformador de simplificar los complejos procedimientos actuales en el mundo de la inversión. Pero por ahora, todavía se necesita mucho consenso y reforma reglamentaria antes de que las cosas avancen. La buena noticia es que estamos empezando a ver más y más jurisdicciones que se suben al carro y hacen un esfuerzo serio para aprobar proyectos de ley que favorecen el uso de cadenas de bloques. Uno de nuestros ejemplos favoritos es el estado de Wyoming, EE.UU. que ha sido pionero en este movimiento proyecto de ley tras ley (13 en total hasta la fecha). Otros que han dado grandes pasos han sido el gobierno de Seychelles y Malta, que han abierto las puertas a los tokens de seguridad regulados.

Así que un largo viaje tenemos por delante – pero una cosa es segura, con nuestra comunidad de emprendedores y nuestros legisladores progresistas en el juego, ¡nada es imposible!

Envíenos su consulta