Durante el año 2018, será más fácil obtener la ciudadanía de Santa Lucía por inversión en bienes inmuebles u otros activos. En el reciente discurso del Primer Ministro del país caribeño en el Parlamento sobre el programa de «ciudadanía por inversión» de Santa Lucía, prometió tomar bajo su control personal el procesamiento de las solicitudes con el fin de preservar el anonimato de los solicitantes, compartió información sobre una serie de problemas actuales, y mencionó las formas de resolverlos.

Las personas adineradas que buscan recibir ingresos pasivos han practicado durante mucho tiempo la diversificación periódica de la cartera de inversiones para reducir los riesgos. De la misma manera, en los últimos años, han comenzado a adoptar otro enfoque similar buscando diversificar sus carteras de pasaportes.

La forma más sencilla, rápida, rentable y legal de hacerlo es participar de los programas de ciudadanía por inversión, que son populares tanto en Europa como en Asia.

Uno de los programas más jóvenes de este tipo es el del país caribeño de Santa Lucía, el cual se caracteriza por una gran cantidad de ventajas y por la rigurosa examinación de los candidatos, entre otras cosas.

Las autoridades de la jurisdicción del Caribe admiten que no están preparadas para mitigar los controles, incluso a pesar del déficit en los beneficios debido a la lentitud en el proceso de evaluación de los candidatos.

Sin embargo, gracias a ello, las autoridades de Santa Lucía logran identificar a inversionistas poco confiables, lo cual es beneficioso para el nivel general de confiabilidad de su programa y la reputación del país anfitrión. En particular, recientemente se identificaron seis solicitantes poco confiables, cuyos pasaportes fueron rechazados.

El control de este programa está a cargo del más alto nivel. De hecho, es responsabilidad del Primer Ministro de Santa Lucía, Allen Chastanet.

En un discurso reciente en el Parlamento, el jefe del gobierno de este país respondió a una serie de preguntas formuladas por la oposición sobre el programa de ciudadanía por inversión, incluidos temas como retrasos en el procesamiento de las solicitudes de los inversores, la suspensión del proyecto de desarrollo planificado Ritz Carlton y la práctica de publicar los nombres de los solicitantes cuya ciudadanía fue cancelada.

Toda la verdad sobre la cancelación de pasaportes

Como se señaló anteriormente, a principios de este mes, el Gobierno de Santa Lucía emitió pronunciamientos públicos sobre los nombres de seis solicitantes que se vieron privados de la ciudadanía económica de ese país. Según los informes de los medios locales, la cancelación de emisión de los pasaportes de estas personas se produjo en relación con el descubrimiento de acciones comprometidas y no especificadas “que podrían conducir a un deterioro en la imagen de Santa Lucía”.

En referencia a este paso, el primer ministro del país explicó que los solicitantes en cuestión habían sido inicialmente aprobados sobre la base de controles exhaustivos de diligencia debida en los que participaban las redes regionales. Pero unas semanas más tarde se cancelaron sus pasaportes, ya que los controles más exhaustivos revelaron una incoherencia entre la información real y los datos presentados por los solicitantes, los cuales habían sido previamente aprobados.

Chastanet no especificó por qué, si bien los solicitantes obtuvieron la aprobación y los pasaportes, se decidió realizar una verificación más exhaustiva de su confiabilidad. Sin embargo, expresó su preocupación por la política de publicación de nombres.

«Debemos admitir que, si alguien solicita la ciudadanía de Santa Lucía y luego, por causas ajenas a nosotros, su solicitud es rechazada (y puede haber muchas razones para ello), la publicación obligatoria de los nombres y apellidos de estas personas se vuelve un paso muy controversial. Efectivamente, las disposiciones pertinentes ahora se detallan en las normas reglamentarias. Y debemos prestar mucha atención a la revisión de este paso porque ninguno de los otros países insulares hace esto (en referencia a aquellos con programas de «ciudadanía por inversión)», declaró y señaló que, en su opinión, la Oficina de Ciudadanía de Inversión debería revisar esta norma.

Hermosa vista de Santa Lucía

Hermoso paisaje de Santa Lucía

Proyecto de desarrollo Ritz Carlton del constructor Range Developments

A pesar de que el programa de ciudadanía por inversión de Santa Lucía se lanzó hace mucho tiempo, y de que a sus participantes inicialmente se les ofreció una opción de inversión relacionada con la compra de bienes inmuebles, no fue posible aprovechar esta posibilidad debido a la falta de aprobación oficial por las autoridades de los proyectos de desarrollo.

La situación comenzó a cambiar para mejor hace relativamente poco. En la primavera fue aprobado oficialmente el primer proyecto de desarrollo: el complejo turístico de la marca de primera clase Fairmont.

Ahora los inversionistas pueden rentabilizar la ciudadanía por inversión de Santa Lucía tanto en proyectos de negocios turísticos, como en complejos hoteleros locales. Y esto es muy importante porque el turismo en la actualidad está en aumento y no muestra signos de disminuir su volumen en un futuro cercano.

Pero muy pocas personas saben que en agosto de 2017 los dueños de Ritz Carlton, propietaria de una marca hotelera homónima bastante conocida firmaron un acuerdo de gestión de proyectos con Range Developmments para abrir un complejo de 180 habitaciones como parte de un proyecto de desarrollo más grande, llamado Black Bay Development, de un pintoresco paseo junto a la Bahía de Black Bay. También se esperaba que para la inversión en este proyecto los extranjeros puedan obtener un segundo pasaporte y ciudadanía de Santa Lucía.

Originalmente, la finalización de las obras estaba programada para 2021, pero como muestran las noticias del sitio de construcción, es improbable que los constructores puedan cumplir con la fecha límite. Esto causó críticas de los residentes locales, insatisfechos con la decisión de las autoridades de atraer a un desarrollador que no puede cumplir con las fechas estipuladas.

Estas críticas se basaron, entre otras cosas, en un descuento que se prometió a los inversores extranjeros que invirtieran en el complejo de Ritz Carlton con el fin de recibir el segundo pasaporte y la ciudadanía de Santa Lucía.

La existencia de tal descuento, así como la falta de claridad sobre las condiciones para invertir en bienes inmuebles para obtener esta ciudadanía en el futuro, también causó que muchos inversionistas demoraran la inversión de su capital en el complejo en cuestión, lo que causó demoras en la implementación del plan en términos de velocidad del proyecto de construcción.

Chastanet explicó que las demoras fueron por «dificultades administrativas», pero indicó que esperaba (en sus propias palabras, «en julio de 2018») intensificar la cooperación con Rango Developments para «reanudar el proyecto». El jefe del gobierno del país caribeño también hizo hincapié en que el desarrollador no tiene la culpa de la demora.

“Fue nuestra responsabilidad. Asumo toda la responsabilidad de esto, pero creo que logramos tomar el camino correcto para resolver el problema y reanudar el proyecto”, destacó el primer ministro.

Con la intención de mostrar el lado positivo, expresó la esperanza de que las circunstancias difíciles ayuden a establecer relaciones mejores y más profundas con los inversores y los desarrolladores. En este contexto, el político señaló lo siguiente: “Realmente quiero agradecer a Range Developments, en particular, por cómo lidiaron con la situación”.

Retrasos en el procesamiento de solicitudes

En respuesta a las preguntas sobre las demoras en el procesamiento de la ciudadanía de Santa Lucía para el programa por inversión que se observaron los últimos meses, Chastanet manifestó que existen problemas reales con el uso extensivo de una auditoría de seguridad.

En particular, se trataba de la preferencia de los funcionarios por los controles extremadamente estrictos contra los solicitantes, así como una relativa falta de experiencia del personal en el trabajo con estructuras como el programa de “ciudadanía por inversión”.

“Éramos nuevos en el tema y nos equivocados en tomar precauciones excesivas”, reconoció el primer ministro sobre los recientes retrasos que llevaron a la pérdida de ganancias en este programa de Santa Lucía.

“Creo que para nosotros fue un elemento de la curva de aprendizaje, especialmente con respecto al procesamiento de solicitudes. […] Si no estábamos seguros de cómo actuar, no aprobábamos las solicitudes, explicó Chastanet, señalando que Santa Lucía está trabajando en estrecha colaboración con las firmas de seguridad regionales y otros terceros para proteger las fronteras de este país.

“Como mencioné antes, no se trata solo de la seguridad de la población de Santa Lucía, que ocupa un lugar muy importante en nuestra lista de prioridades, sino también de inspirar confianza en nuestros vecinos estadounidenses, canadienses, franceses, holandeses, ingleses, y otros europeos”, agregó Chastanet, y aclaró que está muy satisfecho con el progreso logrado por Santa Lucía y con la interacción de todos los especialistas involucrados en la implementación  del programa de “ciudadanía por inversión” de este país.

El primer ministro Chastanet dijo que el gobierno de los Estados Unidos puede contribuir a la unificación de los programas caribeños de “ciudadanía por inversión”

El primer ministro de Santa Lucía, expresó las preocupaciones de los Estados Unidos sobre el programas de «ciudadanía por inversión» del país, y reiteró el llamado a la armonización de estos programas de las jurisdicciones caribeñas.

En su informe anual sobre la estrategia internacional de lucha contra las drogas, publicado esta semana, el gobierno de los EE. UU. se refirió al tema de la influencia política en el programa de ciudadanía por inversión de Santa Lucía, además de señalar la vulnerabilidad del mismo ante la corrupción local.

En respuesta a este informe, el primer ministro Allen Chastanet afirmó que la evaluación por parte de los autores sobre el informe del programa de su país no difiere mucho de la evaluación de otros países vecinos de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS). El político también señaló que los temores expresados ​​eran los mismos que en años anteriores.

“Estados Unidos continúa diciendo lo que siempre ha dicho. Anuncian que hay problemas con los programas de ‘ciudadanía por inversión’ y que quieren asegurarse de que estos programas estén alejados de los intereses políticos”, explicó Chastanet.

El primer ministro, partidario desde hace mucho tiempo de la integración regional de los programas caribeños de ciudadanías por inversión señaló que las autoridades estadounidenses, junto con Canadá y el Reino Unido, «preferirían» la administración directa de programas por parte de la Secretaría de la OECS, ya que ayudaría a prevenir cualquier influencia política indebida de gobiernos nacionales en los respectivos países.

“Pero tendré que organizar la cooperación con todos los demás jefes de gobierno para lograr este objetivo. Mientras tanto, seguimos haciendo todo lo posible para distanciar al primer ministro del programa de ‘ciudadanía por inversión’”, señaló el político.

Luego, citó un ejemplo de cómo él y sus colegas están tomando medidas para despolitizar aún más este programa. Aclaró que el procedimiento de apelación, anteriormente bajo la jurisdicción del ministro responsable del programa (es decir, el propio Chastanet), será supervisado en adelante por un grupo independiente de tres personas que realizarán todas las funciones necesarias en el campo de la verificación de la fiabilidad. Y estas personas, ya sea directa o indirectamente, no estarán asociadas con el programa en sí.

También expresó la esperanza de que durante la reunión programada para mayo de 2018, organizada por el primer ministro de San Cristóbal y Nieves Timothy Harris, los países de la OECS con programas de «ciudadanía por inversión» puedan finalmente acordar la promoción de algunas características comunes».

“El precio puede ser una de estas características. Aunque, al parecer, algunos de los jefes de gobierno [de los países de la OECS con programas de «ciudadanía por inversión»] muestran renuencia a ir tan lejos”, destacó el político e hizo hincapié en que al menos deberían citarse los estándares para aprobar o rechazar solicitudes de participación en los programas locales de ‘ciudadanía por la inversión’ para lograr la unificación entre las jurisdicciones”.

Envíenos su consulta