Con la intención de contribuir a la información sobre el tema FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act), que se viene debatiendo, para forzar a las entidades bancarias de todo el mundo a entregar información, de cuentas pertenecientes a extranjeros. Es nuestra responsabilidad poner a nuestros lectores  al tanto de todo lo que está sucediendo en este sentido. Conoceremos entre otras cosas la posición de algunos países frente a las mediadas que, entrarán en acción en los próximos meses.

Es importante resaltar, que el secreto bancario es la protección, que los bancos e instituciones financieras deben otorgar, a la información de los depósitos y captaciones de dinero que reciben de sus clientes. Se entiende que ésta información es parte de la privacidad del cliente y del sistema financiero. Si no, cualquier persona podría solicitar información, de cualquier cuenta de clientes y conocer fácilmente su estado financiero. Hay ciertos tipos de información que puede ser entregado, si la persona que la solicita, tiene un interés legitimo como el caso de un heredero, también para fines estadísticos o información por parte de la superintendencia.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) es una organización internacional intergubernamental, que reúne los países más industrializados en la economía de mercado. Los países que conforman la OCDE están imponiendo a los países del mundo a entregar información sobre las cuentas o empresas extranjeras. Están tratando de que esas cuentas dejen de ser secretas.

Hay que empezar dejando claro – para poder entender lo relativo a los paraísos fiscales- que el abrir cuentas bancarias en los paraísos fiscales o establecer empresas en los mismos, no es un delito ni en los paraísos fiscales ni en los países de origen. El problema estaría en los capitales que provienen del blanqueo. Las entidades bancarias situadas en los paraísos fiscales, aplican exactamente la misma política contra el lavado de dinero como el resto de los bancos. La mayoría de las jurisdicciones han limitado, el uso de las acciones al portador y firmado tratado de asistencia mutua en temas legales con otros países, en donde contemplan el intercambio de información en todos los casos de delitos como narcotráfico, terrorismo, entre otros. Aunque se permiten el uso de accionistas o directores fiduciarios, que también se oculta la identidad de los propietarios de las empresas, pero esto es también algo legal en países como Estados Unidos, Reino Unidos y los países miembro de la OCDE

Aunque se eliminara el secreto bancario, no se eliminaría el hecho de que las empresas transnacionales puedan hacer aparecer sus ganancias en el país que consideren conveniente. Nada de eso está llamado a eliminarse con el simple expediente de eliminar el secreto bancario, pero puede hacerse mucho más trasparente y se estimulará a los países a tomar nuevas medidas, para regular los costos y los pagos al interior de un mismo grupo transnacional. Los contribuyentes de otros países están en la obligación de declarar la renta que obtienen dentro del país y también la renta obtenida en cualquier parte del mundo, debe tributar sobre el monto de esa renta mundial.

Por otra parte, en Europa las opiniones están encontradas,  en el caso de Australia, mostró su disposición a negociar con sus socios el intercambio de datos. Tras tratar por todos los medios de mantener el anonimato completo de las cuentas, aunque declaró mantendrá su posición pese a la presión. Liechtenstein, también reconoció que la presión es cada vez mayor, y mostró su convencimiento de que tendrá que cede terreno para calmar las criticas a su sistema bancario. En el caso de Luxemburgo ha dado un importante paso al anunciar distender su secreto bancario, y que se unirá a partir del primero de enero del 2015 a los otros Estados miembros que ya utilizan este método. Mientras que Suiza ya advirtió, que en ningún caso aceptará el intercambio automático de información.

Mientras tanto, las cinco mayores economías de Europa -Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España- abrieron el debate para reforzar el sistema, para el intercambio de información automática, con un acuerdo para la puesta en marcha de un «instrumento piloto de intercambio multilateral» de información. Así como también se unieron a esta iniciativa: Polonia, Bélgica, Holanda y Rumanía que se inspira en la ley estadounidense FATCA.

Según el imperativo económico de esta iniciativa, es claro, que Estados Unidos y Reino Unido o la Unión Europea, tiene serios problemas fiscales que no se pueden resolver recortando más el gasto de programas sociales. El director del Institute for Global Economic Growth, ha dicho que Estados Unidos perderá millones de puesto laborales debido a una medida, que alejará la inversión extranjera. La ONG reconoce que la iniciativa está llena de huecos legales, que son el eje de una feroz lucha político-diplomático. La Unión Europea ha debatiendo una serie de enmienda que permitan tapar esos huecos que facilitan la evasión fiscal, debido a estas enmiendas han desatado una contraofensiva liderada por Suiza, con apoyo de otras naciones para forzar acuerdos bilaterales, que permitan el secreto fiscal. Pero la cámara baja rechazó el acuerdo.

Entendemos que hace falta todavía, debatir más el tema tanto para asegurar la protección del cliente bancario, de países donde no rige el estado de derecho, para avanzar en el combate contra los evasores de impuestos y los políticos corruptos. Así como también, encontrar la mejor solución para conservar el secreto bancario que es un organismo característica  del ámbito bancario, es admitido como manifestación del derecho a la intimidad en el amparo de Las operaciones financieras. Sin privacidad, las personas están bajo el control de quién tiene una ventaja de conocimiento.

Organizaciones sociales esperan avances importantes en los próximo meses en todos los aspectos. Pero, nos preguntamos ¿Cómo repercutirían estas medida en los precios de los servicios? y ¿quién acabaría pagándolos? Confiamos en que pronto tendremos  respuestas a éstas y a muchas otras interrogantes.

Por: Victoria Cruz