A partir del 2020, las ganancias de los proveedores extranjeros de servicios digitales que operan en Singapur estarán sujetas a tributación.

El proyecto de ley que regulará dicho gravamen, como parte de la tributación en el sector de bienes y servicios, fue aprobado hace unos meses por el Parlamento de Singapur.

Fair play en el sector digital de Singapur

A fin de apoyar el desarrollo de servicios digitales innovadores a nivel nacional, el gobierno de Singapur presentó un proyecto de ley ya en febrero de 2018, durante el debate presupuestario del siguiente año fiscal. El gobierno considera que existe un agravio comparativo en la tributación a los proveedores nacionales de servicios digitales. Con el tiempo, las enmiendas introducidas colocarán en igualdad de condiciones a los proveedores locales y extranjeros en el sector de la economía digital singapurense, lo que también afectará positivamente al desarrollo de las startups, a la creación de empleo y a los ingresos estatales. El estado planea digitalizar entre el 90 y el 95% de todos los servicios administrativos públicos para el 2023.

Singapur no es el único país que está introduciendo impuestos en el sector digital de la economía. Ante el desarrollo y popularización de nuevas tecnologías y la implementación de diversos servicios digitales a través de Internet, más de cincuenta estados en todo el mundo han realizado modificaciones en sus legislaciones fiscales, con enmiendas adaptadas a la economía digital. Tras tomar la decisión de garantizar un «entorno de juego limpio» en el mercado digital, Singapur está concediendo tiempo a los proveedores extranjeros para que se adapten a las nuevas reglas, no dañando de este modo el desarrollo del comercio digital y otros servicios virtuales en la región.

¿Qué cambios fiscales han sido aprobados en Singapur?

En la actualidad, los proveedores extranjeros de servicios digitales en Singapur que no tienen presencia física en el país no pagan el impuesto sobre bienes y servicios (GST). La introducción de enmiendas a la legislación fiscal estatal implica lo siguiente:

A partir del 1 de enero de 2020, las empresas extranjeras que deseen emprender actividades digitales en el territorio de Singapur deben registrarse como tributario de GST, de acuerdo al modelo de registro offshore «Overseas Vendor Registration» (OVR). Así mismo, deberán hacerlo en la Oficina de Rentas Internas de Singapur (IRAS).

¿A qué compañías afectan las modificaciones tributarias?

Las empresas que deberán pagar el impuesto GST serán aquellas incluidas en las categorías de servicios B2C (negocio a consumidor) y B2B (negocio a negocio). Además de los servicios de consultoría, los de contabilidad en línea, los sistemas de comercio y negocio electrónico, también estarán sujetos a tributación los siguientes servicios:

  • Distribución de contenido digital descargable para aplicaciones móviles (app store), libros electrónicos y películas;
  • Medios de comunicación basados en suscripción, tales como servicios de noticias, revistas, streaming (por ejemplo, Netflix), programas televisivos y música (por ejemplo, Spotify);
  • Software (programas informáticos, drivers y filtros para sitios web);
  • Servicios electrónicos de gestión de datos (hosting de sitios web y almacenamiento en la nube);
  • Servicios de soporte técnico que se realizan a través de medios electrónicos para la organización o facilitación de transacciones que pueden no ser digitales, tales como la reserva de entradas o el pago de servicios cobrados por proveedores o clientes.
Grindelwald - Suiza

Las enmiendas introducidas colocarán en igualdad de condiciones a los proveedores locales y extranjeros en el sector de la economía digital singapurense

¿Cuáles son los criterios de evaluación que obligan a los proveedores extranjeros de servicios digitales a registrar una empresa en Singapur?

La Oficina de Ingresos y Tasas de Singapur prevé la inscripción obligatoria del proveedor de servicios digitales en dos casos:

1. Si el proveedor alcanza una facturación anual total por sus servicios de un valor superior al millón de dólares.

2. Si los servicios digitales B2C proporcionados en el mercado interno de Singapur superan los cien mil dólares.

Después de que el proveedor se inscriba en el registro, debe declarar a qué clientes (locales o extranjeros) se les prestará servicio y en qué formato se proporcionarán los servicios digitales B2C. Si los servicios se ofrecen en el mercado digital local, el proveedor se convertirá en tributario de GST en Singapur. El gobierno afirma que el modelo impositivo de los proveedores de servicios digitales de Singapur se ajusta a las recomendaciones de la OCDE y se basa en las normas internacionales de prestación de servicios de la categoría B2C.

Aumento de las competencias de la administración tributaria local

Además de la introducción del impuesto GST a los servicios digitales, la enmienda amplía las facultades de los inspectores de hacienda en caso de percepción de infracciones graves, especialmente en lo que respecta a la evasión o fraude fiscal. Además, los errores cometidos por el proveedor de servicios en sus estados contables con respecto al impuesto de bienes y servicios (GST) podrán ser tomados por la administración tributaria como un engaño deliberado.

Las nuevas enmiendas en la legislación fiscal permiten a los funcionarios de la administración tributaria (IRAS) acceder a locales, realizar registros, recuperar documentación y detener a infractores bajo sospecha de delitos fiscales sin requerir para ello de decisión judicial u orden de registro.

Mediante la introducción del impuesto a los servicios digitales, el gobierno de Singapur espera añadir más de noventa millones de dólares adicionales a su presupuesto anual. Actualmente, la tasa del GST en Singapur es del 7%. Al establecer el presupuesto para 2019, el gobierno del país declaró que en un futuro próximo, entre el 2021 y el 2025, se planea elevar la tasa del impuesto hasta alcanzar el 9%.

Los contrarios a este gravamen a los servicios digitales afirman que la enmienda fiscal afectará negativamente a las clases bajas de Singapur. Muchos servicios digitales son utilizados por los consumidores como una alternativa más económica a los servicios físicos. Con esta medida, se augura un aumento en el precio final del servicio, ya que cualquier empresa que lo proporcione tratará de repercutir los nuevos gastos sobre el bolsillo del consumidor, y cabe esperar que los grupos de usuarios de ingresos bajos dejen de tener acceso a estos servicios.

Los avezados expertos de Mundo Offshore pueden proporcionarles consejos profesionales acerca de la optimización de sus impuestos. Por poner un ejemplo, sepa que en Panamá no se requiere pagar impuestos sobre los ingresos provenientes de otros países, y nuestro sitio web ofrece un paquete completo de servicios en este país: servicios bancarios, residencia, zona libre de impuestos, etc. Para obtener información más completa, consulte en este enlace.

Grindelwald - Suiza

Además de la introducción del impuesto GST a los servicios digitales, la enmienda amplía las facultades de los inspectores de hacienda en caso de percepción de infracciones graves, especialmente en lo que respecta a la evasión o fraude fiscal.

Envíenos su consulta