La administración tributaria de Singapur ha reportado un récord de ingresos durante el último año fiscal: 50,2 mil millones de dólares de Singapur (más de 37 mil millones de dólares), lo que representa el 11,1% del PIB de Singapur y un 6,8% más de recaudación que el año fiscal 2016-2017.

El 54 % de esta suma procede del impuesto a la renta (el de empresas y el de personas físicas). El monto total recaudado por este impuesto fue de 27,2 mil millones; un aumento del 6.3 % si lo comparamos con los  25,6 mil millones obtenidos en el año fiscal 2016-2017. El aumento se debe a una mayor recaudación a las ganancias corporativas y la razón de esta es una mejora en su nivel de ingresos: el impuesto a las ganancias corporativas representó el 30% de toda la recaudación del periodo 2017-2018.

Así, durante el último año fiscal, las 1000 empresas más importantes de Singapur generaron un récord de ingresos totales de 3,15 billones de dólares estadounidenses, lo que supone un 13 % más que en el año fiscal anterior. Hoy en día, existen 2 600 sociedades en Singapur que poseen una facturación anual de más de 100 millones de dólares (2 414 empresas más que el año pasado). La mayor parte del crecimiento se halla en el sector servicios, seguido por el sector IT y el sector financiero.

Así mismo, la hacienda pública ha recaudado 11 mil millones de dólares de Singapur en forma de impuestos sobre bienes y servicios, cifra similar a la del año fiscal 2016-2017. la cifra obtenida por los impuestos sobre la propiedad ascendió hasta los 4, 4 mil millones de dólares de Singapur, lo que supone un 9% del total de recaudaciones de impuestos en el año fiscal 2017-2018.

Por otro lado, los ingresos del impuesto de timbre para el año fiscal 2017-2018 aumentaron en un 49,6%, hasta los 4 900 millones de dólares de Singapur, debido al aumento en el número de transacciones de bienes raíces. Además, se obtuvieron 2,7 billones de dólares de Singapur en tasas sobre las ganancias, el 5 % de toda la recaudación en el año fiscal 2017-2018.

La economía de Singapur creció un 3,6% en 2017, superando el crecimiento del 2,4% del año anterior. El desempeño económico, que superó las expectativas, combinado con un bajo desempleo (2.2%), han contribuido a una recaudación mayor. De este modo, las autoridades han podido financiar programas gubernamentales clave para la implementación de una economía innovadora y un entorno de vida de gran calidad.

En 2017 la autoridad tributaria de Singapur celebró su 25 aniversario, y lo hizo teniendo como objetivo una administración fiable y eficiente. El departamento ha trabajado arduamente para facilitar el proceso de pago de impuestos y brindar así un excelente servicio a los contribuyentes que ha generado un alto nivel de cumplimiento voluntario. Gracias a sus logros, la administración tributaria de Singapur se ha convertido en la autoridad fiscal líder en el mundo.

Singapur también continúa actualizando y ampliando su red de acuerdos de eliminación de la doble imposición (DTA) para facilitar la inversión y el comercio transfronterizo. Entre los últimos DTA firmados por Singapur están los acuerdos con Nigeria y Túnez. A fines de 2017-2018, 84 de los 87 acuerdos integrales para evitar la doble imposición han entrado en vigor en el país.

Impuestos en Singapur

Singapur ha podido recaudar una gran cantidad de tributos a pesar de que las tasas impositivas sobre los ingresos de las personas jurídicas y las personas son relativamente bajas en el país y no existen impuestos sobre las ganancias de capital ni herencia. Además, el país ha firmado muchos tratados para evitar la doble tributación, lo que baja la recaudación de dividendos, porcentajes y regalías, y en el país existe una gran variedad de beneficios fiscales. En 2018, Singapur se ubicó en el séptimo lugar mundial con menor carga impositiva según la clasificación de Paying Taxes PwC.

En Singapur, solo los ingresos recibidos en su territorio están sujetos a impuestos, a diferencia de la mayoría de los países europeos, que imponen un impuesto sobre las ganancias globales de las empresas. Además, existe un sistema de recaudación de impuestos de un solo nivel, por lo que los dividendos que distribuye la sociedad entre sus accionistas no están sujetos a impuestos.

Desde 2010, la tasa impositiva estándar sobre las ganancias corporativas es del 17%. Sin embargo, gracias a los muchos beneficios fiscales e incentivos desarrollados por el gobierno, la tasa puede reducirse a cero en algunos casos.

Grindelwald - Suiza

Hoy en día, existen 2 600 sociedades en Singapur que poseen una facturación anual de más de 100 millones de dólares

Por ejemplo, hay un plan de asistencia para startups que opera durante los primeros tres años a partir de la fecha de registro de la empresa, que establece una exención total de impuestos de los primeros 100 000 dólares de Singapur ganados anualmente por la empresa, y una exención del 50 % para los siguientes 200 000. Todo lo que supere la cifra de 300 000 dólares se grava a la tasa estándar del 17 %.

En Singapur no existe el IVA, pero hay un impuesto sobre bienes y servicios (GST), que grava aquellos bienes y servicios que son suministrados dentro del territorio de Singapur. Su tasa es del 7% y no se cobra a las empresas proveedoras, sino a los clientes finales. No obstante, este impuesto no se aplica a bienes exportados, servicios internacionales y financieros, operaciones con metales preciosos, así como a la venta y alquiler de inmuebles residenciales.

Una compañía es reconocida como residente fiscal de Singapur si es controlada y administrada desde dentro del territorio. Por ejemplo: si la administración y el control de los negocios de la compañía durante 2018 se llevaron a cabo desde el territorio de Singapur, se reconocerá como residente fiscal en 2019. Por gestión y control se entiende aquí la toma de decisiones sobre cuestiones estratégicas y de relevancia, tales como la estrategia de desarrollo y la política corporativa empresarial. El factor clave para determinar el lugar desde donde se ejerce la administración y el control de la sociedad es dónde se  llevan a cabo las reuniones de la junta directiva y se toman las decisiones importantes.

Para confirmar su residencia fiscal en Singapur, las empresas deben establecer una presencia real en el país; lo que será necesario, por ejemplo, si la empresa desea poder utilizar tasas preferenciales en virtud de los acuerdos que evitan la doble imposición.

No debemos olvidar las posibilidades que procura la transferencia de pérdidas; una empresa de Singapur puede transferirlas a futuro sin límite de tiempo alguno. Muchos empresarios señalan esta capacidad como una de las principales ventajas fiscales que ofrece el país.

Ahora consideremos qué compromisos tributarios afectan a una empresa de Singapur a la hora de percibir un ingreso desde el extranjero:

  • Cuando una empresa en Singapur paga dividendos a un no residente, no hay necesidad de pagar ninguna retención de impuestos.
  • Al pagar intereses a un no residente, es necesario pagar impuestos a una tasa del 15%, a menos que un acuerdo para evitar la doble tributación procure una tasa más baja.
  • Cuando una empresa de Singapur paga regalías a un no residente, debe abonar unos impuestos del 15%, a menos que se establezca una tasa más baja mediante un acuerdo de doble imposición.

En cuanto a la tributación de los ingresos de personas físicas, la tasa impositiva depende del tamaño de los ingresos recibidos, entre un 0 % y un 22 %. Los residentes fiscales son considerados ciudadanos o residentes permanentes de Singapur, al igual que aquellos extranjeros que trabajen o vivan en Singapur durante más de 183 días al año.

¿Cómo registrar una empresa en Singapur en 2019?

Para convertirse en propietario de una compañía en Singapur, optimizar los impuestos de su sociedad y tener la oportunidad de entrar en el mercado asiático, debe llevar a cabo los siguientes pasos:

  • Cree un nombre para la empresa, de 2 a 3 variantes que sean originales en su escritura y sonido.
  • Organizar la estructura de la sociedad:

-Directores: al menos un director que sea residente de Singapur, mayor de 18 años, sin antecedentes penales ni historial de quiebra. El número máximo de directores es ilimitado.

-Accionistas: al menos un accionista (y un máximo de 50) que ostente cualquier ciudadanía,  ya sea  persona física o jurídica;

-Capital social autorizado: el tamaño mínimo del capital social efectivo es de 1 dólar de Singapur y el número de acciones, ilimitado.

-Preparación de documentos: deben prepararse copias notariadas de su pasaporte y documentos que acrediten el lugar de residencia oficial (extracto bancario, factura de servicios públicos, etc.) de todas las personas físicas que se hallen en la estructura de la empresa, así como para los beneficiarios reales. Para las personas jurídicas, es necesario proporcionar documentos de registro.

Tras el registro de una empresa en Singapur, se debe proceder a abrir una cuenta corporativa, sin la cual es imposible realizar acuerdos con socios y clientes. Es posible abrir una cuenta tanto en un banco de Singapur como en el extranjero.

Una cuenta en un banco de Singapur simplificará el pago de salarios a empleados y, en general, los intercambios económicos en el país. Los bancos en Singapur se encuentran entre los más grandes y solidos del mundo, se distinguen por su estabilidad y fiabilidad, y ofrecen una amplia gama de servicios y oportunidades de inversión. Cabe destacar que es necesaria la presencia física en Singapur del futuro titular para abrir una cuenta en un banco local.

Los expertos de Mundo Offshore responderán detalladamente a todas sus preguntas en torno a la posibilidad de registrar una empresa, obtener una visado y el resto de servicios que proporcionamos. Simplemente, contáctenos a través de nuestro formulario y solicite una consulta gratuita.

Envíenos su consulta