Cómo registrar una compañía en Portugal

Portugal es un país fascinante para empresarios que busquen constituir una empresa en el extranjero. Ubicado en la costa oeste de Europa, Portugal es una gran opción para la conformación de empresas europeas, ya que su estratégica ubicación geográfica es ideal para aquellos que buscan abastecer el mercado europeo o expandir su negocio a otras partes del mundo.

Cómo iniciar un negocio en Portugal

Si usted es residente extranjero y desea iniciar un negocio en Portugal, deberá seguir los siguientes pasos:

  • Obtener un Número de Contribuyente de la Oficina de Impuestos de Portugal.
  • Obtener un Número de Seguridad Social de la Seguridad Social Portuguesa.
  • Solicitar una tarjeta de residencia portuguesa:
    • Los ciudadanos no pertenecientes a la UE/AELC que quieran ir a Portugal para iniciar un negocio o trabajar como freelancers deberán obtener una visa de trabajo portuguesa y un permiso de residencia.
    • Los ciudadanos no pertenecientes a la UE/AELC interesados ​​en invertir dinero en Portugal podrían calificar para el programa Golden Visa, diseñado para atraer inversión extranjera.

Procedimiento de incorporación de empresas en Portugal

La conformación de una empresa en Portugal requiere la realización de algunas acciones antes de que la empresa esté lista para comenzar su actividad.

Es obligatorio que el nombre de la empresa recién constituida en Portugal sea verificado en el Registro Nacional de Entidades Colectivas (RNPC). Si el nombre está disponible, se puede reservar por un período de 48 horas realizando el pago de la tarifa correspondiente. También se puede elegir un nombre pre-aprobado de la base de datos del RNPC.

Para obtener un certificado de registro, los fundadores de una entidad deben presentar una solicitud seguida de los estatutos, el certificado de aprobación del nombre y todos los demás documentos, como copias de pasaportes, muestras de firmas y formularios especiales (los documentos requeridos pueden variar según el caso), a más tardar 15 días después de la incorporación. Al recibir lo anterior, la autoridad portuguesa entregará el número de contribuyente corporativo, el del seguro social de la compañía y la declaración de inicio de actividades comerciales. Los empleados de la entidad deben estar registrados en los Centros de Formalidades Corporativas o en las Oficinas de Registro Comercial, 24 horas antes de que estos comiencen actividades en la empresa o, a más tardar, 10 días después de la declaración de inicio del negocio.

Tener un contador y una cuenta bancaria es obligatorio para la formación de una empresa en Portugal.


Golden Visa en Portugal


Los estatutos

Los estatutos son los documentos principales de la compañía, necesarios para su constitución en Portugal. Estos contienen información completa sobre:

  • El nombre de la empresa que usted desea establecer en Portugal;
  • El nombre de los accionistas, su nacionalidad y país de residencia;
  • Las actividades futuras de la recién constituida empresa en Portugal;
  • Las responsabilidades y los derechos de los directores de la empresa;
  • La transferibilidad de las acciones y la asignación de los derechos de los accionistas;
  • Los derechos de voto en la empresa y detalles sobre el procedimiento de disolución.

Los tipos más populares de empresas portuguesas son:

  • Sociedad de responsabilidad limitada (Sociedade por Quotas, LDA)
  • Sociedad anónima de responsabilidad limitada (Sociedade Anónima SA Corporation)
  • Sociedad limitada en comandita (SC)
  • Sociedad general (SNC)
  • Sociedad de responsabilidad limitada de un solo accionista (LLC)

En Portugal, para incorporar una pequeña o mediana empresa con una cantidad reducida de capital y una responsabilidad limitada por la contribución al mismo, se aconseja a los inversores que formen una sociedad privada de responsabilidad limitada (sociedad por cuotas – LDA). La LDA debe ser establecida por al menos dos fundadores con un capital social mínimo de 5 000 EUR. Todos los accionistas deben aportar una contribución al capital y su responsabilidad se limita a la misma. La gestión de la empresa está garantizada por un director designado por la junta general de accionistas, que es la autoridad suprema en la LDA portuguesa.

Si los fundadores tienen una gran cantidad de capital, pueden incorporar una sociedad anónima (sociedade anónima – SA), la cual consiste en una gran empresa creada por inversores que proporcionan un capital social mínimo de 50 000 EUR. Se necesitan al menos cinco accionistas para incorporar este tipo de negocio y su responsabilidad se limita a su contribución al capital. En este tipo de empresa portuguesa, la gestión está asegurada por una junta directiva monitoreada por un consejo supervisor, ambos designados por la junta general de accionistas.

Grindelwald - Suiza

Portugal es una gran opción para la conformación de empresas europeas, ya que su estratégica ubicación geográfica es ideal para aquellos que buscan abastecer el mercado europeo o expandir su negocio a otras partes del mundo.

La sociedad limitada en comandita (sociedade em comandita – SC) está constituida por un mínimo de dos socios, al menos uno de los cuales debe ser general y tener plena responsabilidad por las obligaciones de la empresa (socios comanditarias), mientras que el otro tendrá una responsabilidad limitada y deberá entregar capital a la asociación (socios comanditados).

Una sociedad general (sociedade em nome collectivo – SNC) también tiene dos socios con responsabilidades completas en la empresa. Son igualmente responsables de tomar decisiones en nombre de la entidad y pueden administrar la empresa. No es necesario un capital social mínimo para este tipo de negocio.

Otra figura que se puede establecer sin requisitos para el capital social y que es comúnmente utilizada para formar una pequeña empresa es la LLC portuguesa. Solo se requiere un director y un accionista para iniciar este tipo de entidad y estos pueden ser de cualquier nacionalidad.

Apertura de una sucursal

Las empresas extranjeras que deseen abrir una sucursal o filial de su empresa en Portugal deben registrar el nombre de la misma, así como establecer y registrar la sucursal ante la Oficina de Registro Comercial. Se necesitarán los siguientes documentos:

  • Documentos de constitución de la empresa matriz.
  • Confirmación de la junta directiva de la empresa matriz en relación a la apertura de la sucursal.
  • Un poder notarial.

En Portugal, las sucursales pueden beneficiarse de los tratados de doble imposición firmados con países de todo el mundo, siempre que se presenten las pruebas ante las autoridades de que los impuestos han sido pagados en el país de residencia de la empresa matriz.

Empresas ya constituidas

Si usted desea evitar las formalidades de abrir una empresa desde cero, la mejor opción es adquirir una empresa ya constituida y con una base de clientes existente. Es importante saber que en Portugal una empresa de este tipo puede estar lista para participar en el mercado tan pronto como se realice la transferencia de propiedad.

Si usted está interesado en registrar una empresa en Portugal, contáctenos para solicitar una consulta con nuestros expertos altamente especializados en incorporación, servicios financieros e inversión, quienes estarán encantados de ayudarle.

Envíenos su consulta